El poder judicial, clave en naciones informadas

Notas de Opinión 10 de octubre de 2020 Por Redacción
DE MAQUIAVELO A HARARI
YUVAL NOAH HARARI. El reconocido escritor e historiador israelí.
YUVAL NOAH HARARI. El reconocido escritor e historiador israelí.

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

Por Alexis Chaves (*) - Especial para Noticias Argentinas. - En este universo cada vez más hermenéutico, la justicia debería ser el regulador natural, fuerte y efectivo del futuro incierto que se nos avecina, sobre todo para preservar el carácter central que adquieren las instituciones.
En el año 1521, el diplomático y filósofo político Nicolás Maquiavelo (en italiano Niccoló Machiavelli), publicó ideas acerca del "Arte de la Guerra" y le hablaba a Lorenzo di Filippo Strozzi sobre ese libro inspirado en los escritos de Sun Tzu, en donde le decía: "Si consideramos las antiguas instituciones, no encontraríamos cosas más unidas, más acordes, y que necesariamente se amen tanto unas a otras, como éstas; porque todas las artes que se organizan en una civilización por el bien común de todos los hombres, todas las instituciones en ella establecidas para vivir en el temor de Dios y de las Leyes, serían vanas si no estuviera preparada su defensa; las cuales bien organizadas mantienen a aquellas (aun cuando no estén bien organizadas)".
Atento a las reflexiones mundanas que nos aquejan bajo las circunstancias actuales, vemos que han pasado 500 años en la evolución del pensamiento y hoy se sigue ese tratamiento más bien de Homo Deus junto a la historia de lo que será el mañana. Ahora, si nos apartamos un segundo para seguir perfilando el contexto que intentaremos describir, volvemos al estratega Sun Tzu cuando considera que el supremo Arte de la Guerra es someter al adversario, pero sin luchar… con lo cual distinguiremos a la inteligencia, de los bárbaros.
En una primera conclusión arribamos a la premisa de que la fuerza estaría sin duda alguna en el conocimiento, y en todo caso en la inteligencia. El escritor e historiador israelí Yuval Noah Harari (por eso nombramos recién una de sus obras) en Homo Deus, señaló algo tan central, como vigente… ¡Registra, sube, comparte! En donde claramente el individuo -el sujeto- se convierte en un minúsculo "chip" dentro de un sistema gigantesco que en verdad nadie termina de entender bien y solo opinamos lo que pretendemos que sea lo más lógico para nuestro sentir y ver las cosas. Este flujo incesante de datos desencadena nuevas invenciones y disrupciones que, en definitiva, ya nadie planea, ni controla, ¡simplemente porque fluyen! Una espiral del avance, del conocimiento científico y del comportamiento psíquico.
Estamos en presencia de un mundo en permanente avance (al menos tomemos esto por el carácter positivo), en donde el "dataismo" que Harari nos desarrolla, es la representación simbólica, numérica, alfabética, espacial, de un atributo o variable no solo cualitativa, sino cuantitativa, que describe hechos empíricos, sucesos y entidades a las que estamos permanentemente expuestos. (Donde esos datos no son ni liberales, ni humanistas).
Sin embargo, debemos señalar que tampoco será anti humanista este mundo cambiante y cosmopolita. Vale decir que la interpretación es filosófica. Claro que es un flujo de información constante, que es interpretado y justificado como valor superior y la libertad de esa información, será el mayor bien de todos. Dicho todo este panorama, volveremos al principio del artículo, concluyendo que es el Poder Judicial (del juicio) de las naciones interconectadas el que deberá velar por el bien común de ésta que es nuestra civilidad (en última instancia), en donde nos demandará tener una capacidad mental que implicará nuestra habilidad de razonar, planificar, resolver problemas, repasar de manera abstracta, intuir ideas complejas, aprenderlas rápidamente y valorar siempre la experiencia pasada, porque "(…) la sociedad necesita sacar una moral inteligente de su gente", sostuvo Ruth Bader Ginsburg, quien fue jueza de la Corte Suprema y jurista estadounidense que bregó por la igualdad legal de genero.

(*) Politólogo - Asesor Parlamentario.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar