Nuevos valores para hoja verde y la canchada de yerba mate

SUPLEMENTO RURAL 29 de octubre de 2020 Por Redacción
Los nuevos valores entraron en vigencia el pasado 23 de octubre, y se extenderán hasta el día 31 de marzo de 2021. La Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca, dependiente del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, fijó en 24.390 pesos la tonelada de hoja verde puesta en secadero, y en 92.690 pesos la tonelada de yerba mate canchada, también puesta en secadero.

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

La Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca, dependiente del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, fijó en 24.390 pesos la tonelada de hoja verde puesta en secadero, y en 92.690 pesos la tonelada de yerba mate canchada, también puesta en secadero.
En caso de no lograrse ese consenso, los valores serán fijados por la Secretaría de Agricultura Ganadería y Pesca de la Nación.
Los nuevos valores entraron en vigencia el pasado 23 de octubre de 2020 y se extenderán hasta el día 31 de marzo de 2021, tal como lo establece la Resolución 113/2020 de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, publicada en el Boletín Oficial de la Nación, informó el INYM de acuerdo a una réplica de Noticias Agropecuarias
La mencionada Resolución se enmarca en el procedimiento de fijación de precios para la materia prima establecido en la Ley 25.564, en la cual se indica que los mismos deben ser establecidos por unanimidad por el Directorio del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) y que, en caso de no lograrse ese consenso, los valores serán fijados por la Secretaría de Agricultura Ganadería y Pesca de la Nación.

LA YERBA MATE
Tradicionalmente, la yerba se cultivaba de manera simplemente extractiva, aprovechando los ejemplares silvestres del sotobosque, esta práctica ya no se utiliza, en la actualidad hay cultivos de manera ordenada.
Los intentos iniciales de domesticar su cultivo se toparon con dificultades en la germinación, lo que llevó a los sacerdotes de las reducciones jesuíticas, los primeros que emprendieron el intento, a fomentar el replante en zona selvática y la poda como medios de incrementar la producción.
En buena parte de Brasil las pequeñas explotaciones funcionan aún de ese modo.
Para el cultivo organizado, las semillas se cosechan entre febrero y abril; deben plantarse de inmediato o almacenarse con sumo cuidado, para evitar que el endurecimiento de las mismas las haga inviables. A bajas temperaturas pueden almacenarse hasta un año, aunque su capacidad de germinar se reduce abruptamente.
En muchas semillas externamente maduras el embrión es aún rudimentario, lo que provoca larguísimos períodos de germinación en algunos casos. Sin embargo, la reproducción sexual sigue siendo la forma más frecuente de cultivo.
Normalmente las semillas obtenidas de frutos maduros se quiebran y remojan una vez cosechadas; después de dejarlas secar, se siembran menos de 30 días después de su cosecha.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar