Es por acá, Argentina

Suplemento Economía 22 de noviembre de 2020 Por Guillermo Briggiler
Hay posibilidades para mejorar el país, aunque falta un plan económico. Promover la inversión, la clave.

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

La economía Argentina puede estar mejor, si bien posee un importante cúmulo de problemas y hay mucho por hacer y resolver, si nos ponemos a solucionarlos tenemos salida y todos los habitantes estaremos mejor.
Para comenzar debemos ver desde donde partimos, un año donde se realizó un aislamiento por pandemia que evitó el colapso del sistema de salud, pero dejó una caída de la producción argentina (Producto Bruto) de más del 10 por ciento. Es decir somos un 10 por ciento más pobres. Sin embargo aceptamos el aislamiento, porque toda vida vale, especialmente la de los más vulnerables.
Este aislamiento nos dejó también un exceso de pesos emitidos circulando que casi nos causa una maxi devaluación e hiperinflación en octubre, donde el dólar blue llegó a los 200 pesos. Pero se estabilizó con adecuadas y ortodoxas medidas económicas. Se frenó la emisión de pesos, desmadrada por la pandemia y se redujo el gasto público con la eliminación de los subsidios por cuarentena, IFE y ATP. Conjuntamente se emitieron desde el tesoro títulos públicos que absorbieron muchos pesos circulantes. Además se subió la tasa pasiva para acercarla a la inflación esperada al 37%. Esto generó también que nos quedemos prácticamente sin crédito interno para lo que resta del 2020 y los primeros meses del 2021.
Con las medidas descriptas, la inversión se derrumbó. Y si no hay inversión, no hay crecimiento económico, ni empleo, ni recaudación. Somos más pobres y si viene una segunda ola de contagios, no tendremos como pagar otra cuarentena.
Para lograr volver al crecimiento, y la salida de la pobreza de millones de compatriotas, tenemos herramientas importantes, el agro, la ganadería y la pesca, contamos con una industria minera, con reservas petroleras, con la industria del software y otras relacionadas con el conocimiento y tenemos turismo para captar divisas.
Lo que nos está faltando es un adecuado plan económico, que realice las correcciones que la economía necesita por el lado del fomento de la inversión y el empleo. Flaco favor hacen las leyes demagógicas y con mediocres discusiones como el impuesto a las grandes fortunas, recientemente con media sanción. Por la vía del fomento de la inversión, el país generará empleo que reduzca la pobreza, no la cantidad de pobres, como pretende el proyecto de legalización del aborto, un programa típico del FMI y sus ajustes. Para pagar la deuda, se necesita por el lado económico crecimiento y para ello se debe fomentar la inversión. Si solo miro el lado financiero, puedo decir que la deuda se paga con superávit primario, pero para lograrlo, en un contexto en el que no podemos bajar gasto y tampoco tenemos espacio para aumentar impuestos, la solución es aumentar la base imponible de los impuestos actuales. Agrandar la torta que Argentina produce para poder, financieramente recaudar más, pagar la deuda y económicamente crecer.
El país necesita dejar de gastar energías en discutir, repetitivamente cada dos años, leyes que van contra la vida, nuestra cultura y nuestra constitución y pasar a discutir que nos hace crecer como país y sociedad. Es necesario plantear urgentemente una nueva matriz impositiva que premie la inversión y el ahorro, que genere un mercado capitales en pesos, en lugar de expulsar inversores que solo estén pensando en cómo protegerse de la voracidad del estado argentino. Cada vez que alguien invierte en el país, se generan más empleos, más productos argentinos, más valor agregado, más recaudación y fortalecimiento de la moneda, es decir menor inflación. Es por acá que nuestra Nación será más grande, cambiemos el rumbo.

#BuenaSaludFinanciera
@ElcontadorB
@GuilleBriggiler

Te puede interesar