Aldo Romitelli, una dolorosa pérdida del deporte rafaelino

Deportes 20 de octubre de 2020 Por Redacción
Leer mas ...
FOTO ARCHIVO RECONOCIMIENTO. Una de las merecidas menciones que Aldo tuvo en el Tiro Federal.  CON AMIGOS. Disfrutando luego de un torneo.
FOTO ARCHIVO RECONOCIMIENTO. Una de las merecidas menciones que Aldo tuvo en el Tiro Federal. CON AMIGOS. Disfrutando luego de un torneo.

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

(Por Darío Gutiérrez, Redacción LA OPINION). - Una dolorosa noticia se conoció en la tarde del lunes. Don Aldo Romitelli dejó de existir a los 90 años. Ocurrió en estos tiempos donde la pandemia provoca mayor tristeza, donde ni siquiera hay un tiempo mínimo para despedir de la manera merecida a quienes han dado mucho por la ciudad, en este caso a través del deporte y de la mecánica en particular.
No se lo llevó el Covid y su deceso no deja de ser sorpresivo ya que se mantenía con su lucidez y semblante característico, pese a estos momentos tan duros para todos.
Fue un artesano de la mecánica y un aficionado del tiro. También podríamos catalogarlo como un adelantado en cuanto a motores, donde su amistad de toda la vida con Oreste Berta fue un gran orgullo.
El Mago de Alta Gracia lo reconoció como uno de sus Maestros. Cuando alguna vez le comentamos sobre esas palabras, Aldo devolvió con creces los calificativos. "Oreste para mi es un hermano, es lo más humilde y honesto que conocí, creo que no fue un mago, el fue un genio, un creador, un sabio de la mecánica", dijo hace algunos años.
Hijo de don Armando Romitelli, que fuera uno de los hacedores de las 500 Millas Argentinas, Aldo le dio aún mayor relevancia a uno de los apellidos que son símbolo del automovilismo rafaelino. Incluso se dio el gusto de subirse, en la carrera de Baquets con que se conmemoró el centenario de las carreras organizadas por Atlético, a un Dort con el que Armando ganó una competencia de 1921 en Rafaela.Incluso se dio el gusto de subirse, en la carrera de Baquets con que se conmemoró el centenario de las carreras organizadas por Atlético, a un Dort con el que Armando ganó una competencia de 1921 en Rafaela.
Más acá en el tiempo lo tuvimos muy presente e involucrado con el Tiro Federal, siendo protagonista a nivel aficionado, y acompañando permanentemente a su hijo Claudio, y a su nieto Germán, varias veces campeón argentino, Sudamericano, Panamericano y Latinoamericano de Tiro Práctico. A modo de anécdota, hace unos años acondicionó una réplica de un cañón Napoleónico en las instalaciones del Tiro.
En una de las últimas imágenes que nos quedan de Aldo pudimos observarlo leyendo el Martín Fierro en italiano. Fue hace pocos días en el taller familiar, donde pasaba varias horas acompañando a su hijo Claudio. En ese momento nos había contado que lo había retomado luego de muchos años y quería terminar de leerlo. Ojalá su deseo se haya cumplido.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar