Se incrementó la necesidad de controlar los equipos médicos

Locales 21 de febrero de 2021 Por Redacción
Como consecuencia de la pandemia y ante el desafío de enfrentar de la mejor manera la crisis sanitaria, los controles en el equipamiento médico dentro del sistema de salud se intensificaron y hoy se trabaja para lograr una legislación que regule este tema en la provincia de Santa Fe.
FOTO ARCHIVO DESARROLLOS. Profesionales de Grupo Inbio con uno de sus equipos, el ciclador automático de resucitador.
FOTO ARCHIVO DESARROLLOS. Profesionales de Grupo Inbio con uno de sus equipos, el ciclador automático de resucitador.

Banner-Web---La-Opinion----SIGAMOS-CUIDANDONOS

Las crisis permiten poder discutir temas que de otra manera se iban postergando, en el caso de la salud, la calibración de equipos y el control sistemático del equipamiento médico tanto en el sector público como en el privado era una cuenta pendiente. Hoy la pandemia por coronavirus dejó al descubierto muchas falencias, pero a su vez, hizo que la suma de voluntades permita trabajar para mejoras cuestiones esenciales para obtener mejores resultados.
Los bioingenieros que forman parte del Grupo Inbio, contaron estas acciones que mostrarán en un futuro un antes y un después: “Con respecto a los controles de los equipos de salud, esta necesidad ya existe desde que la tecnología se incorporó en el ámbito de la medicina hace varios años atrás; con la llegada de la pandemia se incrementó la necesidad de controles en equipamiento médico, ya que el sistema de salud, principalmente público, sumó gran cantidad de equipamiento tecnológico para poder afrontar esta emergencia sanitaria”, comenzó contando Marcos Francesconi.
“Para dar un ejemplo de la gran necesidad que existe, de que el equipamiento médico este exhaustivamente controlado y calibrado, hay que tener en cuenta, que si un paciente que está en terapia intensiva con Covid (una situación muy normal en estos tiempos) ese paciente seguramente está conectado a un respirador, a un monitor multiparamétrico que es un equipo que controla la frecuencia cardíaca, frecuencia respiratoria, presión, saturación de oxígeno; también tiene seguramente conectada una bomba de infusión, que es un equipo que infunde drogas o infunde alimentación y tiene relacionado un panel de gases medicinales a los cuales llega oxígeno medicinal, aire comprimido medicinal, bocas de oxígeno y en algunos casos otros tipos de gases; tienen en muchos lugares una cama eléctrica en donde si la cama eléctrica no funciona correctamente, se dificulta el trabajo del personal de salud. Hasta ese punto la tecnológica está incorporada a una terapia intensiva”, indicó. Y agregó: “Por lo cual, para que ese paciente pueda tener mayor probabilidad de recuperación, todo este equipamiento médico no sólo tiene que funcionar, sino que tiene que brindar una información confiable al personal de salud”.
Francesconi señaló que “como bioingenieros e integrantes de la empresa Grupo Inbio S.A, detectamos que al menos en nuestra zona que es Rafaela y alrededores, y en la provincia Santa Fe, no existe ningún programa organizado para la calibración y el control de este equipamiento. Como para traducir todo esto a un lenguaje cotidiano, la verificación técnica vehicular se exige y es una verificación que se hace en los autos luego de un tiempo determinado para evitar que existan accidentes relacionados con el mal funcionamiento del vehículo; algo similar es lo que planteamos, es controles en equipamiento de salud para evitar inconvenientes en el tratamiento con un paciente por defectos o mala información que le pueda llegar a dar un equipo a un médico; también es otro tema muy importante, la parte de la capacitación del personal médico con respecto a la utilización de todo el equipamiento de salud”.

PARA RECUADRO
Falta de legislación
El bioingeniero Alfredo Garetto, también integrante de Grupo Inbio, explicó que “actualmente no existe una legislación que obligue a las instituciones públicas y privadas de la salud a realizar calibraciones de su equipamiento médico, por lo tanto a través de nuestra empresa y del hospital Jaime Ferré, estamos tratando de armar un grupo interdisciplinario de profesionales de la salud, para presentar al Poder Legislativo provincial un proyecto de ley, que obligue a las instituciones de salud a realizar ensayos recurrentes en sus equipos médicos, con el objetivo de garantizar un estándar de calidad en la atención médica, utilizando equipos controlados y calibrados”.
“Grupo Inbio junto con el Ministerio de Ciencia y Tecnología de Santa Fe, con profesionales del Hospital de Rafaela, estamos trabajando en un grupo interdisciplinario, recogiendo experiencias de otras instituciones de salud del país que ya están trabajando con estos programas de gestión de equipamiento médico, para tomar sus fortalezas y analizar cuáles fueron sus debilidades, y poder armar el mejor programa que se adapte a la situación actual del sistema de salud de la provincia de Santa Fe. Seguimos trabajando en forma conjunta con el hospital, que en estos últimos meses incorporó a un bioingeniero a su planta permanente y esto facilita mucho la interacción de la empresa con la institución”, precisó Garetto.
El profesional expresó que “con la misma metodología que se desarrolló y diseñó el ciclador automático para resucitador, en el momento en que la pandemia nos hacía pensar que no íbamos a tener respiradores para atender o para qué el sistema de salud diera respuestas a toda la población, con ese mismo ímpetu y con esa mismas ganas seguimos trabajando todos los días, investigando y revisando qué técnicas, qué procedimientos son los que se están utilizando en el país y en el mundo, para dar tratamiento a los pacientes con Covid.

Técnica de alto flujo
El bioingeniero, Alfredo Garetto, informó que un ejemplo claro del trabajo a destajo que se está llevando a cabo para seguir enfrentando esta pandemia, es que en el último tiempo el hospital Jaime Ferré, ha implementado la técnica de alto flujo con ventilación no invasiva, que se está usando actualmente en todo el mundo y que está arrojando muy buenos resultados, mejorando el porcentaje de pacientes recuperados de Covid-19.
“Esta pandemia ha acelerado algunos cambios en la forma en que llevamos adelante nuestra vida cotidiana y en cuanto a lo profesional y como bioingenieros, creemos que nos ha ayudado a insertarnos mejor en el sistema de salud, creando grupos interdisciplinarios de trabajo entre médico y bioingenieros, con el afán de garantizar que todos estos equipos médicos que se incorporaron al sistema, estén funcionando de manera óptima para dar una mejor respuesta al paciente”, finalizó diciendo.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar

Boletín de noticias