Un auto eléctrico hecho con restos de hamburguesas, pañales y bananas

Automotores 24 de noviembre de 2020 Por Redacción
Está equipado con dos motores eléctricos que alcanzan una velocidad máxima de 90 kilómetros por hora y una autonomía de hasta 220 kilómetros.

DENGUE

En Holanda, fabricaron un auto eléctrico con restos de hamburguesas, pañales usados y cáscaras de banana.
Un equipo de estudiantes e investigadores de la Universidad de Eindhoven, construyó uno de los autos más originales del mundo, ya que está hecho en buena parte con restos de hamburguesas, cartón, cáscaras de bananas y pañales usados, entre otros elementos descartables.
Este invento, llamado "Luca", es el resultado de seis años de investigación de este equipo que prometió construir un auto casi 100% verde. Tal es el cumplimiento de su premisa, que el chasis se hizo de lino, polipropileno y plásticos PET rescatados del mar, de aluminio recuperado y los asientos de fibra de coco y pelo de caballo.

DE LA BASURA
Además, la carrocería fue preparada con un material llamado UBQ, obtenido del reciclaje de la basura.
Este procedimiento fue llevado a cabo por la firma Negev, recolectando y triturando toneladas de basura, removiendo los materiales abrasivos (minerales, metales), descomponiendo todo en partículas minúsculas y fabricando una especie de “bolitas” que luego se pueden utilizar para fabricar elementos con plásticos tradicionales, madera u hormigón. El director de Negev, en diálogo con un medio en Israel, donde está ubicada la empresa, explicó: “Es un material sostenible, verde y circular que no está hecho de petróleo, sino de basura doméstica”.
Asimismo, agregó que “Luca apenas raspa la superficie de los posibles usos de este material”, dijo por su parte uno de los encargados del proyecto del auto, Christopher O´Brien de Ponte. “Estamos esperando con ansias continuar usando UBQ en automóviles del futuro, expandiendo sus aplicaciones y continuar con su misión de demostrar que hay valor en los desechos”.

MOTORIZACION
Este auto está equipado con dos motores eléctricos que trabajan junto al eje trasero para alcanzar una velocidad máxima de 90 kilómetros por hora, así como también obtener una autonomía de hasta 220 kilómetros.
Los investigadores afirman que la clave está en su peso, ya que apenas suma 360 kilos sin contar las baterías.
“La carrocería del auto está hecha de ABS reciclado, un plástico duro que se usa en muchos productos de consumo, como juguetes, televisores y productos de cocina. El auto adquiere su color amarillo debido a una envoltura, una lámina de color, en lugar de un trabajo de pintura. Esta lámina se puede quitar sin dejar residuos. Esto deja un plástico limpio que requiere poco o ningún refinamiento en su flujo de reciclaje.
Las ventanas laterales y traseras también están hechas de materiales reciclados. El proceso de reciclaje da a las ventanas un lujoso tinte negro”, revelaron. (Fuente: ElTreceTV.com.ar)

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar