En busca de… Leandra Valles, música

La Palabra 10 de octubre de 2020 Por Raúl Vigini
Si sabís templar las cuerdas… Temas que surgieron de historias personales, de encuentros con colegas, de intercambio epistolar desde y hacia las provincias con destacados autores y compositores. Así se fue gestando un cancionero de raíz folklórica que el tiempo, la recepción del público, la calidad de los intérpretes, y lo fecundo de lo que la pasión por el arte popular logró con los años, lo ubicó en un peldaño destacado que sigue vigente como patrimonio cultural de los argentinos. El responsable de firmarlas fue Oscar Valles -“Cacho” para todos- que integró Los Cantores de Quilla Huasi durante tres décadas, mientras tanto la empatía de su obra sigue recorriendo el mundo y sus dos guitarras siguen sonando en buenas manos. Este es un homenaje de LA PALABRA por gentileza y afecto de su hija menor Leandra.
Ver galería image001
1 / 2 - archivo Flia. Valles - Peña La Compañera: Leandra adolescente junto a su padre Oscar Valles cantando juntos

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

LP - Comenzamos por una zamba señera en la vida de Oscar Valles. La compañera es un tema universal.

L.V. - Nace primero la melodía después de una noche de algunos vinos en “El refugio” donde se juntaban los artistas después de tocar. Papá comienza a tocar una melodía en guitarra. El pianista Luis Alberto Peralta Luna queda fascinado y a la noche siguiente cuando regresan, él comienza a tocarla en piano y papá dice: “¡qué hermosa melodía!” y Peralta Luna le contesta: “es tuya”. Papá ni se acordaba. La primera zamba que compone papá se llama Mi cielito que se la compuso a un gran amor de juventud llamado Elsa. Es su primera zamba de amor. Un día sale de su casa y la encuentra a Elsa del brazo de otro hombre y así nació la letra de La compañera, historia de un desamor.

LP - En un momento muy importante de su vida escribió el vals Niña, mi niña. Y la grabó con su guitarra sola acompañando la voz de Carlos Lastra en un disco de Los Cantores de Quilla Huasi. 

L.V. - Yo soy la menor de tres hermanos y que sigue después de diez años. Papá siempre dijo que yo iba a ser nena y me iba a llamar Leandra Martina. Esperando mi llegada escribió esta canción. 

LP - Lo que oculta el gatito El chulengo nadie lo imagina.

L.V. - Zabalita -José Adimanto Zabala, el de la Calle Angosta- escribe la música de este gato y se la mandó a papá. Papá quedó enloquecido y dijo que le iba a poner letra y hasta zapateo, y Zavalita le dijo que iba a ser un trabalenguas. Papá le jugó un asado que le iba a poner letra y al otro día lo llamó para cantársela. Pero el asado nunca se pagó. Jajaja. 

LP - La geografía de los ríos la dejó plasmada en el rasguido doble Rumbeando pal litoral. 

L.V. - Lo escribe después de una gira que hacían por el litoral Los Cantores de Quilla Huasi. En esa época viajaban en una Rambler donde en el baúl iban las guitarras y arriba las fundas con todos los trajes. Paran en la ruta para hacer un asado, abren el baúl, comen el asado en la tapa, terminan de comer, se suben al auto y se olvidan de cerrar la tapa de la camioneta. En el camino se pierden los trajes, cuando llegan a destino tenían que tocar al otro día y no tenían la ropa. Por la radio cuentan la anécdota, se empieza a correr la voz por cada pueblo que habían pasado y un paisano de Federación fue el que recupera la ropa y se las devuelve. Por eso en una parte dice “en Federación quedate que mejor gente no has de encontrar…”. 

LP - La zamba La lata’i pobre tiene su mensaje íntimo también.

L.V. - Sé lo que papá contaba siempre antes de cantarla con mamá -porque fue una de las zambas emblemáticas que cantaban juntos- y lata de pobre es lo que se llama en el rancho de adobe al techo de paja. Y yo cada vez que la cantaba siempre se la dedicaba a mamá. 

LP - Señor Chaplin lleva una historia muy feliz.

L.V. - Hizo la letra, porque él amaba a Chaplin. Era uno de sus ídolos absolutos. En cine amaba a Chaplin, a los Hermanos Marx y las películas de cowboys. Pero el señor Chaplin fue el primer cine que conoció y uno de los primeros personajes que realmente le llenaron el alma desde siempre. ¿Y quién la cantaba siempre? ¡Leandra!     

LP - Decía en una de sus cartas que “la cabra tira al monte” y el tango lo cautivaba. Uno de ellos fue El Progreso. 

L.V. - Es un tango que papá compone volviendo a su barrio de Las Cañitas y viéndolo cambiado por el progreso.

LP - Como el tango Malandrín abacanado, que incluyó en el larga duración Buenos Aires y el lunfardo, acompañado por Roberto Grela en guitarra.

L.V. - Es un personaje nefasto del barrio donde papá se crió. 

LP - Desde el sentimiento se escribe. En Balada para Ana María lo confirma.

L.V. - Es una canción que papá escribe para una gran amiga de la familia que luchó durante muchos años contra el cáncer. Es un homenaje a ella. 

LP - Zamba de las tolderías fue uno de los primeros temas que vio su firma.

L.V. - Una de las zambas emblemáticas que compusieron Buenaventura Luna -que le puso el nombre a Los Cantores de Quilla Huasi-, Fernando Portal -que integró el conjunto hasta que se retiró y lo reemplazó mi papá-, y Oscar Valles. 

LP - La obra integral Sentencias del Tata viejo trascendió las fronteras y es superadora. 

L.V. - Buenaventura Luna solía componer en un bar tomando su vino. Escribía en servilletas que hacía bollitos y los tiraba al piso. Papá los rescataba, los pasaba a un cuaderno y después se los mostraba a Don Buenaventura. Si no hubiera sido por Cacho las Sentencias no existirían. Después le puso música. La llamaron Sentencias del Tata viejo y fue una de las obras más maravillosas de Los Quilla.

LP - Serranías puntanas simboliza su amor por la zona cuyana.

L.V. - Un fin de semana fueron con el “Pulpo” Félix María a Potrero de los Funes y siempre contaba el “Pulpo” que papá esa primera noche no pudo dormir embelesado con el paisaje. El “Pulpo” se levanta a la mañana y lo encontró a papá con una hoja y una letra escrita, y papá le cuenta que no había podido dormir y que le había salido la letra de esa cueca a la cual en breve le puso música y nació este otro himno para su San Luis amado.

LP - La concepción de Guitarrero, cuyano y cantor enlaza una gran amistad. 

L.V. - El “Negro” Ernesto Villavicencio le alcanza la melodía de una tonada. Al otro día papá lo llama diciéndole que ya tenía la letra. Cuando el “Negro” lo escuchó se puso a llorar desconsoladamente porque le dijo: “escribiste la historia de mi vida”. Y a partir de ahí fue el inicio de una inmensa cantidad de obras juntos.

LP - Como una fusión de ritmos y regiones surgió Zamba mercedina. 

L.V. - Fue la última melodía de zamba que compuso Zabalita a la que papá le puso letra y es lo último que compusieron juntos. Creo que en esa letra deja expresado una vez más su amor con San Luis y en especial por Villa Mercedes.

LP - Siembra de amor.

L.V. - Lo compuso a mamá estando embarazada de Darío.

LP - Niña mayor.

L.V. - El tema fue dedicado para mi hermana Gloria, cuando ella era adolescente.

LP - Qué linda que estás mamá tiene un fundamento muy significativo.

L.V. - Fue la catarsis de papá con la muerte de su  madre. Su madre fue como lo era Cacho para ella. Elena era todo.  Por eso en el estribillo dice: “mirando un retrato te encuentro otra vez, que linda que estás mamá, oigo tu voz, llamándome, lo mismo que en mi niñez”.

LP - La obra con los hermanos santiagueños Benicio “Soco” y Julián “Cachilo” Díaz es trascendente.

L.V. - Le puso letra a gran parte de la obra de los hermanos Díaz. El viejo era un buscador y un recopilador de cosas. Esta es otra historia con la amistad que tenía con Cachilo y con el Soco y de ahí salieron La Vieja, La amorosa, La mocha, y cuántas más.

LP - El último tema que compuso tiene una historia muy profunda.

L.V. - Cuando muere el “Negro” Villavicencio, que como yo les decía eran la fábrica cuyana, como lo fue con Cuti Carabajal, los Díaz y demás, la fábrica santiagueña, cada letra que hacía papá cuando ya no estaba bien, le pedía a mamá que se la envíe e Rubén Díaz, nada más ni nada menos. Y a partir de ahí con Rubén tuvieron una inmensa cantidad de temas como Tiempo de amor, Eres, pero sobre todo hay un tema -y se me empieza a quebrar la voz, pero esta bueno contar la historia- que es la última canción que papá ya no estaba bien y le regaló a mamá para el último cumpleaños que él estuvo y fue el diez de marzo de dos mil tres. Papá murió el diecisiete de marzo de ese año. El tema se llama Me has vencido y el tema está grabado por Enrique Espinosa en su disco compacto Tú, con arreglos y las guitarras de Rubén solo.  

por Raúl Vigini

[email protected]

Te puede interesar

Boletín de noticias