Vaca Viva: una oportunidad estratégica para el desarrollo territorial, federal y equitativo

Locales 06 de septiembre de 2020 Por Redacción
"Transformaciones globales que impactan en nuestros sistemas agroindustriales” es la primera charla de un total de cuatro que brindará el reconocido especialista en bioeconomía, Fernando Vilella. Será mañana a las 18:30.

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

El ingeniero agrónomo Fernando Vilella es quien por primera vez le dio identidad al concepto “Vaca Viva” en nuestro país. Un poco contraponiéndose al concepto de Vaca Muerta y dar paso a una asociación a todos los formatos de la bioeconomía posible, donde la Argentina tiene grandes posibilidades.
Organizado por el espacio de trabajo "Compromiso", que integra entre otros dirigentes el diputado provincial Pablo Pinotti, se realizarán cuatro encuentros online durante septiembre con Fernando Vilella. El primero será este lunes 7 a partir de las 18:30 sobre "Transformaciones globales que impactan en nuestros sistemas agroindustriales”. Estará presentada por el presidente de la Cámara de Diputados y exgobernador de Santa Fe, Ing. Miguel Lifschitz. Todas las conferencias se realizarán de manera virtual a través de la plataforma de google meet y son libres y gratuitas. El link de ingreso puede solicitarlo a [email protected]
Compromiso es un espacio de encuentro y participación, físico y virtual orientado a la producción de proyectos innovadores y transformadores, basados en el trabajo colaborativo y colectivo para encontrar soluciones a problemáticas de interés común.
Vilella es Profesor Titular de la Cátedra de Agronegocios, Director del Programa de Bioeconomía y Decano (1998-2006) en la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (FAUBA). Además, es consultor del CARI, Presidente del Consejo Nacional de los Profesionales del Agro, Alimentos y Agroindustria, miembro de Comisiones Directivas de Maizar y Solidagro y columnista de Mitre y el Campo, profesor de posgrado en diversas Maestrías y autor de 15 libros y publicaciones internacionales.
“Los invito a estos encuentros que organiza Compromiso” resaltó Vilella: “Es un buen momento para refrescar o incorporar ideas, sacarse dudas. El objetivo es contribuir para que el conjunto de la sociedad de todo el territorio tenga mayores oportunidades para generar mejor calidad de vida, evitando las migraciones, generando riquezas en el territorio
-¿De qué hablamos cuando hablamos de Vaca Viva?
- El concepto de Vaca Viva como igualdad de la bioeconomía, como oportunidad estratégica para el desarrollo territorial, federal y equitativo en todo nuestro país. Hemos elaborado este concepto a partir del hecho de que todos identifican el concepto de Vaca Muerta en término de petróleo, energía del S XX, contaminante. Argentina tiene ahí una oportunidad pero requiere miles de millones de dólares para ponerlo en actividad. Los tres últimos gobiernos estuvieron pensando en estrategias de facilitación para que esas inversiones internacionales vengan. A partir de esto digo: “Bueno, pero existe también una Vaca Viva” que es toda la producción agroindustrial, ya no sólo la ganadera, que también requiere las mismas señales para crecer. Entonces, démosle a la Vaca Viva el mismo tratamiento que le damos a la Vaca Muerta en término de facilitar inversiones que se van a generar en todo el territorio nacional: en todos los lugares existen este tipo de actividades y no serán sólo grandes empresas internacionales, será más federal e inclusiva.
-¿Es un concepto que tiene que ver con la bioeconomía?
-Exacto. La bioeconomía es la transformación de la biomasa en productos cada vez de mayor valor, sin impacto ambiental. Es un desafío, es un modelo de generación de desarrollo en cada uno de los territorios. Hablar de bioeconomía es agregarle valor a la biomasa. Y ese valor es conocimiento que se debe agregar in situ, transportar la biomasa es caro. Así, asentamos población, generamos inversiones que terminan en este concepto de desarrollo que mencionaba
-Se trata de agregar Valor en origen.
-Hay ejemplos: en el norte de Córdoba. Allí tenemos establecimientos que antes exportaban maíz: de tres camiones que iban a los puertos del litoral, uno se lo llevaba el flete. Hoy, en esos lugares, con una mini destilería de etanol, fermentan el grano de maíz, generando etanol. De ese proceso se libera dióxido de carbono que se captura para la elaboración de bebidas gaseosas. Lo que queda –la burlanda- es un alimento de alta calidad para ganado vacuno. Ese establecimiento tiene también cerdos, que son alimentados también con maíz y soja local. Los estiércoles de los animales se fermentan en la planta de biogás que genera la energía para la mini destilería y vende al sistema interconectado nacional. Lo que queda del biogás, es fertilizante para el campo. Este es el concepto de bioeconomía: antes sacabas maíz y lo llevabas al puerto. Ahora se genera etanol, dióxido de carbono, carne vacuna, de cerdo, biogás, electricidad y fertilizante biológico. Antes era desperdicio, hoy es un insumo para el paso que sigue. Cuando terminamos el circuito, el impacto ambiental es mínimo y la generación de riqueza es la máxima. La cantidad de riqueza que se genera con la misma cantidad de granos de maíz es sustantiva. Este es un circuito de economía circular y bioeconomía: agregado de valor complejo como conocimiento a las distintas fases en la transformación de la materia que mencionamos. No hablamos de estar en contra de producir granos eficientemente, donde Argentina tiene amplia experiencia. Simplemente, aprovechar esa capacidad para transformar en productos que podemos encontrarle mercado.






Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar