La recuperación en EE.UU., según la FED

Suplemento Economía 04 de octubre de 2020 Por Redacción
Leer mas ...

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

Por Lic. Matías Fontanetto


Desde que la pandemia irrumpió en marzo, la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed ) ha aplicado estrictamente lo anunciado en lo que se refiere al tamaño del paquete de medidas en el tiempo. El enorme estímulo monetario ejecutado en estos últimos 6 meses ha dado resultado en lo que respecta al sostenimiento de la liquidez en el sistema financiero, evitando la interrupción del crédito al sector privado.
La puesta en marcha por parte de la Fed de este paquete de ayuda económica le requirió elevar su activo de USD 4,2 billones en marzo a USD 7,025 billones en septiembre, lo cual equivale al 13% del PBI de la economía norteamericana. Este aumento fue instrumentado a través de la compra de bonos del Tesoro por un total de USD 2,5 billones, representando un 90% del incremento del activo de la Reserva Federal. El 10% restante, unos USD 0,25 billones, se canalizó mediante los créditos al sector privado, desde “comercial papers” hasta la compra de deuda corporativa en emisiones primarias y mercado secundario.
Si bien las medidas sirvieron para superar las restricciones de liquidez del sistema financiero, todavía el grueso de la expansión monetaria está circulando dentro del sistema bancario. Esto último se pone de manifiesto en la evolución de los balances de los bancos comerciales entre marzo y septiembre, donde los depósitos que representan un pasivo para las entidades financieras aumentaron en USD 1,82 billones, siendo el principal destino de la expansión monetaria.
En cuanto a la evolución de los activos de los bancos como respuesta a las políticas aplicadas por la Fed , se observa un aumento en su liquidez a través del crecimiento en sus disponibilidades (Caja & Reservas) por unos USD 0,907 billones. Además se destaca un aumento en las tenencias de bonos del Tesoro por USD 0,437 billones. Mientras tanto, el stock total de crédito al sector privado como activo de los bancos se mantuvo prácticamente sin cambios, donde los segmentos de consumo (autos, tarjetas de crédito y créditos personales) registraron una contracción, compensada por el incremento de los créditos corporativos.
El gran desafío de los próximos meses para sostener la recuperación de la economía norteamericana será canalizar parte del incremento de los depósitos (+13%) y disponibilidades (+52%) en nuevos créditos al consumo y al sector corporativo. El objetivo es financiar la inversión y el consumo tanto de personas como empresas.
En lo que se refiere a la evolución del PBI, las proyecciones de la Fed esperan cerrar el año 2020 con una caída del 3,7%, recuperando lo perdido en 2021 con un crecimiento del 4%. El mercado laboral demorará unos dos años en volver al pleno empleo, finalizando el 2020 con una tasa de desempleo del 7,6% y el 2021 con un 5,5%.
En cuanto a la inflación esperada, si bien se proyecta creciente, la misma estaría por debajo del objetivo planteado por la autoridad monetaria del orden del 2% anual en los próximos dos años. Este año cerrará en el orden del 1,5% por las caídas observadas en rubro de combustible y energía en los últimos 3 meses, donde los aumentos de precios en el sector de alimentos y servicios son los que traicionan el índice general. Cabe aclarar que la distinción entre la inflación e inflación core radica en que la segunda excluye el rubro de energía que está tirando para abajo el índice general en el 2020.
En lo que respecta a la tasa interés, la misma se mantendrá baja, en el orden del 0,1% anual en los próximos dos años. El costo de oportunidad del dinero podría subir a partir del año 2023, cuando la economía encuentre el pleno empleo en el mercado laboral perforando el desempleo del 4% como objetivo. Mientras que la inflación se mantenga debajo del 2% y el desempleo por encima del 4% se intuye que la tasa interés se mantendrá en nivel muy bajo, siendo negativa en términos reales, es decir comparando la tasa de interés versus la inflación.
Las proyecciones muestran una economía que se recupera rápido gracias a la intervención de la Fed y sus estímulos monetarios. Esta recuperación depende de la política a tomar por el presidente Trump o su rival electoral Biden, involucrados en las elecciones estadounidenses en estos momentos, ante posibles rebrotes que interrumpan este proceso de crecimiento.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar

Boletín de noticias