Mercedes EQC 4x4: imparable y respetuoso del medio ambiente

Automotores 16 de octubre de 2020 Por Redacción
Leer mas ...

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

El Mercedes-Benz EQC 4x4² es una especie de monstruo capaz de superar cualquier obstáculo que la naturaleza interponga en su camino... sin que el coche dañe en absoluto su entorno, al estar propulsado por energía eléctrica limpia. Con este modelo, la marca alemana de la estrella ha explorado las posibilidades off road extremas que podría tener su primer eléctrico, el EQC 400, y ha creado una criatura que puede definirse como mitad EQC y mitad Clase G.
La base, como se aprecia a simple vista, es un EQC 400 4Matic al que se le han incorporado unas suspensiones específicas multibrazo y neumáticos off road (en talla 285/50 R 20) con los que poder aventurarse por escenarios muy diferentes a la ciudad... siempre que el peso del coche no sea un obstáculo insalvable.

PARA VADEAR RÍOS
Respecto al EQC tiene muchas ventajas off road, como los 293 milímetros de altura libre al suelo, más del doble que la de EQC de producción, que se queda en 140 milímetros (porque predomina la aerodinámica sobre las prestaciones off road) e incluso superior a la de un Clase G, el icono de los todoterreno de Mercedes. Así, la profundidad de vadeo con la que podríamos afrontar el cruce de ríos con el EQC 4x4² sería de hasta 40 centímetros, frente a los 25 del EQC.
Los ángulos, lógicamente, también mejoran, con 31,8 y 33 grados de ataque y salida respectivamente, mejores que los de un G. También se adapta la electrónica, con programas Off-Road reorientados hacia la conducción off road extrema.

RUGIDOS A TRAVES
DE LOS FAROS
Además, otros detalles revelan su naturaleza salvaje, como el rugido que emite... a través de los faros o la adopción de accesorios para la aventura, como las bacas, la tienda de campaña para el techo o incluso un bote inflable.
Con este EQC 4x4² ya son tres los modelos que Mercedes ha creado mediante esa denominación peculiar que identifica a los 4x4 más extremos. Los otros fueron el E 400 All-Terrain 4x4² de 2017 y el G 500 4x4² de 2015 que incluso se llegó a comercializar.

MERCEDES QUIERE MAS
QUE SER MERCEDES
La marca alemana quiere garantizarse una rentabilidad sostenida en el futuro y, aparte de reducir costos, extenderá el lujo a la experiencia cliente, se electrificará a partir de plataformas específicas y tendrá su propio sistema operativo.
«Construiremos los coches más deseables del mundo, pero también nos transformaremos para ser más rentables y, así, dar mayor valor al accionista». En estas tres frases se puede resumir la nueva estrategia que Ola Källenius, CEO de Daimler y de la principal marca del grupo, Mercedes-Benz, ha desvelado. Una hoja de ruta dirigida a lograr una alta rentabilidad sostenida en el tiempo y con independencia de las condiciones, llegando «al doble dígito si son favorables».
Para ello, se abordará una reducción de costos -hasta un 20% los fijos de aquí a 2025- y un ajuste de los volúmenes de producción de cara a alcanzar antes el punto de equilibrio a partir del cual se logran beneficios. Y con ellos, sufragar el paso a la electrificación.
«Somos una marca de lujo, y así debemos pensar y actuar», señaló Källenius, quien plantea que ese concepto se extienda a toda la experiencia alrededor del automóvil para fidelizar así a los clientes de un segmento que crecerá cuatro veces más que el mercado global hasta 2030. Y con una bolsa de potenciales compradores que llegará a los 95 millones de personas en esa fecha, si consideramos a aquellas con unos ingresos anuales de más de 250.000 dólares.
En términos de producto, eso llevará a replantear tanto la oferta como los precios, y también a dar un protagonismo desconocido a las submarcas de Mercedes, que deben contribuir de forma sustancial al beneficio de la empresa. Se trata de la de altas prestaciones AMG (que intensificará sus lazos con la escudería de Fórmula 1); la de superlujo Maybach;G (centrada en el icónico todoterreno nacido hace 40 años) y EQ, la más reciente y sólo el primer paso en la electrificación de la compañía.

PLATAFORMA ESPECÍFICA
PARA COCHES A PILAS
De hecho, Mercedes espera tener 45 modelos híbridos o 100% a pilas a finales de esta década, hasta el punto de que supongan el 50% de sus ventas mundiales mientras va reduciendo (hasta un 70%) las inversiones en versiones de combustión. Así, el directivo aseguró que tanto AMG como Maybach y G tendrán sus modelos electrificados, aunque el gran salto adelante se producirá con la llegada de las plataformas específicas para esta tecnología.
Primero, la denominada EVA, para modelos grandes y que se estrenará el año que viene con el EQS, una especie de Mercedes Clase S a pilas con hasta 700 kilómetros de autonomía. Luego, aparecerán otros tres vehículos, una cupé más deportiva y dos SUV. A esta base mecánica se añadirá otra denominada MMA, también 100% eléctrica, y que se centrará en coches de tamaño mediano y compacto.
Hasta ahora, el camino ha sido electrificar modelos existentes, como hizo transformando el GLC en el EQC y la Clase V en la EQV; y repetirá la jugada sobre el GLA (reconvertido a EQA antes de final de año y el GLB, del que saldrá en 2021 el EQB, último modelo que nacerá bajo esta filosofía.

SISTEMA OPERATIVO
PROPIO PARA SUS COCHES
Para potenciar la expansión de estos vehículos, el constructor confía en las alianzas que ha sellado en el terreno del desarrollo de las baterías, cuyo precio considera que descenderá más rápido de lo previsto. Aunque en otros terrenos ha decidido ir por libre.
Así, desde 2024 su coches contarán con un sistema operativo de desarrollo interno, cuando este elemento es el más importante en unos automóviles que son computadoras con ruedas continuamente conectadas y generando millones de datos.
El sistema, denominado MB OS, permitirá conocer mejor a los clientes y asentar su lealtad a la marca. Porque se trata no sólo de venderles «un coche para cada momento de su vida», también servicios asociados, actualizaciones de los sistemas, suscripciones, etcétera. Y no es una cuestión menor: los servicios digitales deberían aportar 1.000 millones de euros al beneficio operativo en 2025. Sin dudas, de otra galaxia. (Fuente: El Mundo Motor).

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar