El Papa anima a "renovar la fe, la esperanza y la caridad"

Sociales 15 de febrero de 2021 Por Redacción
MENSA DE CUARESMA

Banner-Web---La-Opinion----SIGAMOS-CUIDANDONOS

CIUDAD DEL VATICANO, 15 (AICA). - El papa Francisco dio a conocer el mensaje para la Cuaresma 2021, titulado "Cuaresma: un tiempo para renovar la fe, la esperanza y la caridad".
Con el título “Cuaresma: un tiempo para renovar la fe, la esperanza y la caridad”, el papa Francisco dio a conocer el pasado viernes el mensaje para la Cuaresma 2021.
En este tiempo de conversión, el Santo Padre animó a renovar nuestra fe, a saciar nuestra sed con el “agua viva” de la esperanza y a recibir con el corazón abierto “el amor de Dios que nos convierte en hermanos y hermanas en Cristo”.
En ese sentido, recordó que “las condiciones y la expresión de nuestra conversión” son el ayuno, la oración y la limosna, que “nos permiten encarnar una fe sincera, una esperanza viva y una caridad operante”.
Por eso, animó a acoger y vivir la Verdad que se manifestó en Cristo, verdad que “podemos comprender gracias a la inteligencia del corazón, abierto a la grandeza de Dios que nos ama”, e invitó al ayuno, que “lleva a descubrir de nuevo el don de Dios y a comprender nuestra realidad de criaturas que, a su imagen y semejanza, encuentran en Él su cumplimiento”. “La Cuaresma es un tiempo para creer, es decir, para recibir a Dios en nuestra vida y permitirle ‘poner su morada’ en nosotros”.
El Papa se refirió también a “la esperanza como ‘agua viva’ que nos permite continuar nuestro camino”. Esperar con Él y gracias a Él, “quiere decir creer que la historia no termina con nuestros errores, nuestras violencias e injusticias, ni con el pecado que crucifica al Amor”. En el actual contexto de preocupación en el que vivimos y en el que todo parece frágil e incierto, el Santo Padre advirtió que “hablar de esperanza podría parecer una provocación”.
“El tiempo de Cuaresma está hecho para esperar, para volver a dirigir la mirada a la paciencia de Dios, que sigue cuidando de su Creación, mientras que nosotros a menudo la maltratamos”.
Por otra parte, expresó: “En el recogimiento y el silencio de la oración, se nos da la esperanza como inspiración y luz interior, que ilumina los desafíos y las decisiones de nuestra misión: por esto es fundamental recogerse en oración y encontrar, en la intimidad, al Padre de la ternura”.
“Vivir una Cuaresma con esperanza significa sentir que, en Jesucristo, somos testigos del tiempo nuevo, en el que Dios ‘hace nuevas todas las cosas’”.
Finalmente, animó a vivir la caridad, don que da sentido a nuestras vidas, “tras las huellas de Cristo”. Porque “lo poco que tenemos, si lo compartimos con amor, no se acaba nunca”.
En ese marco, llamó a “cuidar a quienes se encuentran en condiciones de sufrimiento, abandono o angustia a causa de la pandemia de Covid-19. En un contexto tan incierto sobre el futuro, recordemos la palabra que Dios dirige a su Siervo: «No temas, que te he redimido», ofrezcamos con nuestra caridad una palabra de confianza, para que el otro sienta que Dios lo ama como a un hijo”.
“Cada etapa de la vida es un tiempo para creer, esperar y amar. Este llamado a vivir la Cuaresma como camino de conversión y oración, y para compartir nuestros bienes, nos ayuda a reconsiderar, en nuestra memoria comunitaria y personal, la fe que viene de Cristo vivo, la esperanza animada por el soplo del Espíritu y el amor, cuya fuente inagotable es el corazón misericordioso del Padre”, concluyó.



Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar