Se recuperan sarcófagos con sus momias intactas

Internacionales 05 de octubre de 2020 Por Redacción
TIENEN UNA ANTIGÜEDAD DE 2.600 AÑOS
FOTO NA APERTURA. De uno de los 53 sarcófagos que se descubrieron en Egipto.
FOTO NA APERTURA. De uno de los 53 sarcófagos que se descubrieron en Egipto.

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

EL CAIRO, EGIPTO, 5 (AFP). - Después de meses de paréntesis a raíz de la pandemia del coronavirus, Egipto presentó en sociedad el primer descubrimiento de envergadura de los pasados meses: 59 sarcófagos de madera en perfectas condiciones con sus momias, que datan de aproximadamente 2.600 años.
Junto a la pirámide de Zoser, considerada la más antigua de la historia y que fue reabierta a principios del pasado mes de marzo, los ataúdes y momias fueron exhibidas al público en un evento al que acudieron 43 embajadores y más de 200 periodistas de todo el mundo.
Casi una treintena de los 59 sarcófagos estaban cubiertos con una tela, tras permanecer más de 2.600 años bajo las arenas del Bubasteum, el área del sitio arqueológico de Sakkara dedicado a la diosa gata Bastet, la garante del amor, la armonía y la protección.
La meseta de Sakkara tiene al menos 11 monumentos, incluida la Pirámide Escalonada, así como centenares de tumbas de autoridades de la antigüedad y otros sitios que van de la Primera Dinastía (2920-2770 antes de Cristo) hasta el Período Copto (395-642).
Los cofres, que todavía mantienen el color, pertenecen al Periodo Tardío y en concreto a la dinastía XXVI (664-525 a.C), la última antes de la conquista persa.
Estudios iniciales muestran que los ataúdes decorados fueron construidos para sacerdotes, altos funcionarios y personas de la élite del Período Faraónico Tardío.
Cuando se abrieron por primera vez dos ataúdes de madera completamente sellados, surgieron dos momias cubiertas con tela y adornos dorados en perfectas condiciones.
Todas las momias pertenecen a altos sacerdotes y oficiales del Antiguo Egipto que vivieron en la entonces capital de Memfis, algo que es poco usual en esa localización, en la que habitualmente se encuentran animales momificados.
La tumba, una sepultura vertical de más de 11 metros de profundidad, contiene más sarcófagos, que todavía no fueron sacados a la superficie, pero que según los antropólogos pertenecen a las amantes, los familiares y los vecinos de un sacerdote que decidió enterrar su cuerpo lo más cerca posible del templo de la diosa Bastet.
Asimismo, también se descubrieron 28 estatuas del dios Ptah Sokar, protector de los muertos y patrón de los herreros, que habitualmente se asocia con Osiris por su apariencia de halcón.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar