El día que el Luna se hizo noche

Deportes 09 de noviembre de 2020 Por Redacción
En un festival boxístico que se realizó el viernes 5 de mayo de 1978 se presentó en nuestra ciudad el profesional Víctor Federico Echegaray. El anuncio de la reunión lo promocionaba como "Al estilo Luna (Park)" y tuvo lugar en el gimnasio de Atlético. Otro famoso también estuvo en la "Perla del Oeste".
Ver galería FOTOS ARCHIVO DESPOJADO. En su combate por el título ante Ben Villaflor en Honolulu.  ELOCUENTE. La tapa de la revista El Gráfico.
1 / 2 - FOTOS ARCHIVO DESPOJADO. En su combate por el título ante Ben Villaflor en Honolulu. ELOCUENTE. La tapa de la revista El Gráfico.

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

Por Edgardo Peretti

El viernes 5 de mayo de 1978 la ciudad de Rafaela recibió a dos reconocidos personajes.
Uno de ellos era el boxeador Víctor Federico Echegaray, campeón argentino y sudamericano de los livianos junior que era el invitado estrella del festival que tendría lugar esa noche en el gimnasio del Club Atlético, que por entonces aún no se llamaba "Arq. Lucio Casarín", lo que sucedería en 1985 luego de la trágica desaparición de este gran e inolvidable dirigente.
El festival estaba organizado por la Caja Mutual de Policía del Departamento Castellanos y se promocionaba como una noche "Al estilo Luna", en obvia referencia al mítico Luna Park, contándose para ello -se dice- con la anuencia del pope del boxeo criollo Juan Carlos "Tito" Lectoure.
Víctor Federico Echegaray tenía una amplia trayectoria en el ring, acrecentada luego de la pelea por el título mundial ante el filipino Ben Villaflor (de 19 años) el 5 de setiembre de 1972, en Honolulu, donde luego de propinarle una terrible paliza a lo largo de 15 rounds, el argentino (de 26 años) veía cómo un impresentable fallo de los jurados dictaminaba empate y consumaba lo que se denomina habitualmente como "despojo", cuando en realidad es un robo a cara descubierta. Con ese injusto estigma seguiría su carrera; los fracasos no cambian de nombre, ni ante la injusticia.
El púgil argentino nació el 16 de setiembre de 1945 en Desamparados (provincia de San Juan) en una familia humilde donde compartiría infancia con otro boxeador famoso: Avenamar Peralta.
Echegaray debutó como profesional el 7 de abril de 1967 y se retiró el 23 de diciembre de 1982 tras perder por puntos ante el ascendente Lorenzo García, en Baradero (Bs. As.). De la mano de su mentor Juan Carlos Pradeiro cerraría un récord de 98 combates (66 ganadas, 17 perdidas y 15 empates), aunque el sitio Boxrec le otorga 100 peleas sumando dos sin decisión; compartió cartel y tiempos con figuras de la talla de Carlos Aro, Venancio González (quien se presentaba con el seudónimo de Venán Zales) y Julio Meroni, y fue campeón argentino y sudamericano de los livianos junior y de los plumas. Se jubiló como policía en su provincia.

ESA NOCHE EN EL
BARRIO ALBERDI

"Al estilo Luna", como dijimos, fue un festival organizado por la Caja Mutual de la Policía, con una inversión de 150 millones de pesos de la época (pesos ley 18188), aunque la recaudación alcanzó los 200 millones y presentaba como combate estelar, a 10 asaltos, al campeón argentino y sudamericano de los livianos Víctor Federico Echegaray (33 años y 60,4 kg.) y el entrerriano Facundo Claro Villalba (30 años y 61,730 kg.).
El resultado final fue un empate por decisión dividida de los jurados, en un fallo que convenció a pocos, habida cuenta que Echeragay había dominado claramente las acciones a lo largo de los diez rounds, aunque sufrió dos caídas en el sexto capítulo; un empujón primero y una mano clara después, pero en ambos casos el árbitro no contó.
El tercer hombre en el ring fue el ceresino Carlos Elías y los jurados fallaron así: René Bretti 97-97, Dante Belletti 98-98 y Enrique Carbajo 98-96 para el sanjuanino.
La crónica de LA OPINION, que no tiene firma (¿Roberto Actis o Víctor Hugo Fux?), no comparte el fallo, toda vez que se omitió el tema de la caída de Echegaray en la evaluación final.
Sin embargo, como todo festival de box que se precie, la polémica había comenzado en el semifondo con el debut como profesional del local Carlos Cañete (64.5 kg.) ante el esperancino Mario Mathyse (65 kg.), donde los jurados fallaron empate ante la silbatina del público que consideraba que el foráneo había ganado "por paliza", literalmente, tras seis asaltos.
En esa noche de otoño rafaelino, ante un gimnasio colmado, la Comisión Municipal de Box había designado como árbitros a Rafael "Chita" Benítez y Carlos Elías y como jurados a los señores Dante Belletti, Norberto Negro, Enrique Carbajo, René Bretti (Santa Fe), Juan R. Báscolo (h) y Rodolfo Bríggiler. Médico el Dr. Hugo Maina y fiscal de turno Italo Bottero.
Como dato especialmente anecdótico, quien esto escribe (testigo de aquella noche) recuerda que los preliminaristas y semifondistas utilizaron los vestuarios del básquet, ubicados debajo de la tribuna de cemento que da a la calle Dentesano, en tanto que Echegaray y Villalba se cambiaron en los del fútbol, en las entrañas de la platea techada del Monumental, con lo que para llegar al cuadrilátero tuvieron que atravesar la cancha de fútbol.

VISITA DE LUJO
Decíamos en el inicio que en aquel día Rafaela sirvió como escenario de dos acontecimientos: uno fue el boxeo, el otro la visita de un médico que ofrecía una charla en el Centro Ciudad de Rafaela.
Lo presentó el doctor Reynaldo Casabella en calidad de anfitrión.
Se llamaba René Favaloro.
Había motivo para que la ciudad se sienta orgullosa.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar