Apreciaciones acerca del nuevo libro de Hugo Bruno

Información General 13 de septiembre de 2020 Por Redacción
La nueva obra cuenta con arte de tapa y diseño interior de Josefina Brarda, mientras que la imagen de tapa fue capturada por el mismo autor.

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria


Por Liana Friedrich


Como el mismo escritor rafaelino manifiesta en el prólogo del libro,“ en Recopilando…” , hallarán un mosaico variopinto de temas, sin un orden predeterminado, sin coherencia argumental, ni conceptual, ni formal (…) Parafraseando el concepto oriental/ cuántico que se ha popularizado como “todo tiene que ver con todo”, aquí se encontrarán con una especie de vacío, donde nada tiene que ver con nada”.
Interesante propuesta para los lectores que buscan un momento de distensión y de ameno solaz, en estos tiempos críticos de pandemia que nos aquejan…
Pero resulta que, aunque en un principio me pareció un género literario de complicado abordaje, por las razones que el propio Hugo Bruno expone, la “miscelánea literaria” es un género literario perteneciente a la categoría del tipo discursivo didáctico, que curiosamente se desarrolló durante el Renacimiento y especialmente en el Barroco español, durante los siglos XVI y XVII, aunque ya fuera cultivado en la Antigüedad clásica y en la Edad Media.
La miscelánea es un tipo genérico que satisface la omnímoda curiosidad del uomo universale, es decir, del hombre universal renacentista, grato a los humanistas. Por eso se constituye en uno de los antecedentes del ensayo, aunque consista, como en este caso, en una colección de materiales heterogéneos, que sólo tienen en común suscitar el interés del compilador y del público, que seguramente se acercará a la obra, porque en ella se imbrican la opinión, la instrucción, la diversión, el interés moralizante e incluso el vuelo lírico…
El carácter proteico y multiforme del género lo hizo muy popular ya entre los griegos y romanos: Plutarco fue uno de los primeros en cultivarlo; también Plinio y Aulo Gelio fueron exponentes de este tipo discursivo. Entre los escritores medievales también podemos mencionar a San Isidoro, Juan de Mandeville y Marco Polo. El propio Quevedo también durante el Siglo de Oro Español cultivó este tipo de colectáneas escribiendo su Libro de todas las cosas y otras muchas más.
En “Recopilando…”, se incluyen textos de muy diversa procedencia, cuyo único denominador común es el interés que despertaron en Hugo Bruno, quien se erige así en compilador-autor, porque además de ciertas "curiosidades" (artículos periodísticos, reflexiones personales, saberes eruditos, resúmenes de libros leídos, mitología y mística), incluye recuerdos autobiográficos, como la visita a la isla de Aruba y también algunas de sus producciones poéticas preferidas.
Seguramente, esta colección tan polifacética, resultará muy apreciada por los lectores, porque el público hoy necesita distraerse y pasar un momento agradable y ameno, con un libro donde Hugo Bruno logra conjugar tanto la opinión, como la instrucción y la diversión. Cumple, sin embargo, con varias funciones propias de la literatura, como satisfacer el interés lúdico, el sentimiento de evasión, la transmisión de valores culturales, la emoción y sensibilidad poética, e incluso la significación simbólica.




















Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar