El impacto de las herramientas que se dispusieron en medio de la pandemia

Locales 09 de agosto de 2020 Por Redacción
Lo que en un primer momento sería un único pago del IFE, abonado entre abril y mayo de 2020, terminó transformándose en una medida de acompañamiento en medio de la crisis “casi indispensable” y que llevó al gobierno nacional a determinar un tercer pago durante este mes de agosto. A su vez los ATP ya fueron confirmados hasta fin de año.

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

En el marco de la emergencia sanitaria decretada a partir de la pandemia mundial generada por el Covid-19 y ante la imposibilidad de generar ingresos en una parte muy importante de la población producto de las medidas de aislamiento obligatorias, el Gobierno Nacional dispuso una serie de medidas económicas para acompañar a los sectores más perjudicados.
Al respecto, en marzo de este año se otorgó un bono de hasta $3.000 a más de 4,6 millones de jubiladas/os y pensionadas/os que cobraban un único haber previsional hasta alcanzar los $18.892, lo que implicó erogaciones por alrededor de $13.800 millones. En el mismo mes también se duplicó el monto de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y la Asignación Universal por Embarazo (AUE), medida que benefició a más de 4,3 millones de niños, niñas y adolescentes que percibieron un ingreso complementario de $3.103 y que significó erogaciones adicionales por $13.400 millones. Adicionalmente, se implementó la suspensión de cortes de servicios básicos por 180 días a quienes no puedan pagarlos (medida recientemente extendida hasta fin de año), se congelaron los montos de los alquileres y se suspendieron los desalojos por seis meses, se suspendió el cobro de cuotas de Créditos ANSES a más de 4,4 millones de personas y se incrementó a $10.000 el seguro de desempleo que perciben más de 100.000 personas.
A si mismo se crearon dos programas dirigidos a los trabajadores. Por un lado, se otorgaron más de 340.000 créditos a tasa 0% para monotributistas y autónomos y por otro se creó el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) dirigido al grupo de trabajadores formales del sector privado. Este Programa consiste en la asistencia al salario por parte del Estado Nacional teniendo en cuenta el diferente grado de vulnerabilidad de los trabajadores formales y las empresas, beneficiando en mayor medida a los asalariados de menores ingresos y a las PyMEs, En primer lugar, a quienes ganan neto menos de un salario mínimo vital y móvil ($16.875), el Estado le cubre el 100%. Aquí se encuentra aproximadamente el 15% de los beneficiarios de la ATP. En segundo orden, a quienes ganan entre uno y dos SMVM (entre $16.875 y $33.750) el Estado le asiste un SMVM. De este modo, en los asalariados cuya remuneración está levemente por encima de $16.875, la cobertura por parte del Estado es cercana al 100%, en tanto que en quienes se acercan a dos SMVM la cobertura es cercana al 50%. Aquí se encuentra alrededor del 28% de los beneficiarios de la ATP.
En tercer lugar, a quienes ganan entre dos y cuatro SMVM(entre $33.750 y $67.500) el Estado le cubre exactamente el 50% del salario. Aproximadamente el 42% de los beneficiarios de la ATP se encuentra en esta situación.
Por último, a quienes ganan más de $67.500 el Estado le cubre un máximo de dos SMVM ($33.750). De esta manera, mientras mayor sea el salario, el porcentaje cubierto por el Estado decrece. Alrededor del 15% de los asalariados beneficiarios de la ATP se encuentran en esta condición. Esto último implica que alrededor del 85% de los beneficiarios de la ATP tiene garantizada por lo menos la mitad de su salario.
Finalmente se puede considerar que el IFE es compatible con la percepción de ingresos provenientes de la Asignación Universal por Hijo o por Embarazo para Protección Social, de asignaciones familiares correspondiente al subsistema contributivo para personas inscriptas en el Régimen Simplificado para Pequeños Contribuyentes, de asignaciones familiares para los trabajadores y trabajadoras del Régimen Especial de Contrato de Trabajo para el Personal de Casas Particulares y del programa PROGRESAR.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar