HOY: LIRIOS

SUPLEMENTO RURAL 08 de octubre de 2020 Por Redacción
Leer mas ...

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

Los Lirios, o Iris rizomatosos son de un alto valor ornamental, fáciles de cultivar y muy versátiles. Son plantas rústicas, nobles y muy generosas con su floración. Sin embargo, hay que tener en cuenta que existen diferentes especies y cada una de ellas tiene sus propios requerimientos de cultivo, conocerlos es fundamental para poder cultivarlos con éxito.

LIRIO DE MISIONES – NEOMARICA CANDIDA 
Su origen es Paraguay y noroeste de la Argentina.
Se adapta bien a climas templados a cálido, no soporta fríos intensos ni heladas. Crece mejor a media sombra o sombra. 
Es un planta rizomatosa erguida, de 20 a 50 cm de altura, hojas en forma de espada de 20 a 40 cm de largo, agudas de color verde oscuro. Flores dispuestas en fascículos con tépalos exteriores planos y blancos, con centro veteado en marrón y los interiores azules, con manchas marrones. Se multiplica por división de rizomas, división de matas o por medio de las pequeñas plantas que producen los tallos florales.
Crece mejor en suelos bien drenados y ricos en materia orgánica.
Ideal para bordes de estanques y para cubrir lugares sombríos. A media sombra es donde mejor florece. Sus flores son muy llamativas y si bien cada flor dura unas pocas horas abiertas, aparecen durante un largo período.
Es una planta bastante rústica aunque suele ser atacada por caracoles que desmerecen su aspecto.

LIRIO AZUL – IRIS GERMANICA
Su origen a diferencia del anterior es Europa.
Tolera un rango de temperaturas bastante amplio y además heladas.
Es una planta rizomatosa, erguida ramificada. Hojas acintadas de 35 a 45 cm, erguidas y de color verde claro con tintes grisáceos, que forman un abanico. Flores grandes perfumadas en numero de 3 a 6, generalmente purpureas o violetas, con una cresta de pelos amarillos en la base. Los internos son erguidos y más claros. Hay variedades del violeta al blanco, del amarillo al rojo e incluso jaspeados. Se reproduce por división de rizomas en el otoño.
Es muy resistente y requiere suelos con muy buen drenaje, fértiles y levemente alcalinos.
Suele ser atacada por enfermedades asociadas al exceso de agua, como pueden ser manchas en las hojas, podredumbre en pimpollos, flores y rizomas, y virus. En cuanto a las plagas que la visitan, podemos citar pulgones, trips, mosca de los bulbos y rizomas, caracoles y babosas.
Está entre las plantas del jardín más fascinantes (a mi gusto por supuesto). Debe plantarse en un lugar muy soleado, y los grupos que forman deben dividirse cada 3 o 4 años después de la floración. Es recomendable preparar la tierra antes de plantarlos e ir adicionando algún tipo de fertilizante con alto contenido de potasio para favorecer una buena floración.
En jardines es interesante apreciarlos en canteros, agrupando diferentes colores y variedades, siempre en matas y acompañados por otras herbáceas con diferentes follajes.

LIRIO PSEUDACORUS – LIRIO DE AGUA
Son originarios de Europa. En nuestro país se asilvestraron en las zonas húmedas y actualmente son un problema en muchas aéreas pantanosas donde han desplazado totalmente a la flora nativa.
Son plantas muy vigorosas de rápido crecimiento y que se propagan muy fácilmente. Tiene follaje perenne. Este lirio mide alrededor de 1 metro de altura, florece desde el principio del verano regalándonos unas flores amarillas no demasiado grandes. Es muy común verlo junto a las corrientes de agua y los estanques ya que pueden crecer con hasta 20 cm de agua por arriba del cuello de la planta, toleran inundaciones y periodos de sequía.
Es una especie muy rústica, que crece bien incluso a media sombra y florece con corola de colores amarillo vivo.

Elegí estas plantas hoy, porque como se habrán dado cuenta se encuentran floreciendo en muchos rincones de nuestra ciudad… ahora que saben... Presten atención y me darán la razón… un beso María Paula.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar