¿Cómo gestionás tus conflictos?

Información General 14 de febrero de 2021 Por Redacción
¿Y qué estás dispuesto a aprender?

Banner-Web---La-Opinion----SIGAMOS-CUIDANDONOS

Los emprendedores somos personas dispuestas a concretar sueños, correr riesgos y a participar de la co-creación de valor en la temática y en el contexto en el que elegimos trabajar.
En ese aventurarse nos relacionamos permanentemente con “quienes estratégicos” que harán posible que nuestros productos y/o servicios cumplan su propósito. De manera inevitable, por nuestra condición humana, en nuestras relaciones aparece el conflicto como una “alerta” de una o más “necesidades insatisfechas”. “Lo que realmente quiero” en una situación conflictiva, está vinculado al reconocimiento, la subsistencia, la protección, el afecto, el entendimiento, la participación, el ocio, la creación y/o, la identidad.
La gestión adecuada de una situación conflictiva depende de nuestra perspectiva y conductas frente al conflicto, así como de nuestros estilos de comunicación y negociación con las otras personas.
Si la mirada que tenemos del conflicto es “negativa” y nuestras conductas habituales son de negación, ocultamiento o evasión, posiblemente adoptemos frente al otro una “postura defensiva”. Fundamos nuestras posturas en los mapas mentales que como un “par de anteojos” filtran nuestra percepción de la realidad. Eventualmente esas conversaciones tendrán un “estilo competitivo”, donde uno se sienta “ganador y otro perdedor, o ambos perdedores”. Todos tenemos experimentado los costos que en términos de relaciones, emociones, tiempo, dinero, oportunidades e imagen- entre otros- nos trae esta manera de afrontar los conflictos.
Si la mirada que tenemos del conflicto es “neutra”, asumiremos que el conflicto es una situación que nos está ocurriendo, que nos involucra y que en nuestras manos está elegir ser parte del problema y de la solución. Desde esta perspectiva las conductas y formas de conversar estarán vinculadas a “ser duros con el problema y blando con las personas”, “cooperar antes de competir” para encontrar una “solución ganar- ganar” a lo que nos está ocurriendo.
Necesitamos aprender a conversar abiertos a escuchar “que siente, piensa y dice” la otra persona desde su mapa mental para comprender su perspectiva, así como a expresar que “sentimos, necesitamos y pedimos concretamente” para que el otro comprenda nuestra perspectiva. Conversar desde “lo que queremos realmente” cambia la perspectiva y abre posibilidades para “pensar juntos” maneras concretas de “satisfacción mutua de necesidades”.
¡A conversar colaborativa y empáticamente, se aprende! Estamos disponibles para apoyarte en el fortalecimiento de estas habilidades, mano a mano para emprender con vos.


Silvina A. Francezón
Mediadora Abogada
Prevención y Gestión de Conflictos
Nora Raimondo&Asociadas




Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar