Editorial

La Palabra 17 de octubre de 2020 Por Raúl Vigini
Carta abierta a Oscar Valles (*)

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

Me acuerdo como si fuera ayer, cuando en mi ciudad de Rafaela el éxito de la década del 60 -la música popular argentina- estaba simbolizada en un lugar que tenía como característica principal un escenario modesto y muchas mesas y sillas para disfrutar del mejor chop con ingredientes en familia mientras se presentaban los más encumbrados artistas. Todo eso en la vereda sin cobrar entrada. Era Viviano Parra y su familia que lo proponía para los rafaelinos. Fue difícil imitarlo. Y allí se comenzó a escuchar en mi casa un simple en nuestro precario tocadiscos: de un  lado "Guitarrero" de Carlos Di Fulvio y del otro "Del tiempo'i mama" de Polo Giménez, ambos por Los Cantores de Quilla Huasi. Pasaron algunos años y te encontré con Roberto Palmer, Carlos Lastra y el Ramón Navarro en el Teatro Auditorium de Mar del Plata. Ahí comenzó otra historia. Una primera carta a tu oficina y la primera respuesta. Pasaron casi treinta años. Nos vimos dos veces más. Y siguen yendo y viniendo cartas de todos los tamaños con todas las noticias. No siempre las buenas. Pero las cartas siguen llegando. Tu trayectoria te hizo popular. Tus emprendimientos, famoso. Tus condiciones artísticas, un grande. Y para los que pudimos llegar un poco más adentro de tus cosas, vimos a un luchador. Se te escucha decir con sorpresa y orgullo que más de dos mil versiones de tus temas fueron grabados en el mundo. Tal vez la producción literaria y musical supere los tres dígitos, y esto lo suponemos nosotros. Y aunque los días tórridos no nos traigan siempre agua fresca, tu desafío hoy sigue desde algunas circunstancias especiales, pero seguís en la composición, en la creación. El envase a veces se puede deteriorar, pero quién es capaz de quitarnos nuestro crecimiento interior. Para mí, el reconocimiento que recibiste la noche del Premio Nacional "El Gauchito" por tu trayectoria significó poder estar cerca de un creador que nos dejó una parte muy importante del cancionero argentino para bien de los que seguimos creyendo en que las bases de la Nación se construyen a partir de sentir nuestros símbolos patrios, a los que habrá de agregarles el patrimonio cultural que nos brinda el folklore. En nombre propio y en el de quienes escucharon emocionados alguna vez La gringa, Vallecito, La compañera, La guitarra, El progreso, Señor Chaplin, La luna en tu pelo, un abrazo grande y hasta pronto. 

PD: "Tantas cosas nos recuerdan el pasado que es imposible olvidar lo que se quiere..." 

Raúl Alberto Vigini  

(*) Publicada en el Suplemento “Campo y Familia” del diario La Opinión de Rafaela dedicado a la entrega del Premio al Mérito Agropecuario “El Gauchito” que se realizó en la ciudad de Buenos Aires el 10 de noviembre de 2000. Oscar Valles falleció el 17 de marzo de 2003.

 

Te puede interesar