El comercio internacional en rojo

Editorial 09 de octubre de 2020 Por Redacción
Leer mas ...

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

Como la pandemia global atraviesa todas las actividades del hombre, con impactos significativos en salud, educación, trabajo, entretenimiento y uso de tiempo libre, la esperanza de una próxima vacuna que devuelva certidumbre y normalidad a la vida permitirá también salir de esta fase de emergencia que nos gobierna en todo sentido bajo la figura de los protocolos, en la que se prohíben abrazos y consagran distancias sociales y sanitarias. En este marco, el comercio y la economía global hacen estimaciones para tratar de develar el misterio de cuando se saldrá de esta etapa recesiva y se recuperará la senda del crecimiento. Y Argentina debe estar muy atenta a estos escenarios en los que se resuelve el intercambio comercial porque necesita, imperiosamente, aumentar sus exportaciones como forma de elevar el ingreso de los dólares que tanto escasean y desestabiliza la economía nacional. 
En este contexto, el comercio mundial dio muestras de reactivación tras la crisis económica provocada por el coronavirus, aunque esta mejoría puede llegar a verse afectada por los actuales efectos de la pandemia, advirtió la Organización Mundial del Comercio (OMC). El organismo prevé ahora una disminución del 9,2% del volumen del comercio global de mercancías para 2020, frente al 12,9% pronosticado en abril para la más optimista de las dos hipótesis planteadas frente al desarrollo del virus, según un informe de la organización.
El informe prevé, además, un aumento de 7,2% en 2021, aunque aclaró que las estimaciones están "sujetas a un grado de incertidumbre inusualmente elevado", ya que dependen de la evolución de la pandemia. El cálculo se basó en los resultados comerciales de junio y julio, meses en que los productos relacionados con la Covid-19 tuvieron un fuerte incremento en sus ventas y en que se flexibilizaron las medidas de confinamiento.
La OMC también consideró posible que los resultados sean más negativos si en el cuarto trimestre hay un rebrote del nuevo virus. En cambio, la previsión del 7,2% para 2021 es más pesimista que la anterior estimación (21,3%) y situó al comercio global de 2021 muy por debajo de la tendencia que mostraba antes de la pandemia. Las previsiones indicaron importantes aumentos porcentuales de los volúmenes de exportaciones e importaciones en todas las regiones para ese año. Los cálculos marcaron un crecimiento de las importaciones de Asia y América del Sur de 6,2% y 6,5%, respectivamente.
Las caídas más pronunciadas durante este año tuvieron lugar en Europa y América del Norte, donde las exportaciones se contrajeron 24,5% y un 21,8%, respectivamente, mientras que las exportaciones de Asia disminuyeron 6,1%. En el mismo período, las importaciones se redujeron 14,5% en América del Norte y 19,3% en Europa y 7,1% en Asia.
El comercio de servicios tuvo una caída de 23%, afectado por las restricciones a los viajes internacionales, que disminuyeron 80% entre principios de enero y mediados de abril, con una recuperación posterior hasta el 57% de su nivel de principios de año. El comercio agropecuario se contrajo menos que el promedio mundial en el segundo trimestre (-5% frente a -21%), exportándose incluso en las situaciones de confinamiento estricto. La industria automotriz registró el mayor descenso, con un pico de 70% en abril, y tuvo un repunte en junio que la ubicó en un 26% menos respecto del año anterior. 
Una visión optimista mostró, a pesar de los números negativos actuales, la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, quien esta semana consideró que la recesión mundial de este año, por la pandemia, será menos severa que lo previsto. La funcionaria admitió que habrá "pérdidas de empleo, quiebras e interrupciones en la educación" en todo el planeta. En un discurso previo a la reunión semestral del Fondo Monetario y el Banco Mundial que se concretará la semana próxima, Georgieva reconoció que la recuperación de la economía global representa "una larga ascensión, desigual e incierta". El 24 de junio último, el organismo había pronosticado que el PBI mundial caería 4,9% este año a raíz del impacto del coronavirus en la actividad económica, pero ahora, sin dar cifras, estimó que ese nivel de retracción podrá ser algo menor.
La directiva señaló que el apoyo que brindaron los Estados para mitigar los efectos de la pandemia, fue clave para "poner un piso", con cerca de 12 billones de dólares en ayudas para los hogares y las empresas. Además, puntualizó que en Estados Unidos y en Europa, la recesión "no fue tan pronunciada como temían los economistas", y destacó una "recuperación más rápida a lo esperado" en China.
Para Latinoamérica y el Caribe, el FMI había pronosticado hace cuatro meses una contracción del PBI de 9,4% en 2020; pero esta semana mejoró sustancialmente la previsión para Brasil -el segundo socio comercial de la Argentina- que según las estimaciones del organismo, caerá 5,8% este año. Y en el caso de Argentina, las proyecciones dan cuenta de una caída en torno al 13%. 




Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar