Biden se consagra presidente de EE.UU. aunque Trump no reconoce la derrota

Internacionales 08 de noviembre de 2020 Por Redacción
Joe Biden ya es presidente electo de Estados Unidos. Su victoria abre una nueva era y marca el principio del fin del controvertido Donald Trump, que no ha reconocido la derrota. En su primer discurso, el demócrata insistió en que no quiere más divisiones. Kamala Harris se convierte en la primera vicepresidenta de la historia.
FOTO AFP FORMULA ENMASCARADA. Kamala Harris y Joe Biden al dar sus primeros discursos como vicepresidenta y presidente electos, respectivamente.
FOTO AFP FORMULA ENMASCARADA. Kamala Harris y Joe Biden al dar sus primeros discursos como vicepresidenta y presidente electos, respectivamente.

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

BUENOS AIRES, 8 (NA). - El candidato demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, obtuvo ayer los electores necesarios y se consagró como presidente electo de Estados Unidos, aunque su rival y postulante a la reelección, Donald Trump, no reconoció su derrota, sino que afirmó haber ganado los comicios y ratificó sus acusaciones por presunto "fraude".
El ex senador, que tuvo como compañera de fórmula a Kamala Harris, pudo remontar el resultado en los estados de Pensilvania y Georgia, lo que le permitió superar los 270 electores que se necesitan para para llegar a la Casa Blanca.
Sin embargo, el magnate aseguró que "esta elección está lejos de terminar", ratificó las denuncias por presunto "fraude" y remarcó: "¡Yo gané esta elección, por mucho!".
Aunque todavía faltaba completar el escrutinio en algunos distritos, el ex senador se coronó al obtener 284 electores, superando ampliamente los 214 con los que Trump quedaba relegado. 
El triunfo demócrata no sólo terminó con las aspiraciones de reelección que tenía el magnate, sino que también marca un hecho histórico para los Estados Unidos: por primera vez, una mujer ocupará la Vicepresidencia. Una marea de votos, con especial fuerza de las mujeres, los jóvenes y las minorías, ha decidido expulsar de la Casa Blanca al magnate neoyorquino que llevó el populismo más agresivo, rayando en lo xenófobo, al centro del poder.
La victoria de Biden, un político moderado de 77 años, se enfrenta a un Donald Trump declarado en rebeldía. "Estados Unidos, me honra que me hayan elegido para dirigir nuestro gran país. El trabajo que tenemos por delante será duro, pero les prometo lo siguiente: seré un presidente para todos los estadounidenses, ya sea que voten por mí o no", sostuvo Biden. A través de su cuenta de Twitter, agregó: "Mantendré la fe que han depositado en mí".
“Es hora de bajar la temperatura y cerrar heridas, mirarnos, escucharnos de nuevo y dejar de ver a nuestros oponentes como rivales. No lo son, son estadounidenses”, recalcó por la noche, en su discurso de la victoria, en Wilmington (Delaware), su ciudad.
Harris, la ex fiscal de ascendencia jamaiquina e india de 56 años que se convirtió en la primera mujer en llegar a la vicepresidencia de ese país, sostuvo en su cuenta de la red Twitter que junto a Biden "están listos para ponerse a trabajar en nombre del pueblo estadounidense".
Biden será presidente después de las elecciones más insólitas y trascendentales de la historia reciente, marcadas por la pandemia y por una ola de participación que no se había visto en 120 años. En tanto, Trump se acaba de convertir en el primer mandatario de los últimos 25 años que pierde una reelección (después de George Bush padre, en 1992) y el tercero en sufrir semejante derrota desde la Segunda Guerra Mundial (Jimmy Carter en 1980).
Sin embargo, se aproximan horas muy difíciles para Estados Unidos en términos institucionales. Trump se arroga la elección y ha preparado toda una artillería judicial para contestar el escrutinio, llevando el caso al Supremo si es necesario, cuestionando el rigor del proceso y el conteo de los votos anticipados. 

TRUMP EN LLAMAS
Por su parte, Trump se enteró del triunfo opositor mientras jugaba al golf su club de Virginia y desde allí lanzó una declaración para desconocer el resultado electoral. Horas más tarde se dirigió a la Casa Blanca rodeada de manifestantes de ambos bandos.
"Todos sabemos por qué Joe Biden se apresura a hacerse pasar falsamente por el ganador, y por qué sus aliados de los medios están tratando de ayudarlo: no quieren que se exponga la verdad. El simple hecho es que esta elección está lejos de terminar. Joe Biden no ha sido certificado como el ganador de ningún estado, y mucho menos de los estados altamente controvertidos que se dirigen a recuentos obligatorios, o estados donde nuestra campaña tiene desafíos legales válidos y legítimos que podrían determinar el vencedor final", manifestó. Y añadió: "Los votos legales deciden quién es el presidente, no los medios de comunicación".
Al respecto, el magnate anticipó que a partir del lunes su campaña "comenzará a procesar el caso en la Corte para garantizar que las leyes electorales se cumplan plenamente y que el ganador legítimo esté sentado". "El pueblo estadounidense tiene derecho a una elección honesta: eso significa contar todos los votos legales y no contar los votos ilegales. Ésta es la única manera de garantizar que el público tenga plena confianza en nuestra elección. Sigue siendo impactante que la campaña de Biden se niegue a estar de acuerdo con este principio básico y quiera que las boletas se cuenten incluso si son fraudulentas, fabricadas o emitidas por votantes no elegibles o fallecidos. Solo una parte involucrada en una infracción mantendría ilegalmente a los observadores fuera de la sala de conteo y luego pelearía en la corte para bloquear su acceso", subrayó. Y concluyó: "No descansaré hasta que el pueblo estadounidense tenga el recuento de votos honesto que se merece y que la democracia exige".

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar