La pandemia es una tragedia y una oportunidad para mejorar las ciudades

Información General 10 de octubre de 2020 Por Esteban Soldano
Leer mas ...
LA CIUDAD ORDENADA. No se logra con hechos aislados sino como proyecto a mediano y largo plazo.
LA CIUDAD ORDENADA. No se logra con hechos aislados sino como proyecto a mediano y largo plazo.

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

Mientras en ciertos lugares del mundo la situación está medianamente controlada en nuestro país la pandemia alcanza su punto más alto, el contagio corre como fuego, se retrocede con la estrategia, el común de la gente critica y actúa según su criterio desde la soberbia, el miedo al error empieza a cosechar lo mejor de su juego diabólico. Pero si no se tropieza con la misma piedra, siempre hay salida, si se trabaja en lo que cada uno está preparado, sin banderías políticas partidarias.
La civilización se ha mantenido a través de los siglos exigiendo un gran esfuerzo tanto individual como colectivo. Nuestro desafío es volver a la mirada original, ser conscientes de la necesidad de preservar recursos y materiales en beneficio del desarrollo global. La aparición de las denominadas nuevas tecnologías, ciudades más inteligentes, identidad digital y redes 5G, serán algunas de las tendencias que marcarán el ritmo de esta década. Hoy más que nunca las comunicaciones a través de estas herramientas forman parte de nuestra cotidianidad, en actividades productivas y de servicios, aportando recursos básicos para mejorar emprendimientos públicos y privados en el desarrollo de todo tipo de actividades. La información juega un papel crucial en la sociedad moderna. La tecnología ha cambiado las formas de trabajar. Una sociedad informatizada donde el sector de la formación, de los servicios y de la imaginación ocupan un lugar prioritario. de la imaginación ocupan un lugar prioritario. Estas nuevas tecnologías multiplican exponencialmente la capacidad de interacción global. La apertura a los mercados internacionales crea nuevos comportamientos en las ciudades y la forma de gestionarlas. Sus habitantes participan de un entorno global. Necesitan intercambiar ideas e información, interactuar con territorios y personas fuera de los propios límites. Como profesionales tenemos la responsabilidad de vislumbrar decisiones acertadas que marcarán nuevos caminos. Observar, elegir e identificar los temas críticos, escuchando e interpretando las necesidades de los ciudadanos.
Así, se producirán proyectos inteligentes, generando acciones coordinadas y eficientes que fortalezcan la vecindad en este gran conglomerado urbano y humano. Un proyecto de ciudad orientado a un equilibrio entre la cohesión y el nuevo desarrollo social. Estrategias económicas y sensibilidad ciudadana con el medio ambiente para que nuestras ciudades puedan afrontar con inteligencia y solvencia el reto de desarrollo sostenible en esta nueva etapa de globalización.
Las acciones concretadas en el desarrollo urbanístico y arquitectónico son una contribución al legado cultural y social. Consolidando el planeamiento y el diseño urbano a través de acciones adecuadas, sensibles y armonizadoras en nuestra sociedad. Así, en esta etapa nuestras ciudades retomarán y recuperarán el control sobre su destino.
A medida que las sociedades se vuelven más complejas, es necesario que la conducción y la administración del bienestar colectivo aporten un legado que garantice e incremente un futuro mejor El desafío más complejo, es comprender los sentimientos y particularidades sociales, reduciendo a casi cero la incertidumbre frente al futuro.
Históricamente las enfermedades han impactado en la concepción y la construcción de las ciudades. Pensemos en equipos interdisciplinarios para crear nuevos planes, proyectos y obras; no como hechos aislados sino como la prosecución de un legado a largo plazo, un hito de esperanza. Tendremos que seguir respetando la dinámica propia de una gran ciudad y demostrar que las transformaciones ciudadanas son posibles. Ya hay muchos ejemplo de ello.
Debemos ser innovadores pero conscientes de las nuevas problemáticas que impondrá la post pandemia y que el planeta exigirá a sus habitantes. Seguir pensando y trabajando en temas fundamentales como la educación, la vivienda, el espacio público, la accesibilidad, la movilidad. Y esencialmente en la salud, concretando la realización de una infraestructura sanitaria necesaria para esta y futuras embestidas. Es indispensable a su vez comprender la línea histórica y cultural que nos une con las generaciones precedentes para no cortar el hilo del devenir y no producir quiebres bruscos que conviertan a la ciudad en un producto artificial, propio de pensamientos circunstanciales. Son necesarias las alianzas entre instituciones profesionales y empresarias, estableciendo puentes en función de objetivos comunes.
Esta pandemia nos brinda una enorme oportunidad para mejorar, repensar, redefinir y realizar nuestro aporte como profesionales en todos los niveles. Nuestra sociedad global tiene recursos suficientes para coordinar nuestra supervivencia si nos organizamos en una forma de vida más modesta y solidaria. Un faro que ilumine para concretar el presente y vislumbrar el futuro. Lo más difícil a veces se resuelve de la manera más fácil.
"Y la vida es uno mismo, y uno mismo son los otros. ". Juan Carlos Onetti

Te puede interesar