Agustín le rindió homenaje con un emotivo triunfo a su padre Alberto

Deportes 22 de febrero de 2021 Por Víctor Hugo Fux
Leer mas ...
FOTOS PRENSA ACTC CHEVY. Con la leyenda dedicada a su padre en la visera del parabrisas.  PODIO. "Josito" Di Palma, Agustín Canapino y Esteban Gini en La Plata.
FOTOS PRENSA ACTC CHEVY. Con la leyenda dedicada a su padre en la visera del parabrisas. PODIO. "Josito" Di Palma, Agustín Canapino y Esteban Gini en La Plata.

Banner-Web---La-Opinion----SIGAMOS-CUIDANDONOS

Fue el último en ingresar al sector reservado a los tres mejores. Cuando encontró el hueco apropiado para estacionar su Chevy, entre el Falcon de su escolta Luis José Di Palma y el Torino del tercero Esteban Gini, permaneció durante varios minutos sobre el cockpit del auto número 86.
Seguramente, en ese momento, en soledad absoluta y rodeado de un silencio conmovedor, por la mente de Agustín Canapino habrán desfilado, en una sucesión vertiginosa, una infinidad de imágenes de los momentos que compartió a lo largo de su vida y de su excepcional campaña deportiva, con su padre Alberto.
Su mentor, el hombre que lo guió desde sus inicios en una actividad que hoy lo tiene como indiscutido referente y que lo llevó a ser distinguido recientemente como "El Piloto de la Década" en nuestro país.
"El Titán" de Arrecifes edificó su trayectoria en el deporte motor dentro de nuestras propias fronteras, al margen de algunas esporádicas incursiones en el exterior.
Fue campeón de la Copa Mégane y del TC Pista antes de obtener el primero de sus cuatro títulos en el Turismo Carretera, el día que tuvo su bautismo como ganador y campeón en una misma jornada. Aquel domingo de 2010 alcanzó un récord que sigue vigente, al ser coronado en Buenos Aires como el monarca más joven de la categoría más popular de la Argentina.
Ayer, ganó la carrera más importante de su vida, sobreponiéndose con entereza al terrible golpe que recibió apenas unos días antes con el fallecimiento de su padre, cuyo nombre le fue impuesto al trofeo más preciado que atesorará el tetracampeón en su ahora enriquecida colección en su tierra arrecifeña.
Todos se acercaron para que en los momentos posteriores a la carrera el trazado platense se inunde de lágrimas y emociones contenidas a lo largo de los veinte giros que lo tuvieron como exclusivo vanguardista.
La leyenda "Por siempre Pa", acompañada por un corazón rojo, dejó en claro su agradecimiento. Pero también hubo tiempo para una anécdota entre tanto dolor, cuando Agustín le pidió disculpas al entrañable Alberto por no haber respetado la estrategia que le planteaba en cada inicio de temporada. "El siempre me decía que debía intentar ganar recién a partir de la quinta fecha, pero esta vez quería hacerlo en la primera y por suerte lo pude concretar".
El desarrollo de la competencia tuvo algunos momentos interesantes, con luchas apretadas en distintos grupos, pero hubo un vencedor inobjetable, que sólo en la largada y en el relanzamiento fue inquietado por "Josito", otro representante de la "Cuna de Campeones".

Te puede interesar