Leyendas, historias y rumores detrás del Día de San Valentín

Locales 14 de febrero de 2021 Por Redacción
Muchos celebran la fecha, otros la critican y algunos no le dan importancia, pero ¿alguna vez te preguntaste cómo surgió una de las festividades más reconocidas del mundo?

Banner-Web---La-Opinion----SIGAMOS-CUIDANDONOS

Por Inés Platini

¿Cuántas festividades conocés?
¿Cuántas celebraciones que no son nuestras festejamos en Argentina?
¿Cómo llegaron estas costumbres?
¿Por qué nos las apropiamos?
¿Por qué algunas sí y otras no?
El árbol de navidad, los chocolates en pascua, dulce o truco en Halloween. Tantas tradiciones que no son nuestras, pero igual las nacionalizamos, nos acostumbramos y ya son parte de nuestro calendario.
Sin embargo, hoy es el Día de los Enamorados o San Valentín. Una fecha que para muchos es comercial, para otros una molestia y para el resto una excusa para celebrar el amor y hacer regalos, pero: ¿cómo nació este festejo? ¿Cómo surgió su nombre? ¿Quién fue San Valentín? Te invito a adentrarte en la historia de esta tradición que se celebra cada 14 de febrero.
Corría el año 270 en una Roma del siglo III, cuando el sacerdote Valentín, patrón de los enamorados, fue sentenciado a muerte por el emperador Claudio II.
No obstante, remontémonos a un tiempo antes de aquel suceso. Según cuenta una de las tantas historias que rondan en torno a la festividad, hace varios siglos atrás, el emperador Claudio II prohibió que los jóvenes se casaran, puesto a que consideraba que los solteros sin familia eran mejores soldados.
Por el contrario, el sacerdote Valentín no se mostró de acuerdo y decidió oponerse al dictamen y celebrar en secreto el matrimonio de aquellas parejas que deseaban desposarse. Como resultado, el pastor pasó a ser reconocido como San Valentín, el patrón de los enamorados.
A pesar de ello, su buena acción le trajo consecuencias. Un día, el emperador se enteró del secreto de Valentín y, alegando desobediencia y rebeldía, decidió la fecha en que terminaría con su vida. Y así fue como el 14 de febrero del año 270, el sacerdote fue decapitado.
Es importante destacar que, en esta trágica historia, hay una segunda parte. Al parecer, conforme la leyenda, días previos a su ejecución Valentín permaneció encarcelado y, en ese tiempo, se enamoró de Julia, la hija del juez, quien era una persona no vidente. Por lo tanto, el sacerdote le rezó a Dios para que la joven recupere la visión y, minutos antes de ser decapitado, le entregó a su enamorada un papel. A pesar de que en un principio la muchacha no comprendió por qué le ofrecía algo que no podía leer, al mirar la hoja ocurrió un milagro y logró observar que decía: “Tu Valentín”. Y así fue su despedida.
Desde aquel acontecimiento, la Iglesia Católica conmemoró el segundo mes de cada año el Día de San Valentín hasta 1969, cuando el Papa Pablo IV decidió eliminarlo del calendario cristiano. No obstante, la celebración llegó a esparcirse por casi todo el mundo, pero, ¿cómo terminó por convertirse en un evento comercial?
Una de las anécdotas relata que el hecho sucedió durante la Revolución Industrial en 1840. En efecto, el nombre que se vincula con la comercialización de la fecha es Esther Howland, la hija del dueño de una papelería ubicada en Worcester, Massachusetts, Estados Unidos. Al parecer, un día a la joven se le ocurrió diseñar algunas tarjetas con mensajes de amor que luego imprimió en el negocio de su papá y decidió vender al público. Sin lugar a dudas, el mayor éxito de la empresa familiar.
Tal fue su notoriedad que, desde ese momento, el Día de San Valentín comenzó a relacionarse con flores, bombones, tarjetas, corazones y toda clase de decoraciones que varían en diferentes tonalidades de rojo.
Por más que, al igual que en otros países, Argentina convirtió al Día de los Enamorados en una de sus tantas costumbres anuales, a su vez, estableció un día nacional conocido como el Día de los Novios, el cual se festeja cada 20 de septiembre, horas antes de la llegada de la primavera, la estación que, no en vano, se asocia con el amor. No obstante, la festividad no logró obtener el mismo prestigio que el Día de San Valentín.
En pocas palabras, para muchos puede ser un día comercial, para otros una festividad internacional o una celebración religiosa, pero no caben dudas de que es una buena excusa para año tras año conmemorar el amor. Es así como, una vez más, un festejo extranjero se convirtió en parte de nuestro calendario nacional.
¡Feliz día de San Valentín!



Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar