El boxeo argentino de luto por la muerte de Miguel Angel Castellini

Deportes 29 de octubre de 2020 Por Redacción
Leer mas ...
Ver galería FOTOS ARCHIVO EL CAMPEON. Miguel Angel Castellini logró el título mundial en Madrid.  EL MAESTRO. Retirado de la actividad instaló una Academia de Boxeo en la ciudad de Buenos Aires.
1 / 2 - FOTOS ARCHIVO EL CAMPEON. Miguel Angel Castellini logró el título mundial en Madrid. EL MAESTRO. Retirado de la actividad instaló una Academia de Boxeo en la ciudad de Buenos Aires.

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

Respetado por su temible pegada, que literalmente "dormía" a sus rivales, el pampeano Miguel Angel Castellini, fue apodado "Cloroformo", precisamente, porque era el efecto que provocaban sus puños.
Ayer, la noticia de su fallecimiento, a los 73 años, en el Hospital Fernández, de Buenos Aires, le puso un crespón negro al boxeo argentino, que lo vio cómo lograba obtener el sexto título mundial para nuestro país frente al español José Durán Pérez, el 8 de octubre de 1976, en el Palacio de Deportes de Madrid.
Castellini marcó una clara superioridad en el desarrollo de los quince rounds, pero en las tarjetas se impuso en fallo dividido, algo que muchas veces ocurrió en este deporte, cuando se le otorga el triunfo al visitante.
Nacido el 26 de enero de 1947 en la capital pampeana, Santa Rosa, inició su trayectoria profesional en San Miguel de Tucumán, el 28 de mayo de 1965, noqueando en el primer round a Domingo Gerez.
Fue la primera de sus 93 peleas en el campo rentado, con 73 victorias, 12 empates y solo 8 derrotas.
La potencia de sus goles lo llevaron a ser uno de los púgiles más convocantes en el estadio Luna Park de Buenos Aires, que fue testigo de sus memorables enfrentamientos con el chaqueño Ramón La Cruz, a estadio colmado, con un saldo de un empate y un triunfo para Castellani.
Pero el pampeano, se trepó a los cuadriláteros de varias provincias argentinas, además de la mencionada Tucumán, haciéndolo en reiteradas ocasiones en su natal La Pampa, Córdoba, La Rioja, Río Negro y Salta, antes de su primera salida al exterior, para derribar por toda la cuenta al brasileño Edmundo Leite en el gimnasio del Palmeiras, de la populosa San Pablo.
El 4 de noviembre de 1972, en otra pelea que definió por la vía rápida, obtuvo su primer cinturón, el argentino de la categoría súper welter, frente a Héctor Ricardo Palleres, en el Palacio de los Deportes de Corrientes y Bouchard.
Entre los años 1975 y 1976, cumplió una interesante experiencia internacional, realizando cinco presentaciones en Europa, las dos primeras en Milan (Italia) y las tres restantes en París (Francia).
Logró cuatro victorias y una derrota, pero al margen de los resultados, adquirió notoriedad en el Viejo Mundo y tras un breve regreso a la Argentina, en el que concretó dos peleas, tuvo su chance mundialista, gestionada, como no podía ser de otra manera, por Juan Carlos Lectoure.
La oportunidad fue aprovechada por Castellini, que logró consagrarse frente al español Durán, en una pelea reconocida por la Asociación Mundial de Boxeo.
Lamentablemente, en su primera defensa, resignó el título, en un combate que tuvo muchas irregularidades en la previa, con una amenaza incluida y que en definitiva se desarrolló en un clima enrarecido en la ciudad de Managua.
El calor sofocante y una noche para el olvido del argentino, fueron muy bien aprovechados por el discreto nicaragüense Eddie Gazo, que lo derrotó en una decisión unánime, el 5 de marzo de 1977, en el Estadio Nacional de Béisbol.
Ese revés lo traumó por el resto de su campaña al boxeador pampeano, que luego de una quincena de peleas, volvió a medirse con el centroamericano, ahora en el Luna Park, sin ningún título en juego, pero en una revancha muy deseada por Castellini, que liquidó el pleito y limpió su honor, con un nocaut tremendo en el noveno round, el 20 de septiembre de 1980.
Esa noche decidió colgar los guantes, después de más de quince años como boxeador profesional, dándole paso a una actividad que desempeñó con una pasión que fue reconocida y respetada por sus alumnos, que encontraron un maestro humilde y de un corazón enorme.
Castellini permanecía internado desde hace algunos días, luego de haber sido diagnosticado con Covid-19, enfermedad que fue minando sus energía y se terminó llevando su vida, el martes 28 de octubre de 2020, en un día de gran dolor para el boxeo argentino.

SEXTO CAMPEON
Antes de obtener su título Miguel Angel Castellini, otros cinco boxeadores argentinos fueron campeones mundiales:
Pascual Pérez (mosca - de 1954 a 1960).
Horacio Accavallo (mosca - de 1966 a 1967).
Nicolino Locche (súper ligero - de 1968 a 1972).
Carlos Monzón (mediano - de 1970 y 1977).
Víctor Galíndez (semi pesado - de 1974 a 1979 y en 1979).

Víctor Hugo Fux

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar