Día clave del avance K

Editorial 16 de septiembre de 2020 Por Redacción
Leer mas ...

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

Tal cual se consigna en el título de esta nota, este miércoles es una jornada realmente clave dentro de la avanzada que viene llevando adelante el kirchnerismo sobre las instituciones, en este caso concreto la Justicia, puesto que en la sesión que realizará el Senado nacional -donde la vicepresidenta Cristina Kirchner tiene casi absoluto manejo- se tratará el rechazo a los traslados de los camaristas Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, concretados durante el gobierno anterior, como así también del juez Germán Castelli, todos ellos directamente vinculados a los juicios que por causas de corrupción se llevan adelante justamente con la vicepresidenta como principal involucrada.
Tanto Bertuzzi como Bruglia habían requerido un amparo ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación con pedido de "urgente" tratamiento, es decir para tener resolución con anterioridad a la consumación del nuevo atropello que se cometerá hoy, pero en una acordada efectuada la víspera el máximo tribunal rechazó tratar el tema de manera inmediata, aguardando en cambio que lo hará con posterioridad a la sesión de la fecha, es decir, una vez que el desplazamiento de estos jueces se haya consumado, con lo cual seguramente no habrá luego marcha atrás. En tal sentido debe recordarse, como válido antecedente, que el kirchnerismo había desplazado al procurador Sosa de la provincia de Santa Cruz, haciendo luego caso omiso a las resoluciones de la Corte Suprema en cuanto a la reposición del mismo en su cargo.
La no intervención de la Corte en este caso bien podría llegar a interpretarse como una actitud al estilo Poncio Pilatos, pues cualquier medida con posterioridad, podría tener un desenlace de nulo incumplimiento.
Como en el Senado el Frente de Todos tiene mayoría, y absolutamente disciplinada a la vicepresidenta, se da por descontado que los camaristas Bertuzzi y Bruglia deberá dejar sus cargos y retornar a anteriores funciones, ocurriendo otro tanto con el juez Castelli, quien debía intervenir nada menos que en el caso de los cuadernos de las coimas. Este terceto de magistrados se suma a otros siete que también serán removidos a sus anteriores cargos,procediendo a la anulación de traslados concretados durante el macrismo.
De tal manera, seguirá hoy el firme y decidido avance del kirchnerismo sobre la Justicia, que comenzó con el proyecto de reforma que ya tuvo vía libre en el Senado pero que puede encontrar más dificultades en la Cámara de Diputados, la búsqueda de remoción del procurador general Eduardo Casal sobre quien se ha lanzado una sostenida y desproporcionada ofensiva para tratar de alejarlo del cargo -es posible que se intente modificar las leyes de designación y remoción-, junto al desplazamiento de los jueces que acontecerá hoy en la Cámara alta.
Todo este desplazamiento, inoportuno por donde se lo analice ya que estamos con una economía destruida y en el momento más álgido de la pandemia de Covid 19, lleva implícita la búsqueda de impunidad para todos aquellos funcionarios y allegados -en muchos casos supuestos testaferros- del gobierno anterior que fueron imputados y varios de ellos encarcelados, aún cuando sin todavía haber logrado los importantes cambios que se pretenden, la mayoría fue recuperando su libertad aunque quedando aún afectados a los procesos.
Se trata sin dudas de una situación altamente preocupante, que ha generado lógica intranquilidad, pues aún siendo muy determinantes todos estos pasos dados y en marcha, es de tener presente que la intención que se persigue es también la de modificar la cantidad de miembros de la Corte, la cual quedaría a merced de los designios del gobierno.
El planteo, por ahora postergado pero que antes había divulgado el mismo kirchnerismo, es llevar los miembros del Alto tribunal a 12 o más, además completados con militantes, quedando todo dicho, ya que significaría prácticamente la inexistencia del sistema, quedando a disposición del Ejecutivo.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar