Renovaciones en la vieja "Capilla Fassi"

Información General 09 de enero de 2021 Por Antonio Fassi
Leer mas ...

DENGUE

Aires nuevos envuelven y acarician las vetustas y sagradas paredes de la vieja Capilla Fassi, que con sus casi 130 años de histórica supervivencia en la Colonia Egusquiza, sigue erigiendo su enihesta, sacra y sagrada presencia a la vera de la ruta provincial Nº 13.
Hasta el presente cercano la edificación no contaba con plano edilicio alguno, dado que aquellos antepasados que levantaron este santo templo de la fe cristiana, no dejaron constancia de quienes fueron sus constructores. Solo testificaron datos de quienes colaboraron en metálicos a fin de solventar su edificación, que aún mantiene su antiguo origen.
En estos últimos tiempos, gracias al aporte profesional del arquitecto Oscar Vico en primer lugar, tarea que continuará su colega Gustavo Valler, fueron presentados los planos correspondientes a la misma, y al mismo tiempo, elaborada la respectiva documentación para la futura construcción en el predio de la Capilla, de sanitarios y un salón Museo, a fin de salvaguardar lo que significó el presente de “aquellos pobres gringos pobres” que vinieron a levantar un mundo, e hicieron de la pampa inóspita, aquello que la historia reconoció como “El granero del mundo”.
Y hoy, con la llegada del nuevo año, y gracias al apoyo de numerosos colaboradores que acercaron su ayuda económica, se ha iniciado la construcción de lo que atañe a la parte sanitaria, quedando el resto de la construcción a la espera de situaciones económicas mas favorables, dado que la capilla no cuenta con ingreso fijo alguno, dependiendo únicamente de la buena voluntad de aquellos piadosos creyentes que quieren sumarse con aportes económicos al respecto.
Para ello, la capilla posee en Banco Nación una caja de ahorros Nº 2850 – Nº de cuenta: 4235724397 cuyo CBU es: 0110423730042357243979. El Primer titular es Fassi, Adriana, y el segundo titular es: Fassi Waldemar.
Sin dudas que aquellos antepasados constructores deben encontrar satisfacción al constatar que su templo de la Fe, sigue en pie y con aires de mejoras, y que aún perduran sus sueños de infinita eternidad a través del tiempo y la distancia donde seis generaciones de mortales contemporáneos, aún hoy cobijan sus esperanzas bajo sus sagrados ladrillos, igual ayer que hoy, donde seguramente en las atmósferas superiores del cielo de Colonia Egusquiza planean aquellos que hoy se fueron pero que, etéreamente, continúan ligados al lugar donde unían sus oraciones recordando lejanías europeas.

Te puede interesar