El retiro obligado de Juan Carlos Copes

Sociales 10 de septiembre de 2020 Por Redacción
Leer mas ...

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

El emblemático artista está alejado de los escenarios desde el 2016, tras un caso de mala praxis. En diálogo con Teleshow, cuenta el desenlace de su conflicto legal con “Tango Porteño” y reconoce: “Este mes no voy a poder pagar la luz y el gas”.
“Extraño mucho el escenario porque vivo pensando en tango. Siempre me sentí un embajador sin cartera en el mundo y creí que iba a ser reconocido en mi país, pero no pude bailar mi último tango”.
Cuenta la leyenda que Juan Carlos Copes nació en su casa, en Mataderos, mientras su abuelo, el profesor de piano Juan Berti, tocaba un tango. Durante siete décadas recorrió el mundo al ritmo del 2x4, y en 2016, de la manera más inesperada, debió retirarse. Ingratas las vueltas del destino: una mala praxis le produjo una perforación intestinal, se recuperó pero sus músculos se debilitaron y nunca más pudo volver a bailar. A eso se sumó el estrés por un conflicto legal con el espectáculo Tango Porteño, que usó su imagen sin su autorización. El único ítem que le quedó sin tachar es poder decir adiós a lo grande. Como indica su ilustre trayectoria.
Con 89 años, el emblemático bailarín de tango vive en su casa de Villa Sarmiento junto a su esposa, Myriam Albuernez, y está acompañado por el amor a distancia de sus dos hijas y cinco nietas. “Mi problema es la lumbalgia que se me hizo por aquel caso de mala praxis, no puedo caminar ni 50 metros. De todas formas, estoy bien de salud, tanto física como mentalmente. Voy de la cama a la silla, miro televisión, intento moverme un poco y estoy un rato con el perrito”, cuenta Copes a Teleshow.
Con una precisión sorprendente para las fechas, Copes enumera algunos de sus grandes hitos junto al tango. Las milongas en la pista de Atlanta, su primer contrato con Carlos A. Petit para el Teatro El Nacional y el Tabarís en 1955 y la gira por Latinoamérica que cruzó su destino con el de Ástor Piazzolla. “Nos contrataron para The Arthur Murray Party (un prestigioso programa de la CBS), que una vez por semana hacía una emisión dedicada al baile. Cuando Romay se enteró lo transmitió entero acá en la radio”, recuerda.


Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar