La Fundación América en mi piel

La Palabra 20 de febrero de 2021 Por None
por Martha Elena Hoyos - artista integral (Quindío, Colombia)
image001
archivo Martha Elena Hoyos Amaicha: La coplera y Martha Elena Hoyos y la magia del patio vallisto

Banner-Web---La-Opinion----SIGAMOS-CUIDANDONOS

Qué objetivos le dimos al organizarla 

Así es, creada en 2011 a partir de un verso incomparable de Armando Tejada Gómez que le da su título, y este nombre es una reafirmación y una alegría constante. La prioridad de la Fundación es trabajar en torno a las culturas del continente, con énfasis en los países latinoamericanos, su hermandad cultural y la exaltación de los valores patrimoniales y de proyección en todas las artes. Realizar investigación y documentación en y con comunidades rurales y urbanas, en torno a su memoria y expresiones folklóricas vigentes o en vía de recuperación. También promover y llevar a cabo encuentros, seminarios, congresos, festivales y foros e intercambios culturales a nivel regional, nacional e internacional. 

El lugar que ocupan los viajes en mi vida

Creo que hasta antes de este 2020 de confinamiento, me he pasado la vida viajando. Creo que el viaje es la gran escuela, no solo del aprendizaje en mi caso como artista, sino una gran escuela de la vida. Además viajando uno aprende de manera más rápida y profunda muchas cosas, porque te vas viendo en el espejo de los caminos, de las similitudes y por supuesto de las diferencias que tanto nos enriquecen. Viajar es estar siempre naciendo, aprendiendo, transformándose. Es traspasar las barreras del yo y hacerse múltiple. Y es construir el regalo de muchos hogares encendidos que siempre te están esperando. A su vez mantener encendido el propio para recibir a quienes luego llegan a tu hogar. 

El disco fue un intermediario muy destacado en el trabajo cultural. Cómo los concebí

He sido la productora de todas mis grabaciones con el apoyo enorme de múltiples músicos, arreglistas, directores, técnicos. A propósito del viaje, una de las producciones que quiero mucho es Andando el Sur, donde participan más de cuarenta músicos invitados, con treinta temas y veintidós ritmos diversos de nuestra América. Esta producción se comenzó a grabar en La Rioja, Argentina, en el Estudio de Luis Chazarreta, donde pensaba grabar dos o tres temas luego del Carnaval de la Chaya. Fue tan maravilloso trabajar con este gran músico que me quedé un par de meses en La Rioja y grabamos quince de las obras del álbum. Mi producción más reciente se llama Mujer América y casi toda está integrada por obras de mi autoría. Es un álbum doble dedicado a mujeres históricas y de leyenda y territorios sagrados. En 2019 se iniciaron las giras nacionales e internacionales de este álbum que representa la suma de muchos de mis intereses como cantora, investigadora y promotora del trabajo de las mujeres.

Cómo nació mi contacto con Argentina

Pisé por primera vez tierra argentina en 1998. Entré por Salta, pues venía viajando el Sur. Y cuando me bajé del avión le pedí al conductor de la combi que me llevara directo al Boliche de Balderrama. Yo quería cantar sobre el disco de Mercedes aquella zamba que había aprendido siendo adolescente, y se me cumplió ese sueño. Hubiera querido cantarla directo con Mercedes, pero puedo ensoñarlo. En el 1999 retorné, y esta vez conocí a Córdoba. Entré a la Plaza Próspero Molina que entonces tenía sillas de cemento pegadas al piso, y sentí adentro de mí: algún día vendré a cantar a este escenario. Tengo que agradecer tanto a las cosas que sucedieron durante catorce años que fui la coordinadora de las Delegaciones de Colombia en Cosquín desde 2004 a 2017 que no alcanzaría a contarte en esta entrevista. Pero fueron cientos de músicos de ida y vuelta porque dimos inicio a un camino de intercambios culturales que aún continúa. Como continuaron las investigaciones. He tenido la alegría de realizar más de cincuenta investigaciones de campo en este hermano país. Desde Jujuy hasta una partecita de Patagonia. Pasando por el Chaco y La Pampa. En resumen hermandad total con este país que tanto amo, y al que espero retornar muy pronto, pues justamente he presentado un proyecto para llevar a Chaco el producto de varios trabajos de investigación que realizamos allí en 2011.

Los proyectos que deseo se cumplan en el futuro cercano

Primero que la vida siga siendo generosa y podamos avanzar un poco más en tantos trabajos de escritura, investigaciones y poesía que deben editarse, y también grabaciones que están pendientes. En 2020 realicé unos primeros videos de este trabajo que espero ordenar mejor en 2021, y que se llama Poecántaros. Es poesía musicalizada de varios autores, en su mayoría mujeres.  Y por supuesto continuar las giras de Mujer América que se quedaron pendientes. En todo caso creo que el trabajo virtual se va a prolongar por un tiempo más, y ésta también es una gran oportunidad de intercambio y expansión para los artistas. En 2020 hice alrededor de ochenta emisiones en vivo, algunos producidos directamente, y otros por invitación. Así que tener las redes es ahora nuestra forma de seguir tejiendo afectos, propósitos, identidad.

Una anécdota de mi vida cultural

En 2011 me fui hasta Atamisqui, para que Elpidio Herrera me contara la verdad sobre La Salamanca. El no podía creer que yo ya sabía un poquito y finalmente creo que cumplí mi propósito, sacándole de a poco sus palabras. De esto hablaré en el libro que estoy escribiendo, sobre tantas memorias de viaje por el Continente, y en especial por Argentina. 

*El texto pertenece a la entrevista realizada por Raúl Vigini a Martha Elena Hoyos

Te puede interesar