Cambiar al transporte público en el mundo tras la pandemia

Información General 05 de diciembre de 2020 Por Esteban Soldano
La recuperación de la crisis del COVID-19 no puede significar seguir haciendo las cosas como siempre por que dentro de poco tiempo tenemos la vacuna, con la gente agolpada o parada viajando a diario. La inclusión de vehículos eléctricos disminuiría los gases de efecto invernadero, además de reducir la contaminación atmosférica y acústica.
FOTO INTERNET MILAN. Adquiere 250 autobuses eléctricos para el transporte público.  FOTO INTERNET BUS LAS CONDES. Se estrenó en Chile el moderno bus-tranvía eléctrico de la empresa francesa Alstom.
FOTO INTERNET MILAN. Adquiere 250 autobuses eléctricos para el transporte público. FOTO INTERNET BUS LAS CONDES. Se estrenó en Chile el moderno bus-tranvía eléctrico de la empresa francesa Alstom.

Banner-Web---La-Opinion----SIGAMOS-CUIDANDONOS

El transporte que representa más de 60 millones de empleos a nivel mundial y los países desarrollados lideran este tema por su condición de tal, por vanguardistas y conscientes que esta situación debe ser tratada sin pérdida de tiempo. Es así que transformar el sector del transporte significa ser más respetuoso con el medio ambiente y después de la pandemia de COVID-19 podría crear hasta 15 millones de nuevos empleos en todo el mundo para ayudar a los países a avanzar hacia economías más verdes y saludables, asegura la ONU.
Un estudio sostiene que la recuperación de la crisis no puede significar un retorno a seguir haciendo las cosas como siempre, para un sector que representa más de 60 millones de empleos a nivel mundial. En cambio, brinda la oportunidad de avanzar en el esfuerzo colectivo de lograr un desarrollo sostenible para el planeta.
Perseguir el objetivo de una sociedad ambientalmente sostenible e inclusiva requiere una transformación estructural de la economía, incluidos los cambios en los productos y servicios que se ofrecen y los procesos de producción", dijo Catherine Saget (los fundamentos de la fijación del salario mínimo), líder del equipo de la Organización Internacional del Trabajo que participó en el informe.
"Esta transformación estructural, que incluiría el sector del transporte, tiene el potencial de crear trabajo decente y proteger a los trabajadores y sus familias, si va acompañada de políticas adecuadas", continuó explicando Saget.

CAMBIO VERDE
El informe realizado en conjunto con la Comisión Económica para Europa de las Naciones Unidas examina las implicaciones para el empleo de cuatro escenarios de "transporte verde" en casi 60 países, en América del Norte, Europa, el Cáucaso y Asia Central.
Los escenarios estudiados prevén una expansión acelerada del transporte público y la electrificación del transporte privado de pasajeros y carga.
Los autores encontraron que, si tan solo la mitad de todos los vehículos fabricados en el futuro fueran eléctricos, se podrían crear alrededor de 10 millones de empleos más; casi un tercio de ellos en las regiones mencionadas. Además, se podrían crear casi cinco millones de empleos más si los países de duplicaran su inversión en transporte público.

UNA LLAMADA A LA ACCIÓN
Estas medidas también podrían provocar la creación de empleo fuera del sector del transporte pero directamente relacionado. La reducción del gasto en petróleo podría conducir a un aumento en el gasto en bienes y servicios, mientras que la electrificación podría impulsar la creación de empleo en el sector de las energías renovables.
Otros beneficios colaterales incluyen la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, la contaminación atmosférica y acústica, y la congestión del tráfico que en una ciudad conforman un Cóctel trágico.
"El sector del transporte terrestre es clave en las economías regionales , tanto en su participación en el PIB como en el empleo", dijo la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica, Olga Algayerova (Secretario Ejecutivo de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa). "Este estudio destaca algunas de las oportunidades clave para transformar el sector y hacerlo más verde, saludable y sostenible".
Algayerova describió al estudio como "un llamado para que los gobiernos y el sector mismo tomen las decisiones correctas e inviertan masivamente en transporte público y tecnologías verdes para aprovechar estas oportunidades".
Precisamente, con el fin de crear las oportunidades de empleo que brinda la sostenibilidad ambiental del sector del transporte, en el informe se recomienda aplicar un amplio conjunto de políticas. Estas deberían incidir en el desarrollo de competencias, la protección social y el mercado laboral, así como en la promoción del diálogo social y de los derechos fundamentales en el trabajo.

CIFRAS CLAVE SOBRE
EL TRANSPORTE

• El sector del transporte es primordial para la economía mundial (PNUMA, 2017). En particular, el transporte terrestre emplea de forma directa más del 2% del empleo mundial. Al fomentar la movilidad y la conectividad de personas y mercancías, el transporte sostiene la actividad de otros sectores económicos, y contribuye a crear empleo, añadir valor económico y promover la inclusión social. Por otro lado, el sector del transporte es fundamental para promover la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible
• En Estados Unidos, el transporte representó el 9% del PIB en 2015 y dio empleo a alrededor de 13 millones de personas, a saber, el 9% de la fuerza de trabajo, en 2016 (Departamento de Transporte de Estados Unidos, 2018)
• En la Unión Europea, casi 12 millones de personas, a saber, más del 5% de la fuerza de trabajo total, trabajaron en el sector de servicios de transporte y almacenamiento en 2016 (Comisión Europea, 2018). Ello representa el 6,8% del PIB
• En promedio, los hogares europeos destinaron el 13% de su presupuesto total a servicios relacionados con el transporte durante ese año
• El transporte público urbano representa alrededor del 20% de la actividad del sector del transporte, y alrededor de 13 millones de personas en todo el mundo trabajan en servicios de transporte público (UITP, 2013a)
• Por otro lado, el sector del transporte repercute de forma adversa en el medio ambiente y la salud humana. Es uno de los principales generadores de los gases de efecto invernadero, causantes del cambio climático, y también provoca contaminación atmosférica, lluvia ácida, eutrofización, daños a cultivos y bosques, extinción de recursos naturales y fragmentación del hábitat, y contribuye a la generación de residuos. Pero también plantea asimismo notables riesgos para la salud humana como consecuencia de lesiones producidas en accidentes de tráfico, la contaminación atmosférica o acústica y la congestión del tráfico
• Las emisiones directas de GEI (Gas de efecto invernadero )generadas en el sector del transporte representan, por lo menos, el 25% de las emisiones globales (EEE, 2019)
• En todos los países de la CEPE (Comisión Económica para Europa), la contribución del sector del transporte a las emisiones de GEI a escala nacional oscila entre un valor máximo del 10%, en Kazajstán, y más del 50% en Suecia y Luxemburgo (Banco Mundial, 2018).
La evolución del transporte público en el mundo desarrollado y en algunos periféricos es notable y permanente, la preocupación es más grande aún con la pandemia y nuevas iniciativas se pondrán en práctica en este tiempo mientras países como el nuestro (con algunas excepciones de Buenos Aires), andan en carreta y esperan la vacuna.

Te puede interesar