¿Quién era Rafaela?: parentescos y sociedades en tiempos de colonia

24 DE OCTUBRE 2020 24 de octubre de 2020 Por Fernando Algaba
Leer mas ...

Banner-Web---La-Opinion----SIGAMOS-CUIDANDONOS

Cada año, el 24 de octubre, festejamos el cumpleaños de la Ciudad. Festejamos el cumpleaños de ella, de Rafaela. Pocas veces nos preguntarnos por qué la ciudad se llama así o creemos en lo que comúnmente se dice. Estos 139 años desde la formación de la Colonia nos encuentran en un contexto que va a marcar un antes y un después, la Pandemia provocada por el Covid-19.

RAFAELA DESDE
LOS INICIOS

La Colonia Rafaela, promovida por la empresa de Guillermo Lehmann, a partir de 1880, con la firma del contrato que hizo junto a los propietarios de estas tierras, debe su nombre a Rosa Rafaela Rodríguez Viana. Ella nació en Asunción, Paraguay, el 24 de octubre de 1840 , y era la esposa de Félix Marcelino Egusquiza Quevedo, oriundo de la misma nación y uno de los dueños de estas tierras.
Entre los propietarios estaban también otro paraguayo, Carlos Saguier, quien era muy amigo de Félix y su cuñado, por ser medio hermano de Rafaela; y el argentino Manuel Quintana, que estaba casado desde 1861, con Susana Rodríguez Viana, hermana de Rafaela. 14 años después de haberlas comprado, en 1880, a través de un contrato con la Empresa Colonizadora de Guillermo Lehmann, comercializan esas tierras para el proyecto de la colonización agrícola donde una de las colonias se llamará Rafaela.
¿Cómo llegaron Egusquiza y Saguier, siendo paraguayos, y el joven político y abogado argentino Manuel Quintana a comprar estas tierras de un futuro promisorio para la Colonización agrícola?. Aunque parezca difícil de entender y sobre todo de explicar, todo tiene que ver con una guerra. Si, la Guerra de la Triple Alianza entre Argentina, Brasil y Uruguay contra el Paraguay, es fundamental para entender el desarrollo de los hechos que dan origen al asentamiento poblacional de la zona y a la imposición de los nombres que las localidades de la zona tienen.

LOS PUEBLOS Y
SUS NOMBRES

Los pueblos de nuestra región y sus nombres generalmente los vemos asociados en primera instancia a teorías, mitos o leyendas. Especialmente los que llevan nombres de mujeres, creyendo que eran “amantes” del colonizador Guillermo Lehmann o en otros casos nombres que provienen de la presencia de frailes evangelizadores previo a la colonización.
Pero en realidad responden en la mayoría de los casos a familiares de los propietarios de las tierras, sus esposas e hijos. Así muchas de las colonias creadas llevan los nombres de las esposas de los dueños de las tierras.
Ya vimos por qué nuestra ciudad, Rafaela, se llama así. De la misma familia de Rafaela se encuentra el pueblo Susana, y se debe a Susana Rodríguez Viana, su hermana y esposa de Manuel Quintana. Otro caso del trío propietario es el del pueblo de Aurelia, que viene del nombre de la esposa de Carlos Saguier, Aurelia Arrotea Alvear (nieta del militar y político Carlos María de Alvear). También podríamos mencionar otros casos como los pueblos de Egusquiza (por Félix Egusquiza) y Saguier (por Carlos Saguier), entre otros.

LOS PARENTESCOS
Se consultó a genealogistas y árboles genealógicos de Rafaela Rodríguez Viana para conocer los parentescos de esos primeros dueños de estas tierras.
La tomamos a ella como si fuera el inicio del árbol genealógico. Su nombre completo era Rosa Rafaela Rodríguez Viana. Sus padres fueron Antonio Ramón de la Paz Rodríguez Sagastume y Francisca Carlota Viana de la Mora. Antonio Ramón nacido en San Fernando, Buenos Aires en 1807, falleciendo en Asunción, Paraguay en 1885. Es decir, su padre era argentino, pero residía en Paraguay desde 1820. Su madre Francisca, apodada “Pancha”, nació el 28 de octubre de 1802 en Asunción, falleciendo en 1883 en Buenos Aires, ya que cuando se desata la Guerra del Paraguay emigran hacia Argentina. Sus hermanos fueron: Susana María del Carmen, Eduardo (1845-1972), y Fernando.
“Pancha” Se casó en primeras nupcias con Antoine Pierre Saguier Verón (1783-1837), un francés militar y diplomático que actuaba en Paraguay, era el Capitán de caballería de la Guardia Imperial Francesa. “Pancha” tuvo con Antoine Pierre 4 hijos: Carlos Saguier Viana (1829-1887), Constanza Saguier Viana, Fernando Saguier (fue ministro plenipotenciario en Argentina) Viana y Adolfo Saguier Viana (llegó a ser Vicepresidente de Paraguay). La mamá de Antonio Ramón de la Paz Rodríguez Sagastume se llamaba Rafaela Sagastume Gutiérrez y la mamá de “Pancha” era Rosa Isabel de la Mora Casal, “hermana del Prócer de la Independencia Fernando de la Mora. Los de la Mora eran una familia con fuertes vínculos comerciales con Buenos Aires” , de ahí provienen los nombres Rosa Rafaela. Su abuelo materno se llamaba Mariano Antonio Viana, de ahí viene un parentesco cercano con Francisco Solano López siendo su mamá Juana Paula Carrillo Viana.
Por su parte Susana María del Carmen Rodríguez Viana (1843-1930) se casó con Manuel Pedro de la Quintana Sáenz Gaona (1835-1906), el 14 de diciembre de 1861. Quintana fue un abogado reconocido y destacado político argentino que llegó a ser Presidente de la Nación en 1904. Fue el pacificador de la guerra del Paraguay. Asesor legal del Banco de Londres en Argentina. Lo podríamos tildar de conductas patrióticas, pero también en sentido contrario polémico en algunas actuaciones como la idea de bombardear la ciudad de Rosario para poder cobrar un empréstito del banco que él asesoraba. Falleció en ejercicio de su presidencia en 1906.

¿CÓMO SE CONOCIERON
RAFAELA Y FÉLIX?

Rafaela y Félix Egusquiza se conocieron en Paraguay durante las visitas de este a su domicilio, donde se reunía con su medio hermano Carlos Saguier, hombres prominentes en la historia política del Paraguay.
“Un ciudadano paraguayo frecuentaba mucho la casa de los Rodríguez. Era indudable que se había enamorado de la hermosa Rafaela…En las salas de la casa se oían conversaciones y era evidente que aquél se entrevistaba muy a menudo con su medio hermano Carlos Saguier y los negocios uníanles cada vez más. Esa persona ejercía sobre ella una atracción especial determinando una misteriosa ansiedad en su corazón, la misma que le preanunciaba los sucesos trascendentes. -Ha llegado tu amigo Félix- avisaban Fernando o Adolfo. Carlos dejaba sus tareas y salía presuroso para recibir a Félix Egusquiza. Este era agente comercial del gobierno paraguayo en Buenos Aires y sus viajes era frecuentes entre la capital argentina y Asunción. Detrás de un inmenso cortinado de terciopelo rojo, Rafaela Rodríguez esperaba el momento de las mutuas presentaciones porque para ella, ésa no era una visita común…”.

MIGRACIÓN HACIA LA
ARGENTINA. FÉLIX, EL ESPOSO

Rafaela vive en Paraguay hasta los momentos previos a la Guerra de la Triple Alianza que se produce en 1965. No hay una fecha precisa pero desde ese momento los Rodríguez, los Egusquiza y los Saguier deciden mudarse a Buenos Aires, seguramente para resguardarse. Félix Egusquiza un agente diplomático del Paraguay en Argentina desde la Presidencia de Carlos Antonio López, el padre de Francisco Solano López.
La muerte del Presidente paraguayo Carlos Antonio López en 1862 repercute en el círculo familiar. “Carlos Saguier, su medio hermano, “de fuerte personalidad y estrechas vinculaciones en el ámbito de los negocios y de la política, conocía el movimiento de la opiniones acerca de los mandatarios de la época. El 20 de setiembre de 1862, desde Asunción, le comunicaba a Félix Egusquiza, residente en Buenos Aires, una escueta noticia que podría tener amplia trascendencia. 
Este acontecimiento, en la mirada de Adela Bianchi de Terragni, marca una antes y un después para estas familias que se dedicaban a la diplomacia política y el comercio entre ambos países, Argentina y Paraguay, porque lo que vendría no sería favorable para ellos tanto por el estilo político del nuevo Presidente. “En octubre de 1862, Francisco Solano López asumió el mando y fue Presidente de la República del Paraguay, sucediendo a su padre. Muchos temían que el carácter del nuevo Presidente y sus ideas, conocidas por los bien informados, trajeran zozobras e inquietudes al Paraguay... Francisco Solano López, colocado en el lugar de su padre al fallecer éste, se perfiló pronto como un dictador despótico… Los acontecimientos de la guerra de la Triple Alianza desatada en 1865 apresuraron la salida del solar patrio de los Saguier y los Rodríguez. El refugio lo hallaron en la república argentina.
“En la calle Artes al número 192 de la ciudad de Buenos Aires se instaló el hogar de la familia de D. José Ramón de la Paz Rodríguez…Un día la mansión argentina de la calle Artes se vistió de fiesta. Rafaela y Félix unieron sus vidas para siempre…El 26 de julio de 1866, el padre de San Nicolás de Bari, D. Eduardo O´Gormann, consagró la unión matrimonial. Testigos de la boda Juan Carlos Saguier y su mamá Francisca. Se dice que Félix Egusquiza era el “tío carnal” de Rafaela.

¿EGUSQUIZA, ACUSADO
DE TRAICIÓN, A QUIÉN?

