Detuvieron acusado de matar a policía federal

Policiales 20 de noviembre de 2020 Por Redacción
Leer mas ...

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

BUENOS AIRES, 20 (NA). - El acusado de asesinar a un efectivo de la Policía Federal y a un barrendero durante un intento de robo arriba de un interno de la línea 100 de colectivo en el barrio porteño de Barracas fue detenido ayer en la localidad bonaerense de Claypole tras permanecer prófugo durante un mes.
Fuentes policiales informaron que se trata de Diego Guida, quien era buscado por el crimen del agente Esteban Nicolás Lagos, de 28 años, y de Roberto Juan Bonifacio, de 43, ocurrido el pasado 19 de octubre.
Guida fue apresado por efectivos de la División Homicidios de la Policía Federal y de la DDI de Lomas de Zamora de la Policía Bonaerense durante un operativo ordenado por la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción número 12, a cargo de Martín López Perrando.

HECHOS

El sujeto, quien hace un mes intento robar a los pasajeros y al chofer junto a un cómplice que ya había sido detenido, estaba escondido en un domicilio ubicado en la intersección de las calles Araujo y Figueroa del barrio Don Orione de Claypole, en el partido bonaerense de Almirante Brown.
Guida, de 38 años, tiene desde 2006 17 causas penales por casos de robo, hurto y lesiones, estuvo casi seis años encerrado en un penal federal entre 2012 y 2016 y también había estado preso este año, ya que a mediados de septiembre fue detenido por un intento de "entradera".
Por este hecho, el Juzgado Criminal y Correccional número 57 lo procesó con prisión preventiva, pero la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional ordenó su libertad bajo una fianza de 10.000 pesos unos días antes del ataque a Lagos y Bonifacio.
El doble crimen ocurrió dentro de un colectivo de la línea 100, cuando circulaba por la Avenida Hipólito Vieytes y la calle Quinquela Martín.
Allí dos delincuentes armados se subieron al transporte para robarle al chofer y a los pasajeros.
Lagos al percatarse del intento de asalto dio la voz de alto, pero los delincuentes respondieron a los tiros.
Como consecuencia de la balacera, el uniformado recibió cuatro disparos: en el cuello, en el tórax, en un brazo y en una pierna, que le produjeron la muerte de acuerdo a la autopsia.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar