Diseño del distanciamiento social en un mercado de alimentos

Información General 14 de noviembre de 2020 Por Esteban Soldano
En reiteradas ocasiones hemos insistido en respuestas urbanas para atravesar una pandemia larga y costosa para la vida, pero no se toma la variante urbanística como una estrategia de valor sino como un "podría ser” o un “no estaría mal”, y no hay importantes desarrollos desde esta temática ni en la parte ni en el todo de una ciudad y es precisamente donde están los más grandes centros de contagio.
Ver galería FOTO INTERNET UNA PLAZA DE HOLANDA. Con la demarcación y el recorrido para no correr riesgos. FOTO INTERNET DISEÑO SIMPLE. Shift Architecture Urbanism para Micro Mercados.
1 / 2 - FOTO INTERNET UNA PLAZA DE HOLANDA. Con la demarcación y el recorrido para no correr riesgos. FOTO INTERNET DISEÑO SIMPLE. Shift Architecture Urbanism para Micro Mercados.

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

Con un barbijo y un frasquito de alcohol esperamos una vacuna milagrosa. En este último tiempo el virus contraatacó como se esperaba y otra vez se restringe el movimiento social más aún, esperando que este 2020 cambalache se acabe de una vez.
El distanciamiento social es uno de los temas claves al que solo se lo encara con un distanciamiento de dos metros y muchas veces con protagonistas de pésimos modales poco propios de personas educadas, cuando en realidad cada sistema debe tener una estrategia clara, simple y fácil de cumplir y hacer cumplir.
El estudio holandés Shift Architecture Urbanism ha desarrollado un modelo para un mercado de comida callejera que también en los centros de grandes y medianas ciudades existen como alternativas de calidad y mejores precios que los caros supermercados, donde las personas pueden comprar productos frescos sin entrar en contacto entre sí durante la pandemia de coronavirus .
Micro Mercados Hiperlocales (Hyperlocal Micro Markets) es un concepto para una red de mercados públicos, donde los clientes pueden comprar frutas y verduras, productos lácteos y carne y pescado, sin correr el riesgo de propagación del coronavirus.
El diseño consta de cuadrículas de 16 cuadrados que se pueden configurar fácilmente en las plazas públicas de cualquier pueblo o ciudad, lo que permite a las personas comprar en locales mientras siguen las pautas de distanciamiento social.
En realidad se desarrolló la propuesta en respuesta a la decisión tomada por muchas ciudades de todo el mundo, incluida Rotterdam, donde tiene su sede, de cerrar o restringir sus mercados públicos.
Esto ejerce una presión adicional sobre los supermercados, que pueden representar un riesgo de contaminación igual. En las grandes ciudades algunas personas tienen que esperar en largas colas para ingresar, solo para encontrar estantes vacíos cuando finalmente ingresan.
"Incluso con medidas de protección parece muy difícil, si no imposible, descartar el riesgo de contaminación en los mercados tradicionales de productos frescos", dijeron los arquitectos Thijs van Bijsterveldt, Oana Rades y Harm Timmermans.
Estos mercados permiten a los clientes comprar productos frescos y seguir las pautas de distanciamiento social.
Pero en el caso en los supermercados, las reglas de distanciamiento social son muy difíciles de controlar y muchas personas están tocando los mismos productos.
Muchos hogares dependen del mercado al aire libre para sus necesidades alimentarias básicas. Cerrar los mercados los obliga a cambiar a los supermercados más caros, lo que ejerce una mayor presión financiera sobre estos grupos más vulnerables.

EL DISEÑO

El diseño consiste en una cuadrícula de 16 cuadrados que se puede configurar fácilmente en cualquier plaza pública
La propuesta de Shift se basa en la idea de que los mercados de alimentos existentes podrían dividirse y dispersarse en los vecindarios locales. Los llaman "micro mercados que operan en una escala hiperlocal".
Cada micro mercado consta de solo tres puestos, organizados en torno a la cuadrícula de 16 cuadrados. Hay una entrada pero dos salidas, y cada puesto tiene dos mostradores, uno para ordenar y otro para recoger.
Cada micro mercado consta de tres puestos, accesibles para un máximo de seis personas a la vez
Solo seis personas pueden ingresar al espacio a la vez, pero pueden moverse libremente. La única regla es que solo una persona puede ocupar un cuadrado en la cuadrícula a la vez.
Los puestos venden paquetes en lugar de productos individuales, para reducir el tiempo que cada cliente gasta.
La configuración y el apagado también deberían ser fáciles de administrar: los comerciantes de mercados están acostumbrados a ser flexibles y móviles, estableciéndose en diferentes ubicaciones en diferentes días.
La idea es que los mercados de alimentos existentes podrían dividirse y dispersarse en los vecindarios locales.
"El antiguo modelo de concentración tiene que ser reemplazado por un modelo de dispersión, tanto en el espacio como en el tiempo".
Esto se logra dividiendo los grandes mercados en los llamados micro mercados que se extienden por la ciudad y abriéndolos por más tiempo, "En lugar de ir al mercado, el mercado está llegando a su vecindario".

La gente puede acceder a estos mercados sin viajar lejos de casa.
Shift es uno de los muchos estudios de arquitectura y diseño que exploran estrategias para tratar el coronavirus, pero hasta ahora la mayoría se ha centrado en la atención médica. Carlo Ratti Associati y Jupe han diseñado sistemas móviles de hospitales.
Los arquitectos creen que la distribución de alimentos frescos es un problema mucho más fácil de resolver.
Este sistema aún se puede poner en práctica. Pero enfatizan que, para trabajar con éxito, la administración de los mercados debe ser supervisada por el municipio, para garantizar que haya una variedad de productos disponibles todos los días. 

Te puede interesar