Félix Egusquiza a poco de comenzar la Guerra de la Triple Alianza, cesa en sus funciones como agente diplomático y es acusado por la justicia argentina de traición, espionaje y ocultamiento de bienes.
“…Durante la guerra, por motivos obvios cesó en su representación del gobierno paraguayo que en su momento lo había designado Agente Confidencial y Representante Consular, cargo que no fue reasumido cuando terminaron las hostilidades. Félix Egusquiza fue procesado, acusado de traición, en Buenos Aires por haber demorado las noticias de la guerra e imposibilitar con esa actitud el resguardo de los fondos paraguayos. La Suprema Corte de Argentina resolvió acerca de la inexistencia del delito de traición porque Egusquiza era súbdito paraguayo y no ciudadano argentino”.
Sobre este tema se consulto al genealogista e historiador paraguayo Martín Romano García algunas cuestiones sobre Egusquiza, que por intermedio de la Dra. Mary Monte de López Moreira, accedimos a él. Entonces nos precisa parte de lo que venimos esbozando. Martín Romano García: “Rosa Rafaela Rodríguez Viana fue la esposa de Félix Egusquiza Quevedo, Encargado de Negocios (Cónsul General) de los López en Buenos Aires inmediatamente antes de la guerra de la Triple Alianza. Fue fundador y accionista del Tigre Hotel de Buenos Aires. Tuvo sucesión en los apellidos Egusquiza Rodríguez Viana, Egusquiza Fynn, Rubio Egusquiza y otros.
Fue protagonista de un sonado juicio referente a su obligación de entregar la declaración de guerra de López a la Argentina, algunas versiones dicen que se tomó unos días para liquidar negocios personales, y otras dicen que se la entregó de inmediato a Mitre, pero que este no la hizo pública para hacer aparecer a López como quebrando las leyes de la guerra al invadir Argentina sin declaración previa”.
Además se le planteó al genealogista una serie de dudas y preguntas, las cuales respondió gustosamente.

- Pareciera ser que Félix Egusquiza pudo haber tenido un papel ambiguo durante la Guerra.
“No creo que así fuera. No profundice en ese caso, pero las varias posibilidades tienen lógica. Cipriano Ayala trajo la declaración y se la dio a Egusquiza, como correspondía. Este la demoro tratando de poner a salvo los fondos de la Legación (no necesariamente fondos personales). Esa fue la acusación, pero como te digo abajo, no corrió, porque al ser paraguayo era la actitud que debía tener. De Mitre siempre se dijo también que demoro la difusión”.

- ¿Qué pasó con dos hermanas de Egusquiza que vivían en Paraguay?
“Dos hermanas de Félix fueron asesinadas por (Solano) López de la peor manera. Una muerta de sed, estaqueada, y otra fusilada. Pero no estaría tan seguro de que fuera por traición a López de Egusquiza. Una hermana hablo hasta por los codos, conspirando contra López (Ramona), y a las otras dos las mataron por sus dichos, y por ser esposa de un militar declarado traidor.

- Es rara la acusación que le hacen. Nos llama la atención que luego Félix continua su vida en Argentina y hace negocios, en esos años realiza la compra de tierras en Santa Fe.
“Los cargos tienen su lógica. Por un lado, los argentinos querían obviamente confiscar los bienes de la Legación y cualquier fondo paraguayo que hubiera. Por otro, creo recordar que finalmente a Félix lo absuelven, diciendo que siendo extranjero no estaba sujeto a las leyes argentinas para los naturales, y por ende no podía ser acusado de traidor. A mi modo de ver, sale muy bien parado”.

- ¿Cónsul general era el máximo cargo diplomático de entonces en representación de Paraguay?
“Sí. Cónsul General, o Encargado de Negocios. Y la Misión era “Legación” pero esos nombres variaron mucho en esa época”.

- ¿Como es que Félix Egusquiza llega a comprar tierras en Santa Fe junto a Carlos Saguier y Manuel Quintana, y luego comercializa con Guillermo Lehmann?
“No lo sé, pero puedo pensar que Félix hizo mucho dinero en esa época. Hay una mezcla de negocios de Estado y negocios de los López. Y después, para un emprendimiento de largo aliento como ese, es lógico que se haya aliado con familiares de dinero. A Lehmann no lo conozco. pero siempre algunos socios ponen dinero y otros conocimientos”.

LAS HERMANAS
RODRÍGUEZ

Rafaela Rodríguez Egusquiza enviudó en 1895 y Susana en 1906. “Susana y Rafaela eran muy unidas, se querían entrañablemente y compartían con los integrantes de la Empresa Colonizadora de Guillermo Lehmann, todas las inquietudes vinculadas con las nuevas poblaciones que se formaban en la pampa argentina, más específicamente, en la llanura santafesina”.
Rafaela falleció 22 de noviembre de 1921 en Buenos Aires y sus restos se encuentran en el cementerio de Recoleta en Buenos Aires, panteón de la Flia. Rubio.

Te puede interesar