España, nieve y COVID-19

Editorial 12 de enero de 2021 Por Redacción
Leer mas ...

Banner-Web---La-Opinion----SIGAMOS-CUIDANDONOS

El Gobierno español ya no descarta la declaración de zona catastrófica en Madrid, por los daños de la histórica nevada, que el alcalde de la ciudad, José Luis Martínez-Almeida, pidió el pasado domingo en rueda de prensa.
Luego de haberlo enfriarlo inicialmente al entender que no existía una especial afectación a bienes públicos y privados, el Ejecutivo, a lo largo de distintos pronunciamientos, ahora no se muestra tan esquivo.
Ayer mismo, José Luis Abalos, titular del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, dejó abierta una puerta a que Madrid pueda ser declarada como zona especialmente afectada por la borrasca Filomena, pero advirtió claramente que lo primero que se tiene que evaluar son los daños.
El funcionario dijo que este proceso, anteriormente conocido como declaración de zona catastrófica, está contemplado.
Por ello, señaló que una vez analizados los daños producidos por la nevada y las heladas será el momento correspondiente para plantear una cuestión de esta naturaleza.
Desde el comienzo se está produciendo una evaluación constante de los daños y se está tomando nota para las ayudas que sean precisas cuando sea el momento oportuno.
En todo caso se rechazó que el Ejecutivo lo pueda aprobar hoy en el Consejo de Ministros, porque se sigue afrontando una situación de emergencia, que de ninguna manera terminó, porque se tienen por delante días difíciles.
El Ejecutivo cambió así su postura inicial, probablemente tras comprobar los efectos de la nevada en muchas calles de la capital española, con una gran cantidad de árboles caídos, que afectaron a muchos vehículos.
En las últimas horas se hicieron más insistentes las recomendaciones para que la gente no utilice los automóviles por el peligro que ahora supone el hielo y la nieve acumulada en Madrid por efecto del temporal Filomena.
Mientras tanto, el Ayuntamiento continúa estudiando la posibilidad de pedir que se declare zona catastrófica a la capital del país, que padece una situación sin precedentes y que por ese motivo amerita que se evalúe esa determinación.
Los concejales se mostraron sorprendidos por la negativa inicial del Ministerio del Interior el último domingo, apenas una hora después de que se planteara la posibilidad y sin que se haya pedido formalmente.
Está claro que hay indicios suficientes para considerarlo, en beneficio de los ciudadanos, entienden diversos sectores del Gobierno, al tiempo que estiman a esta altura de los hechos que la decisión no se puede dilatar.
Y se asegura desde la oposición que la declaración de zona catastrófica de Madrid no tendría que ser un problema para un Gobierno que en otro tipo de cuestiones gastan de manera descontrolada.
También aseguran que los alcaldes que soliciten la colaboración del Ejecutivo para presentar la solicitud al Consejo de Ministros podrían recibir una mayor ayuda fiscal y créditos blandos para recuperarse del fenómeno.
Desde el oficialismo, respondieron que no van a regatear ningún esfuerzo para volver a la normalidad, al tiempo que aseguraron que Protección Civil y las Fuerzas Armadas están trabajando para darle una respuesta efectiva a los ciudadanos.
Por otra parte los funcionarios del Gobierno omitieron criticar a la Comunidad de Madrid por haber lanzado el llamado de alerta por la llegada del temporal después que otras autonomías vecinas, en una justificación que tuvo varios cuestionamientos.
Como no podía ser de otra manera, se expresó desde el entorno del Gobierno que no es aceptable la utilización política de las circunstancias que el país atraviesa por estos días, tan complejos, ahora también por el clima.
La mayor preocupación, al margen de esta contingencia pasajera, sigue teniendo al COVID-19 como protagonista, ya que la enfermedad se dispara hasta llegar cada día a unos 435 casos por cada 100.000 habitantes en toda España.
Sobre el particular, María Jesús Lamas, directora de la Agencia Española del Medicamento, expresó su convicción de que, si no surgen contratiempos, a mediados de año, un 60 por ciento de la población española podría estar inmunizada contra la pandemia que puso en vilo al mundo entero.
"Vamos a tener más antídotos", expuso la funcionaria durante una charla teletemática, estimando en ese sentido que la capacidad de producción de la vacuna de Pfizer se multiplicará en el segundo semestre, en tanto que ocurriría algo similar con la producida por la empresa Moderna.
Son datos alentadores, no solamente para los españoles, sino también para los ciudadanos de otros países que vieron cómo el rebrote está generando un panorama alarmante por la notable propagación de casos, además de la aparición de una nueva cepa que es mucho más contagiosa, según las informaciones que proporcionaron los científicos.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar