¿La humanidad le ha dado la espalda a Dios?

Información General 17 de octubre de 2020 Por Alicia Riberi
Leer mas ...

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

Una honda tristeza me invade al ver lo que pasa en mi país, en qué lo que lo están convirtiendo.
La libertad es un don y un enorme regalo de Dios y la han avasallado. Con la excusa de la pandemia encierran a la población y la privan de los derechos más básicos, como es ver a una madre, a un hijo o una hija, que está en otra ´provincia y está muriendo; a los propietarios de viviendas o terrenos en distintos lugares del país, no los dejan ir a controlar sus propiedades y se los saquean o los usurpan, como si fuera normal. Asesinan sin piedad y roban como medio de vida y lo tenemos que aceptar, ya que un delincuente es más apreciado, parecería, que un ciudadano de a pie o un jubilado que percibe un haber menor que un preso. Han encerrado a los sanos, en lugar de pedir a los que padecen enfermedades de base, o son de edad avanzada, que se queden en casa y a los chicos y jóvenes sanos dejarlos ir a la escuela, la Educación señores no se negocia, entre gallos y medianoche quieren sacar una ley que ya tiene media sanción –ESI- y pretenden obligar a los padres que acepten todo el contenido de una ley, que a mí entender es una verdadera vergüenza y llamo a los padres que se informen, ya que sé que la gran mayoría, cuando pretendan ponerla en práctica reaccionarán masivamente. Es que creen que el estado va a educar a nuestros hijos como quiere, sin importar los valores inalterables de una verdadera familia. Los hijos son de una familia y no del estado. Es evidente que se le ha dado la espalda a Dios, pero han olvidado que el poder de Dios es muy superior al del hombre malvado y lo corroboramos con las escrituras…Porque él tiene compasión y enojo, absuelve y perdona, pero descarga su ira sobre los malvados…eclesiástico 16-11. Y dijo: Este es mi mandamiento: que se amen unos a otros, como yo los he amado…y en contraposición nos advirtió del odio de los impíos, pero también dejó claro:.. Si no me voy, no vendrá a ustedes el Defensor, pero si me voy, lo enviaré a ustedes…Juan 15-7. Es por eso que les digo desde el fondo de mi corazón, a los que aman la familia, la defienden, los que tienen como premisa los valores inalterables que nunca se fueron, sino que se escondieron, generosidad, verdad, humildad, respeto, que luchemos por ellos… Qué pasa, estamos anestesiados, no advertimos lo grave de la situación. Como docente no lograrían hacer que aplique la ESI, tal cual está.
Es que no vemos que nos vienen mintiendo desde hace años y dan migajas a los que “se rompen el lomo” trabajando y le meten la mano en los bolsillos todo el tiempo, diciendo:- es el último esfuerzo- sin sacar de sus bolsillos ya que poseen sumas siderales y un trabajo bastante liviano y son votados para representarnos y cuando asumen se olvidan o se hacen los “sotas”.
Pero cuidado a los que tratan de administrar la justicia a su antojo, ignorarla, vapulearla, ya que creo fervientemente en lo que dice el Señor: No piensen que he venido a abolir la ley o los profetas. No vine para abolir sino para cumplir. Les aseguro que mientras duren el cielo y la tierra, ni una letra, ni una coma de la ley dejará de realizarse…Mateo 5- 17,18.
Ahora bien, debemos más que nunca ser prudentes, críticos, sensatos, pacíficos pero firmes y dispuestos a defender nuestros derechos sin descanso.
Finalmente, entre gallos y medianoche no se sacan las leyes, lo decretos no son saludables, la violencia destruye, el diálogo abre el camino y garantiza al menos la posibilidad de armar un proyecto que nos incluya a todos y no a unos pocos.
Autoridades, los respeto, pero le pido que reflexionen, no podemos seguir eternamente encerrados, hablen con la población y confíen en nosotros y al que no se cuida, seguramente no le irá bien. Volvamos a Dios, a la oración y a la Fe, que mueve montañas. Recorran las calles, la gente está triste, con depresión, con rebeldía…ya basta.
A todos les digo:- volvamos a Dios todopoderoso como cada uno lo concibe, reconozcamos nuestras miserias y comencemos de nuevo. Siento que la humanidad le ha dado la espalda a Dios. 


Te puede interesar