El jefe se queda

Deportes 11 de enero de 2021 Por Néstor Clivati
Leer mas ...
FOTO ARCHIVO NA REUNION. Un momento del encuentro de Chiqui Tapia con Javier Mascherano y otros colaboradores.
FOTO ARCHIVO NA REUNION. Un momento del encuentro de Chiqui Tapia con Javier Mascherano y otros colaboradores.

Banner-Web---La-Opinion----SIGAMOS-CUIDANDONOS

(Especial para LA OPINION).- Hace pocas semanas despedíamos a Javier Mascherano de la actividad profesional, cuando anunció el cierre de su carrera en las puertas del comienzo de lo que hoy se conoce como la Copa Diego Maradona, un apósito en un año desastroso para el mundo del deporte y particularmente desafortunado en los dominios de la administración de calle Viamonte.
Para muchos se convirtió en una sorpresa, pero para otros, incluyendo al actual pope del futbol de Estudiantes de La Plata, Sebastián Verón, garante de la operación regreso al futbol de la liga local del ex jugador de Barcelona y Liverpool entre otros, no lo fue tanto, ya que la Pandemia y los casi 9 meses de inactividad que este deporte tuvo en Argentina, encendieron las alarmas puertas para adentro en el campamento de City Bell, donde Masche pasó sus últimos días como futbolista.
Fue evidente que la contratación de una figura de esa dimensión, aún en el crepúsculo de su carrera, no tenía una vinculación excluyente con los jugosos términos de su contrato, en todo caso, la vuelta de Mascherano a nuestro medio, conllevaba la motivación deportiva como bandera más que los beneficios económicos de tal tratativa.
Como en ninguno de los mapas donde, aquellos que se atribuyen condiciones para predecir hechos venideros, estaba un acontecimiento de época de esta envergadura, que obligara a decisiones a escala planetaria de ponerle un freno de mano a la evolución de nuestra especie, las consecuencias meses después del cierre de todos los torneos, dispararon conductas que se desplazaron en un arco de 180 grados, espacio por ejemplo, para acreditar la decisión de muchos deportistas maduros, de ponerle fecha de vencimiento  a sus aspiraciones de cerrarlas de manera drásticas y  más dignas.
No hubo ni siquiera oportunidades de tributarle los homenajes, que un jugador de semejante huella en el futbol internacional y en pertenencia con los colores albicelestes de nuestra Selección, obliga; mas podríamos agregar, el fallecimiento de Diego Maradona semanas después, pasó a páginas interiores, lo que en otro contexto hubiera promovido la despedida del jugador con más presencias en la historia de los equipos nacionales.
Un infatigable guerrero, sin excusas.

EL CHIQUI TAPIA CON BUENOS REFLEJOS
Javier Mascherano volverá a trabajar con la selección argentina luego de haberse retirado con la camiseta de Estudiantes de La Plata en noviembre pasado. Claudio Tapia confirmó que se sumará a la estructura de Selecciones Nacionales a cargo del Departamento de Metodología y Desarrollo que será presentado en las próximas semanas. Sus labores estarán secundadas por el preparador físico Pablo Blanco y Oscar Hernández Romero.
Según esta fuente, este departamento se creó básicamente para que todas las categorías juveniles de la Asociación del Fútbol Argentino (Sub 15, Sub 17 y Sub 20) cuenten con la misma metodología de juego y también lineamientos respecto a la preparación física. Pero la tarea de Mascherano irá más allá de esta coordinación: se encargará de buscar talentos en el interior junto a los departamentos de alto rendimiento que se crearán en distintas provincias a lo largo y ancho del país, con cuatro o cinco puntos de referencia. Era una propuesta que se había impulsado hace casi dos años en Asamblea.
Justo antes de fin de año, en la que fue una de sus últimas entrevistas, Masche había declarado que “no tengo la menor idea de lo que voy a hacer. Se tendrá que dar de manera natural, de sentir si están las condiciones dadas para arrancar a ser entrenador. No sé en qué rol ni dónde. Recién llevo poco más de mes y medio retirado, así que estoy reacomodando un poco mi vida y disfrutando de cosas que no había hecho nunca o que tenía muy poco tiempo para hacerlas y ahora lo tengo”. Sin embargo, el ex mediocampista, animal competitivo y amante del fútbol, no tardó demasiado en reinsertarse en el medio.
 El santafesino de 36 años tendrá su primera vivencia fuera de las canchas con los colores con los que más se identificó a lo largo de su trayectoria profesional. Mascherano debutó como futbolista de la mano de Marcelo Bielsa en la Selección Mayor antes de hacerlo en River. Fue sparring del elenco del Loco eliminado en la fase de grupos del Mundial de Corea-Japón 2002 y luego integró los planteles en las Copas del Mundo de Alemania 2006, Sudáfrica 2010, Brasil 2014 y Rusia 2018, certamen en el que se despidió de la Albiceleste. Además, formó parte de los oros olímpicos en Atenas 2004 y Beijing 2008.
El Profe Blanco fue quien acompañó a Alejandro Sabella durante su etapa como entrenador de Estudiantes de La Plata (2009/2010) y luego en la Selección que llegó a disputar la final del Mundial 2014 en Brasil. Durante la pandemia, disertó en un encuentro virtual entre juveniles del Pincha y declaró sobre su experiencia con Pachorra: “Implementamos nuestra forma de trabajar, no existe la posibilidad de copiar. Todos tenemos una luz propia, hay que tenerse fe de que va a funcionar. Decíamos que era un rompecabezas, por los factores que hay que tener en cuenta. Siempre buscábamos el equilibrio”.
Su personalidad y liderazgo invitaron a las autoridades de la AFA a sumarlo prontamente a la estructura de las juveniles, que está plagada de apellidos que defendieron al cuadro nacional. Los movimientos del jefecito estarán lógicamente diagramados en conjunto con Lionel Scaloni (entrenador de la Selección Mayor), Fernando Batista (del Sub 23 y Sub 20), Pablo Aimar (Sub 17) y Diego Placente (Sub 15).
Un hombre predestinado, de esos imprescindible.

Te puede interesar

Boletín de noticias