La lechería, protagonista del primer día de la 113º ExpoRural de Rafaela y la Región

Locales 12 de noviembre de 2020 Por Redacción
En Santa Fe hay más de 3.500 tambos con casi 500 mil vacas en producción. El 70% de las explotaciones se encuentra en los departamentos Castellanos, Las Colonias y San Cristóbal.

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

Como inicio de las actividades virtuales de la 113º ExpoRural de Rafaela y la Región, que no puede llevar a cabo su tradicional muestra agropecuaria, industrial y comercial a raíz de la emergencia sanitaria, este miércoles la lechería fue el tema principal que convocó a importante cantidad de visitas, tanto en el sitio www.exporuralrafaela.com como en el canal de YouTube de la Sociedad Rural de Rafaela.
En la apertura de este primer día se compartieron los saludos institucionales del intendente, Luis Castellano, del ministro de la Producción, Ciencia y Tecnología de la Provincia, Daniel Costamagna, del presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Jorge Chemes y del titular de Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe (CARSFe), Carlos Castagnino, con mensajes hacia la Comisión Directiva de la Sociedad Rural que preside Norma Bessone. 
El director Provincial de Lechería de Santa Fe, Méd. Vet. Abel Zenklusen fue el encargado de abrirl el programa de conferencias con un repaso de la situación actual de la actividad en el territorio santafesino. De los 10.411 tambos que hay en el país, 3.562  -el 34,5 % del total- se encuentran en la Provincia. Y de las 1.586.903 vacas que se encuentran en producción en todo el país, 479.244 están en la provincia, superando así el 30 por ciento del aporte al rodeo nacional. Cada explotación en el país tiene en promedio 152 animales (21,4 litros cada una), mientras que los rodeos lecheros en la provincia de Santa Fe son 136 vacas con una productividad de 22,4 litros, a partir de las cuales se producen 8,5 millones de litros diarios y 3.190 millones de litros proyectados para el año, mientras que en el país se llegarán a los 11 mil millones de litros, con una expansión de 7,8 por ciento en la comparación interanual expuso Zenklusen a modo de radiografía sectorial. 
En tanto, la producción por hectárea y por año se ubica en 7.950 litros. “Tenemos todavía desde el brete a la par, hacia el norte, con tambos de unos 30 animales; los sistemas con fosa, los tambos robóticos y calesitas, con alimentación pastoril, pastoriles con encierro y también compost barn en los de mayor escala”, explicó Zenklusen en una variedad de sistemas donde se debe tener en cuenta que más del 40 por ciento de los tambos produce menos de dos mil litros diarios.
Es remarcable que en Santa Fe el 70 por ciento de los tambos están entre los departamentos Castellanos, Las Colonias y San Cristóbal, con similar distribución para las industrias, sin embargo hacia el sur los tambos tienen importante incorporación de tecnología.
Cada tambo aporta 4,4 puestos de trabajo, por lo tanto cerca de 15 mil personas están empleadas de manera directa por la lechería en Santa Fe.
Zenklusen mencionó la variación del negocio a partir de septiembre con pérdida de precio al productor, cayendo a los 23 centavos de dólar, mientras que se debe apuntar a subir la productividad de algo más de 7.500 litros por hectárea hasta los 13 mil, e incluso pasar del proceso de unos nueve millones diarios de materia prima a los 17 millones que se pueden industrializar, en un mapa donde el 35 por ciento pasa por empresas pyme.
Respondiendo a la necesidad de mejorar la transacción de la leche hacia la calidad y no por volumen, la provincia trabaja para mejorar las condiciones y volúmenes de exportación, pero también a la mejora de los caminos de la producción, aportando conectividad terrestre, pero también en una mirada hacia la tecnología. Del mismo modo, adelantó que en próximas semanas se anunciarán nuevas líneas de financiamiento.

SOSTENIBILIDAD
Para completar la mañana de charlas, Miguel Taverna referente nacional de lechería del INTA, que se desempeña en el INTA Rafaela y preside la FunPEL comenzó explicando que esta cadena es la tercera en importancia en cuanto a la consideración socio-económica, después del aceite y la carne, en la agroindustria nacional generando de manera directa 180 mil puestos de trabajo.
“No somos una economía regional, porque esta es una actividad que se encuentra en diferentes regiones del país”, generando exportaciones por mil millones de dólares al año, con un valor superior a los 3.050 dólares por tonelada, muy superior al valor promedio de las exportaciones en general que se valúan en 500 dólares.
“El desarrollo de este sector tendría un impacto muy importante en todo el país. Esta es la relevancia del sector y tenemos que defenderlo, para seguir sumando toneladas con alto valor agregado”, mientras que “en los últimos meses el sector en vez de crear, está destruyendo valor. Se gasta más de lo que produce, en una tendencia que se inició a comienzos de este año y pone a la cadena en una situación complicada en su sostenibilidad”.
Taverna habló de una descapitalización que se traduce en falta de inversión, con una pérdida sistémica de la competitividad tanto interna como externa, con una dependencia más marcada de los precios y con una creciente informalidad.
Habló de no creer en un “único sistema salvador” y tomando datos surgidos de la Encuesta Sectorial Lechera que realizó el INTA Rafaela, remarcó que quienes están mejor posicionados en la producción primaria tuvieron casi un 20 por ciento menos de costos de producción, 30 por ciento más de carga animal por hectárea, 20 por ciento más de producción y 21 por ciento más de pasto y alimento producido para el ganado; y una mortandad de ocho puntos porcentuales menor al promedio.
La proporción de rentabilidad positiva se incrementa a medida que crece la escala del tambo, e incluso a mayor escala, mejor remuneración para el personal, pero también mayor inversión en infraestructura como son los pisos de material en los corrales de espera y las sombras. También manejan mejor los efluentes y tienen acceso a la energía trifásica.
Advirtiendo que “cada productor va a ir respondiendo sin negociar el tema de la eficiencia”, Taverna concluyó que estar alerta a condiciones climáticas para evitar complicaciones y mejorar el bienestar animal también se suman a los puntos fundamentales para la lechería.



Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar