Europa se recupera más lento que EE.UU.

Suplemento Economía 11 de octubre de 2020 Por Redacción
La caída más abrupta del PBI en el 2020 y recuperación más lenta en los próximos dos años de Europa en relación a Estados Unidos puede deberse a una cuarenta más prolongada y estricta, así como a un programa de impulso monetario menor para mitigar efectos negativos de la crisis.

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

Por Matías Fontanetto

En lo que se refiere al nivel de actividad en Europa, el Banco Central Europeo (BCE) proyecta una reactivación importante en el tercer trimestre luego del colapso registrado entre los meses de abril y junio. El rebote además tiene la ayuda de la política económica, con esquemas fiscales más expansivos y condiciones financieras laxas, y un gradual fortalecimiento del comercio internacional. Pero el escenario no está libre de advertencias, el rebote no permitirá un recupero rápido del terreno perdido y está sujeto a una dosis importante de incertidumbre respecto de la evolución de la pandemia y los contagios en los próximos meses, con Europa ingresando en temporada otoñal e invernal.
La autoridad monetaria europea estima que tras la caída en el PBI del 11,8% del segundo trimestre, en el tercer trimestre se crecerá 8,4% y para el cuarto trimestre la expansión alcance el 3,2%, sujeto a las medidas de contención que puedan dictarse para mitigar nuevos rebrotes del virus. Con esta distribución trimestral del crecimiento, el PBI anual 2020 quedaría con una fuerte caída del 8%, es decir el doble de la caída esperada por la Fed (la Reserva Federal de Estados Unidos) para la economía norteamericana. La recuperación de lo perdido demoraría dos años, es decir que recién en el 2022 los europeos encontrarían los niveles de actividad pre crisis.
A modo de flashback, el 12 de diciembre del año pasado, la titular del BCE, Christine Lagarde, había estimado un crecimiento para la eurozona en 2020 de 1,1%, aunque claro está sin tener en cuenta que poco después una pandemia global convertiría cualquier estimación en letra muerta. 
En cuanto al mercado laboral europeo, se terminará este año con una tasa de desempleo mayor a la de proyectada por la Fed para EE.UU., en el orden del 8,5%, incrementándose al 9,5% el próximo año para luego descender al 8,8% en el 2022. Las rigideces institucionales en el mercado laboral europeo en lo que respecta a su legislación en relación a la norteamericana le impiden tener la flexibilidad necesaria para ajustarse rápido tanto en la suba de desempleo, cuando la crisis irrumpe, como en el descenso del mismo cuando la recuperación comienza, conviviendo en los próximos años con tasa de desocupación por encima de pleno empleo.
El BCE estima una inflación del 0,3% para este año. Este aplacamiento del índice de costo de vida para 2020 no se debe únicamente a la fuerte recesión, sino también a la baja en los precios de la energía y a ciertos cambios en los impuestos en países centrales, como por ejemplo la baja del IVA en Alemania. La Inflación Core, que excluye el impacto de los precios de la energía, se estima será del 1,1% este año.
Esta menor inflación proyectada, caída más abrupta del PBI en el 2020 y recuperación más lenta en los próximos dos años de Europa en relación a Estados Unidos, puede deberse a una cuarenta más prolongada y estricta, así como a un programa de impulso monetario menor para mitigar efectos negativos de la crisis. En este sentido, el plan original de emergencia supone la compra de activos por 1,35 billones de euros, de los cuales solo se compraron 500.000 millones, es decir una quinta parte de lo comprado por la Reserva Federal americana.
La tasa de interés actualmente está en 0% y se proyecta que continuará en estos niveles en los próximos dos años. No existen argumentos para subir la tasa de interés en los próximos años si la inflación se mantiene baja y el desempleo resulta mayor al de pleno empleo. Al igual que la Fed, el BCE propone tasa interés real negativa, es decir comparando la tasa nominal versus la inflación.
Al analizar cómo evolucionan los sectores industriales y de servicios en los principales países europeos, se observa que el índice PMI Industrial se mantiene en zona de recuperación en Alemania, Italia e Irlanda. En cambio, vuelven a la recesión en Agosto países como Francia y España. En el sector servicios, la desaceleración es generalizada (a excepción de Irlanda), con países que frenan fuerte pero siguen en una expansión más moderada como el caso de Alemania y Francia, habiendo otros que vuelven a la recesión, como ser Italia y España.
La economía que peor la pasó en agosto fue España, que no solo se contrae en la industria sino también en los servicios. Francia tampoco está cómoda con su industria en recesión y los servicios enfriándose, estando pendiente la recuperación de los servicios en Italia que volvieron a la zona de recesión en Agosto.
Francia, Italia y España son los países más afectados por el surgimiento de una segunda ola de contagios, que afectan el nivel de actividad por la definición de nuevas restricciones temporales, sin llegar a cuarentenas o cierres totales. Este freno de actividad llega a tan solo dos meses de rebote de la economía y reafirma las dudas sobre la reactivación en los próximos trimestres debido a los rebrotes del virus.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar