La curva se mantiene: 517 nuevos casos

Locales 08 de septiembre de 2020 Por Redacción
CORONAVIRUS: SITUACION EPIDEMIOLOGICA DE LA PROVINCIA

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

El Ministerio de Salud de la provincia de Santa Fe confirmó anoche 517 positivos por coronavirus, siendo el total de infectados en el territorio desde marzo de 12.636 desde marzo. Más allá de que en los últimos días el número de contagios va disminuyendo (764 fue el pico máximo del pasado 3 de septiembre), se mantiene el crecimiento de la curva y la dispersión de los casos a lo largo de todo el ancho y largo de la bota santafesina. 
Rosario continúa con un alto nivel de contagios con 314 en el día de ayer (6.222 en total), mientras que la ciudad de Santa Fe sumó 29 casos más y tiene un acumulado de 721.  En cuanto al resto de los casos, los más resonantes son los 24 de las ciudades de San Lorenzo, 22 de Venado Tuerto, 15 de Villa Gobernador Gálvez y 14 de Casilda. También informaron 7 positivos de Funes, 7 de Ricardone, 6 de Granadero Baigorria y de Villa Constitución, 5 de Chabás, Wheelwright y Zavalla, 4 de Puerto General San Martín y de Santo Tomé. Además, se notificaron 3 casos en Bombal, Gálvez y San José de la Esquina;  2 contagios se dieron en Arroyo Seco. (1 caso notificado en otra jurisdicción), Bigand. Capitán Bermúdez, Chañar Ladeado, Fighiera, Ibarlucea, Murphy, Pérez, Rafaela (2 de los 4 confirmados ayer, ver Pag. 8), Santa Isabel, Sauce Viejo y Villa Cañás. Y un solo caso confirmado notificaron las localidades de: Cafferata, Cañada de Gómez, Carcarañá, Empalme Villa Constitución, Firmat, Fray Luis Beltrán, Labordeboy, Laguna Paiva, Lucio V. López, Máximo Paz, Pueblo Andino, Recreo, San Eduardo, San Francisco de Santa Fe, San Javier, Soldini. y Villa Ocampo.
Por otro lado, hay un total de 4.016 pacientes activos, mientras que hay 8.482 pacientes recuperados: 87 pacientes se encuentran internados en cuidados intensivos, 49 de los cuales están con asistencia respiratoria mecánica y 212 pacientes se encuentran internados en sala general. Los demás casos confirmados presentan una evolución favorable. Por último, en la provincia se registraron 48.986 notificaciones de las cuales 33.057 fueron descartadas.
Este panorama también se traduce en el hecho de que, más allá de la ocupación de las camas críticas en Santa Fe, también empieza a preocupar la falta de médicos terapistas ante el aumento de contagios por la pandemia.

VENADO TUERTO, AL
BORDE DEL COLAPSO

La creciente ola de contagios en Venado Tuerto, la ciudad más grande del departamento General López, sigue sumando preocupación a toda la zona de influencia. Ahora fue el propio director del Hospital Gutiérrez de esa localidad, Daniel Alzari, quien dijo que el nosocomio cuenta con un 90 % de ocupación de las camas en terapia intensiva y un 75 % en sala de clínica para respiratorios. El médico, aseguró que ayer a El Litoral que el COVID-19 muestra su cara más “dura”, con 672 casos acumulados desde que empezó la pandemia en el sur provincial. Habla de 402 casos en las últimas dos semanas y que el tiempo de duplicación es de 10 días: “El porcentaje de hisopados positivos en la última semana llegó al 60 %, sumado a la llegada de pacientes a la guardia, cada vez más numeroso y creciendo, junto a un sistema de salud privada que ya agotó su capacidad de respuesta, nos encontramos al borde del colapso”, explicó. También, aclaró que hay un 100 % de ocupación en polivalentes (pacientes internados en la guardia) y el recurso humano calificado es escaso. “Un médico terapista tarda entre 10 y 12 años en formarse, y un enfermero de 4 a 5. Estamos saturados, cansados, nuestros equipos están dando esta lucha desde hace meses, tuvimos y tenemos personal internado por coronavirus en la institución, estamos llegando al límite”, reconoció. Asimismo, dijo que se prepararon para estar “conteniendo” y “capacitando”, en el frente junto a los médicos, enfermeros y cada trabajador de la institución, porque esa es la forma en la que conciben la salud pública. “Aun así, para lo que no estamos preparados es para decirles a los nuestros que ya está, que no hay más lugar, que deben atender en el pasillo, o no poder subir un paciente a una cama, no poder ofrecer un respirador”, remarcó. El profesional, admitió que de continuar así y si se mantienen estos números, no podrán contener tanta frustración, porque “nuestra capacidad de respuesta está casi agotada”. “Ese día está cerca. Queremos llegar a nuestras casas, ver a nuestras familias sin el miedo a contagiarlos, queremos que esto termine, lo necesitamos”, agregó.













Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar