EE.UU.: Biden guarda un minuto de silencio por el medio millón de muertos por Covid

Internacionales 23 de febrero de 2021 Por Redacción
Pese a una leve tendencia a la baja a nivel nacional, el país del norte superó este lunes el medio millón de muertos con Covid-19, lo que lo confirma como el país más golpeado en términos absolutos por la pandemia, según el recuento de la Universidad Johns Hopkins. Así, Estados Unidos suma más fallecidos por coronavirus que en las dos guerras mundiales y el enfrentamiento con Vietnam.
FOTO WASHINGTON POST HOMENAJE. Biden hace la señal de la cruz al final de un momento de silencio mientras él y su esposa Jill Biden asisten a una ceremonia de encendido de velas en la Casa Blanca.
FOTO WASHINGTON POST HOMENAJE. Biden hace la señal de la cruz al final de un momento de silencio mientras él y su esposa Jill Biden asisten a una ceremonia de encendido de velas en la Casa Blanca.

Banner-Web---La-Opinion----SIGAMOS-CUIDANDONOS

Estados Unidos superó este lunes el medio millón de muertos por coronavirus, cifra con la que alcanza un triste récord al que no se acerca ningún otro país del mundo y que se da en un momento en el que el gobierno de Joe Biden acelera la campaña de vacunación.
De acuerdo al último reporte de la Universidad Johns Hopkins, Estados Unidos acumula 500.071 muertos por la enfermedad y 28.174.133 millones de contagios. Tras difundirse el lamentable récord, el presidente Joe Biden ordenó que las banderas de todos los edificios federales del país, incluida la Casa Blanca, y las agencias oficiales en el extranjero, como las embajadas, se icen a media asta durante los próximos cinco días en señal de luto. Además, la Catedral de Washington DC tocó sus campanadas 500 veces en homenaje a las víctimas.
Biden recordó que esos más de 500.000 fallecidos en un solo año por la pandemia “son más los estadounidenses que han muerto en un año en esta pandemia que en la Primera o Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Vietnam juntas”. "Eso es más vidas perdidas por este virus que cualquier otra nación de la Tierra" agregó a la vez que consideró que "al reconocer la escala de esta muerte masiva en Estados Unidos, recordamos a cada persona y la vida que vivieron".
El evento recordó escenas de hace casi exactamente un mes, en la víspera de la toma de posesión de Biden, cuando él y Harris convocaron una vigilia por las víctimas del coronavirus en el Lincoln Memorial.
Después de sus comentarios, Biden y su esposa, la primera dama Jill Biden, salieron al Pórtico Sur de la Casa Blanca donde llevaron a cabo una breve ceremonia de encendido de velas. Se encendieron quinientas velas en los escalones, una por cada 1.000 personas muertas en los Estados Unidos por covid-19.
Biden hizo la señal de la cruz mientras él y la primera dama permanecían en silencio, marcando el hito solemne en el mismo lugar donde el ex presidente Donald Trump regresó del Centro Médico Militar Nacional Walter Reed y se quitó la mascarilla el otoño pasado después de su propia pelea con la enfermedad mortal.
“En esta solemne ocasión, reflexionamos sobre su pérdida y sobre sus seres queridos que quedaron atrás. Nosotros, como nación, debemos recordarlos para que podamos comenzar a sanar, unirnos y encontrar un propósito como una sola nación para derrotar esta pandemia ”, dijo Biden en una proclama ordenando que se bajaran las banderas.
El reconocimiento de Biden del trágico costo del coronavirus en tantas familias estadounidenses es una desviación dramática del expresidente Donald Trump, quien a menudo minimizó la gravedad del virus y rara vez habló de las vidas perdidas a causa de él.

PANORAMA MUNDIAL 
Estados Unidos superó el medio millón de muertos; India, segundo país en el mundo en cantidad de casos, impuso un nuevo confinamiento; y el premier británico, Boris Johnson, prometió que el país se reabrirá por completo para el 21 de junio, mientras los contagios diarios por coronavirus siguen descendiendo a nivel global.
Este lunes el mundo reportó 291.658 casos en las últimas 24 horas, unos 56.000 menos que el domingo, además de 5.707 muertes -2.600 menos que el domingo-, según la base de datos de la Universidad Johns Hopkins; sin embargo, la desigualdad en la adquisición de vacunas parece agudizarse cada vez más.
Prueba de ello es que el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, acusó a "algunos países ricos" de "socavar" el sistema de distribución de vacunas contra el coronavirus de la iniciativa Covax y se mostró frustrado ante los compromisos contraídos, por ejemplo, por Estados Unidos y la Unión Europea.
"Algunos países ricos se acercan actualmente a los fabricantes para garantizar el acceso a dosis adicionales de vacunas y, por eso, se ha reducido el número de dosis asignadas a Covax", criticó Tedros en conferencia de prensa. En la misma línea, agregó: "Solo podemos entregar vacunas a los países miembros de Covax si los países ricos cooperan respetando los contratos".
Este lunes, por ejemplo, el Gobierno de Honduras que decidió comprar dosis para iniciar su campaña de vacunación porque el lote de Covax volvió a retrasarse.
En Asia, en tanto, India, el segundo país con más contagios absolutos (11 millones) y el cuarto en cantidad de muertes (más de 156.300) detrás de Estados Unidos, Brasil y México, debió imponer restricciones en el estado de Maharashtra, la capital económica del país, a raíz del alza de los casos en las últimas semanas. Entre las restricciones se contempla la prohibición de cualquier reunión religiosa, social y política, y no descarta la idea de otro confinamiento.
El incremento de casos, 14.000 en la víspera en India, según datos del Ministerio de Salud, se reporta al tiempo que la campaña de vacunación presenta retrasos.
Mientras, Irán, uno de los países más golpeados por la pandemia, anunció que comenzará a producir masivamente su propia vacuna contra el coronavirus a partir de abril y la exportará solo "cuando las necesidades internas estén cubiertas", informó el ministro de Salud, Saeed Namaki, citado por la agencia de noticias Fars.
En paralelo, en Israel, donde más del 49% de la población recibió al menos una dosis, el Gobierno no descartó volver a aplicar duras restricciones tras el carnaval judío, Purim, que se celebrará al final de esta semana y que es habitual que reúna a multitudes disfrazadas.
Pese a la cautela, Reino Unido también registrando una mejora epidemiológica. El premier Boris Johnson aseguró que para el 21 de junio la vida volverá a ser casi normal, luego de presentar el plan nacional de salida del estricto confinamiento que rige en el país desde hace más de dos meses, y que se iniciará el 8 de marzo con la reapertura de las escuelas y continuará el 29 con reuniones al aire libre.
Un paso adelante va Alemania, donde reabrieron en gran parte del país las escuelas y guarderías y el Gobierno prevé acelerar la vacunación de un millón de docentes que pasarían así a la "prioridad alta" para ser vacunados, pese a que la Comisión alemana de inmunización quiere centrarse en pacientes más vulnerables.
En Italia, por su parte, el nuevo premier, Mario Draghi, firmó su primer decreto con medidas anticoronavirus y extendió hasta el 27 de marzo la prohibición para moverse entre las 20 regiones del país, mientras que sigue la habilitación para desplazarse a casas de amigos y parientes, entre las 5 y las 22, en las zonas catalogadas como amarillas o naranjas, según el riesgo epidemiológico.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar