Un debate que atraviesa la identidad cultural

Locales 07 de octubre de 2020 Por Darío H. Schueri
La Cámara de Diputados de la Provincia podría tratar y darle media sanción al proyecto de ley de Educación Sexual Integral, conocida por su sigla ESI. Establece que la educación sexual integral santafesina se brindará con "perspectiva de derechos humanos, género y diversidades sexuales".

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

(Desde Santa Fe). Aunque aún restan algunos plumazos para la redacción definitiva, es probable que este jueves se trate en el recinto -virtual- de la Cámara de Diputados la Ley de Educación Sexual Integral (ESI). De todos modos, la diputada pro vida Betina Florito, compañera de bancada de la líder del sector Amalia Granata, consideró que "el dictamen de mayoría todavía no nos representa, habrá que afinar conceptos para evitar suspicaces y equívocas interpretaciones".
Florito se refiere a la inclusión en el texto de los derechos no reproductivos: "Sabemos que se está haciendo clara alusión al aborto, por lo cual no vamos a acompañar un proyecto que hable del aborto, y mucho menos promoverlo en las escuelas; también se habla de “probar conductas placenteras", que es algo muy subjetivo, demasiado ambiguo, porque hasta inclusive una adicción puede interpretarse como una conducta placentera”, opinó la diputada Somos Vida.
Florito entiende que la normativa "habla de asegurar los derechos del placer sexual, y eso también es muy subjetivo y no corresponde que esté en una Ley sobre cuya base el Ministerio de Educación deberá armar programas para bajar a las escuelas". También la compañera de Granata alude a que "están resguardados todos los derechos de jóvenes y adolescentes, pero poco se habla de la primera infancia".
Cabe señalar que Granata y Florito elaboraron un texto alternativo a la Ley de radicales y socialistas (que acompañan también otros bloques, como los de Del Frade y Giustiniani) del cual varios párrafos Florito, tras pacientes negociaciones consiguió que, al menos en la Comisión de Educación, se intercalen, tales como el derecho de los colegios confesionales para que se respete su tradición cultural o ideario, y básicamente que tomen parte del trabajo en la educación sexual de los niños y jóvenes las familias.
Amalia Granata y Betina Florito comparten la necesidad de la iniciativa de "establecer la enseñanza de la ESI en todos los niveles obligatorios y en todas las modalidades del sistema educativo público de gestión estatal y de gestión privada, dependientes del Gobierno de Provincia de Santa Fe".
Ambas legisladoras Pro Vida propenden a que "el Estado garantice el derecho a la información objetiva, clara y precisa para el ejercicio de una sexualidad integral responsable y con formación en valores. Los contenidos curriculares obligatorios mínimos, graduales y transversales serán elaborados por una comisión interdisciplinaria e inter orgánica, incorporando como contenidos los resultados consensuados a partir del diálogo entre los distintos sectores".
En tal sentido, Florito mantuvo durante los últimos meses extensas reuniones con organizaciones no gubernamentales abocadas a la niñez y adolescencia, Pastoral Familiar, credos religiosos, docentes, estudiantes, catequistas, y demás actores de la sociedad, inclusive el propio Arzobispo de Santa Fe Sergio Fenoy delegó en personas de su confianza el estudio del tema e hizo sugerencias para que, tal como expresó la legisladora Somos Vida "queremos una educación en valores, que respete la autonomía progresiva de los niños, niñas y adolescentes y su libertad de pensamiento y creencia, sin imponer ideologías".
El dueto parlamentario Somos Vida Granata- Florito aseguran que defienden "una educación fundada en la afectividad, en el respeto a sí mismo y a los demás, que brinde las herramientas para la prevención de abusos y embarazos no deseados"; a la vez que -dice Florito- "desde el espacio estamos convencidos que la mejor manera de lograrlo es entendiendo que todos somos parte del proceso de aprendizaje, y que las familias no deben ser excluidas porque son un pilar fundamental para la vida de los educando".
Florito quiere dejar en claro que junto con la jefe del bloque Amalia Granata, "a diferencia de los otros proyectos presentados sobre la temática, nuestra propuesta le da participación a la familia, proponiendo talleres de formación para que, quienes tengan a cargo el cuidado del niño, posean herramientas para abordar el tema en casa. Además podrán hacer denuncias si advierten algún tipo de abuso dentro de las instituciones educativas o si consideran que en las mismas se están impartiendo contenidos no apropiados para la edad del niño".

LA LEY ESI:  SUS
ANTECEDENTES

En 2006 se sancionó en nuestro país la ley N° 26.150, de Educación Sexual Integral (ESI). Dos años después se conformó en la provincia de Santa Fe el equipo interdisciplinario de ESI, cuyo rol fue capacitar a la docencia santafesina en perspectiva de género y derechos, para, señalaron los autores, “contribuir desde las aulas a una sociedad igualitaria y sin discriminaciones”.
De inmediato surgió un movimiento de mujeres y disidencias sexuales que comenzó a reclamar un marco normativo que hiciera de aquella iniciativa una política de Estado. Hacia 2017 se registran los primeros proyectos de una ley que llegó a obtener media sanción “no sin presiones de los sectores conservadores”, argumentaron, que finalmente la Cámara de Senadores no trató.
Ahora, con una nueva conformación, desde la Cámara Baja se insiste en establecer un marco legal para la educación sexual integral en Santa Fe que compiló cinco proyectos de ley, presentados por Agustina Donnet (Igualdad y Participación), Gisel Mahmud (PS), Leandro Busatto (PJ) y los celestes Betina Fiorito y Nicolás Mayoraz.

EL DICTAMEN MAYORITARIO 
El texto mayoritario establece que la educación sexual integral santafesina se brindará con "perspectiva de derechos humanos, género y diversidades sexuales" y está a dictamen de la Comisión de Asuntos Constitucionales para ser tratado por el pleno quizás este jueves.
El dictamen por mayoría establece que la educación sexual integral en Santa Fe será laica, con perspectiva de derechos humanos, género y diversidades sexuales. El texto se basa en el marco jurídico vigente de protección de los derechos de niños, niñas y adolescentes, y en un paradigma de las infancias y juventudes como sujetas de derecho y protagonistas del proceso educativo.
El documento legislativo expresa que implementación de la ESI en la provincia "será obligatoria en todos los niveles de los establecimientos públicos, de gestión estatal, privada, cooperativa y social". Asimismo, "se brindará conforme al desarrollo, realidad sociocultural y necesidades de las infancias y juventudes, según el marco establecido por Ley Nacional Nº 26.150".
Además, los legisladores proponen la creación del Programa Provincial de Educación Sexual Integral. El mismo tendrá como finalidad diseñar, implementar y evaluar las acciones de educación sexual basándose en la Constitución Nacional y la normativa vigente. También impulsan una Dirección Provincial de Educación Sexual Integral, que será el órgano de aplicación de la ley.
El articulado consensuado manifiesta que la ESI deberá "garantizar el derecho a la construcción de subjetividades solidarias, a respetar y ser respetado en las creencias religiosas, pertenencias culturales, identidad de género y orientaciones sexuales". Asimismo, se brindarán "contenidos tendientes a satisfacer las necesidades de desarrollo integral de las personas y la difusión y cumplimiento de los derechos sexuales reproductivos y no reproductivos, definidos como inalienables, inviolables e insustituibles de la condición humana".

Te puede interesar