Depredación en los mares

Editorial 02 de enero de 2021 Por Redacción
Leer mas ...

Banner-Web---La-Opinion----SIGAMOS-CUIDANDONOS

La fauna marina, en el Atlántico Sur, es objeto de una depredación que por estas horas ya es insostenible, teniendo en cuenta que mediante los radares se han individualizado más de 130 buques pesqueros, merodeando el límite de doscientas millas que forman parte del área económica de Argentina.
Se pudo constatar, que varias de esas embarcaciones ya invadieron los sectores que corresponden a la soberanía de nuestro país y que en su mayoría serían chinos, dedicados, principalmente a la extracción de calamares.
Se trata de una infracción que se viene reiterando con frecuencia en los últimos años, no solamente en el Atlántico Sur, sino también en las costas del Océano Pacífico, a la altura de Ecuador, Perú y Chile.
Para intentar combatir la pesca ilegal, que obviamente no está reglamentada, ni tampoco declarada, se tuvo conocimiento que la Guardia Costa de Estados Unidos enviará un buque para controlar una zona muy sensible para las economías y la seguridad marítima de toda la región.
En principio, esa embarcación navegaría por el Océanos Atlántico y tendría la intención de abastecerse de combustibles y víveres en diferentes puertos sudamericanos, como Guyana, Brasil, Uruguay y Argentina.
Esa tarea la cumplirá el buque patrulla USCGC Stone, según lo reconocieron la Cancillería y Ministerio de Seguridad, luego de haber establecido contactos, recientemente con la Guardia Costera, a tal punto que nuestra Prefectura recibiría oficialmente a la tripulación del buque estadounidense en una ceremonia a realizarse en su viaje inaugural.
En este sentido, vale la pena señalar que las autoridades argentinas estuvieron en comunicación con los representantes diplomáticos de Estados Unidos en nuestro país, con el propósito de acordar la estrategia del operativo que se aplicaría.
Se juzga importante recordar que nuestra Prefectura y la Guardia Costera han tenido históricamente muy buenas relaciones, aunque se dejó constancia de parte de nuestras autoridades, que por momento no tiene detalles sobre la travesía del USCGC Stone.
Técnicamente, los pesqueros que se encuentran a 200 millas de la costa no están violando ninguna ley o tratado internacional, pero en cambio, sí lo hacen al internarse, sin permiso, en la zona económica argentina.
Eso ya ocurrido en algunas oportunidades, como también pudo constatarse en otros países, donde sus aguas territoriales fueron invadidas, por lo que están cometido un delito que merece castigarse y que habilita, incluso, a realizar tareas de prevención y hasta de persecución.
Ecologistas expresaron que hasta las 12 millas es territorio argentino; de 12 a 24 el Estado tiene la facultad de expulsar a quienes pesquen ilegalmente, en tanto que hasta las 200 millas se debe respetar la soberanía económica, que por las leyes vigentes prohíbe la extracción, tanto de peces como de petróleo.
La embarcación del país del Norte, que llegará a la región con la finalidad de patrullar y evitar que se siga avanzando con la pesca ilegal, zarpó desde el puerto de Pascagoula, en Mississippi, el pasado 22 de diciembre y las estimaciones dan cuenta que este mes llegaría al Atlántico Sur.
Tomando como referencia los datos que suministraron los radares de nuestra Prefectura Naval, nada menos que 108 pesqueros extranjeros se encuentran realizando tareas de extracción de calamares en la milla 200, pero además fueron identificados otros 93 que se aproximan a la zona.
Algunos, procedentes desde las costas africanas por el Atlántico y otros desde Chile por el Pacífico. En este último caso, podrían cruzar por el Estrecho de Magallanes, con rumbo Oeste - Este.
Por todo lo expuesto y al tomar conocimiento de la situación, Estados Unidos mostró su preocupación por el avance depredatorio en aguas internacionales de buques chinos.
Así lo hicieron saber mediante un comunicado, en el que manifiestan que "la explotación erosiona la seguridad regional y nacional, socava el orden basado en reglas marítimas, pone en peligro el acceso y la disponibilidad de alimentos y destruye las economías legítimas".
De acuerdo con datos oficiales, que son alarmantes desde todo punto de vista, el 93% de las principales poblaciones de peces marinos del mundo se clasifican como "plenamente explotadas, sobreexplotadas o prácticamente agotadas", como consecuencia de la pesca ilegal.
El USGCS Stone -bautizado así en honor al aviador Elmer Fowler Stone- tiene 127 metros de eslora con una manga de 16 metros y desplaza 4.500 toneladas con carga completa.
Tiene una velocidad máxima de 28 nudos, un alcance de 12.000 millas, una autonomía de 60 días y una tripulación de alrededor de 120 personas. Hoy, su compromiso es trascendente y se estima que antes de su desembarco en algunos de los puertos sudamericanos, brindará informaciones sobre su travesía.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar