¿Para qué sirve el Saocom 1B que Argentina envió al espacio?

SUPLEMENTO RURAL 03 de septiembre de 2020 Por Redacción
Leer mas ...
FOTO INTERNET SATELITE. Es de fabricación argentina.
FOTO INTERNET SATELITE. Es de fabricación argentina.

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

El satélite de fabricación argentina Saocom 1B fue lanzado el pasado domingo desde la plataforma de Cabo Cañaveral (Estados Unidos) a través de un cohete de Space X, una empresa de transporte aeroespacial. Ochenta empresas de tecnología e instituciones del sistema científico tecnológico del país y un total de 900 investigadores comprometieron sus esfuerzos.
El Saocom 1B expresa la continuidad del Plan Espacial Nacional que lidera la Conae y se complementa con el 1A lanzado en octubre de 2018. La misión forma parte de un programa más ambicioso: el Sistema Italo Argentino de Satélites para la Gestión de Emergencias.

UN BENEFICIO
INCREIBLE

"Los satélites son los instrumentos más baratos que existen en relación a la cantidad de información que generan y ello redunda en un beneficio increíble para toda la sociedad. No existen otras herramientas más rendidoras en términos de costo/beneficio", manifestó Alvaro Soldano, subgerente de Aplicaciones y Productos, de la Gerencia de Observación de la Tierra en Conae, de acuerdo a un pormenorizado informe de Noticias Agropecuarias.
El Saocom 1B está dotado de un único instrumento: un radar de apertura sintética que opera en la porción de las microondas en banda L del espectro electromagnético.
Su principal ventaja es que al contar con una fuente propia de energía no necesita de la luz para obtener una imagen. En la práctica esta situación se traduce en una virtud muy importante, ya que es capaz de tomar imágenes con independencia del tiempo atmosférico, el día o la noche.
El radar emite una señal a partir de su antena –de 35 metros cuadrados–, la onda viaja a la velocidad de la luz, atraviesa las nubes, rebota en la tierra y parte de ese residuo de energía regresa al radar. Capta, digitaliza la información y desde Córdoba –sitio desde dónde se realiza el control de la misión– descargan los datos a partir de procesadores que dan como resultado imágenes.

EN EL CAMPO

Los datos se generan en función de la demanda que hagan las instituciones comprometidas en el proyecto, como pueden ser el Instituto Nacional del Agua o el Inta, entre otras. Sin embargo, existe un mandato fijo: será aplicado para medir la humedad del suelo en la región pampeana (83 millones de hectáreas).
Así lo explicó Laura Frulla, investigadora principal de la misión, al decir "en función de lo que habíamos conversado con los usuarios vimos que era importante reforzar la agricultura. Por ello, el objetivo principal de la misión es generar mapas de humedad de suelo cada cuatro días de manera operativa. En este sentido, el 1B se complementará al 1A que se lanzó en 2018, de forma que las mismas regiones agrícolas serán observadas por los satélites desde diferentes ángulos y condiciones de observación".
Ambos realizan el mismo trayecto, solo que al completarse la constelación, se generan más datos y se incrementan las estadísticas. "La humedad del suelo se puede conocer en superficie, o bien, en capas de mayor profundidad (en algunos casos hasta 2 metros). A partir de los datos satelitales y de un modelado matemático, se torna posible acceder lo que ocurre más allá de lo visible. Para los agricultores, es central porque habilita a una mejor gestión del agua", destacó Frulla.
Hasta el momento los mapas de humedad de suelo apenas tenían 10 km de resolución espacial; en contraposición a ello, los que provee Saocom tienen entre 150 y 800 metros.
"Es tal la especificidad que se ahorra el proceso de sobreregar, fertilizar de más o fumigar una planta cuando no es necesario. Esto conduce a la puesta en marcha de una forma de cultivo más inteligente", describió la referente. Por su sensibilidad, de hecho, se convierte en una tecnología de características únicas en el mundo. Solo hay un ejemplar japonés que se le asemeja.
Y luego Soldano continuó citando que "los productores deciden la siembra a partir de la humedad. La emergencia de algunas plagas también se pueden evitar o combatir con mayor velocidad si se tienen en cuenta estos parámetros".
También apuntó que "a partir de Saocom, se vuelve posible registrar la variabilidad. La constelación monitoreará estas características en la regiones húmedas –como la pampeana– pero también en otras semiáridas".
En el campo, el Saocom también generará un índice de vegetación radar con el propósito de generar conocimiento sobre el estado de salud de las plantas. El foco estará concentrado en la captación de imágenes de la región pampeana y el litoral, en aquellas provincias que se destacan por una mayor producción agropecuaria: Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y La Pampa.

EN LA CIUDAD

"Si bien otros satélites del tipo están preparados para distinguir ciudades, no son capaces de diferenciar entre calles. Eso es central, por ejemplo, para realizar máscaras de ciudades y estudios de expansión urbana. En conglomerados los datos que brinde Saocom pueden ser útiles para examinar los desplazamientos y los flujos de movilidad entre ciudades. Como también visualiza estructuras existe la chance de abordar la disposición de las villas", manifestó Frulla.
Es tal la precisión del dispositivo que, con datos de apoyo, podría llegar a ubicar basurales y el estado de pavimento de las rutas.
Las máscaras urbanas son clasificaciones de imágenes de radar que muestran las zonas urbanizadas. Esto habilita para que en el transcurso del tiempo exista la oportunidad de detectar muy bien cómo se urbaniza una región.
Por otra parte, Soldano comentó que "recibimos consultas del Ministerio de Transporte, buscaban analizar aquellos asentamientos que habían crecido mucho en el conurbano y no tenían acceso a la red de transporte público. A partir del contacto con la gente de diferentes áreas es que surgen muchas de las aplicaciones que al comienzo no habíamos pensado cuando diseñamos la misión".
Además servirá para prevenir, monitorear, mitigar y evaluar catástrofes naturales o antrópicas; así como también para obtener mapas de desplazamiento de glaciares, pendientes y alturas. Los suelos, cuando están muy secos, son propensos al incendio, de la misma manera que cuando están muy húmedos podrían ocasionar inundaciones.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar