Estudiar los colores de las banderas de Belgrano*

La Palabra 08 de agosto de 2020 Por None
por Carlos Omar Della Védova - investigador (La Plata, Buenos Aires)
Ver galería image002
1 / 3 - archivo Carlos Della Védova - Bandera de Aráoz: Proyección del emblema original

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

La especialidad en la investigación me acercó a las banderas históricas que relacionan con Manuel Belgrano. ¿Cómo se dio esa situación? ¿Con qué propuesta?

La curiosidad fue originada varias décadas atrás después de visitar la Basílica de San Francisco, sita al lado de la Casa de Gobierno en San Miguel de Tucumán. Allí a la derecha del altar se encontraba una de las enseñas patrias históricas, la Bandera de Aráoz de 1814. El General Aráoz tuvo una estrecha vinculación con Don Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano. En la Encrucijada de Burruyacú se produjo el encuentro en el que Aráoz convence a Belgrano de dar batalla al otrora invencible ejército de Pio Tristán y desoír las instrucciones del gobierno de Buenos Aires de replegarse a Córdoba. Es así que luego del legendario Exodo Jujeño de agosto de 1812 se lleva a cabo la Batalla de Tucumán un 24 de septiembre de 1812. Luego sobrevino la Batalla de Salta en la que Belgrano y sus patriotas le pusieron un cerco geográfico al avance realista.  

Cómo desarrollaron la tarea encomendada y qué resultados se obtuvieron del estudio realizado 

Se estudiaron hasta el momento dos banderas, la de Aráoz y la de Macha. La primera dio como resultado que el pigmento empleado para esa Bandera de ceremonia -por su tamaño- fue el azul de ultramar, lapislázuli. Estaba confeccionada en seda -tafetán-, fue tratada con sales de estaño y el color oro de la inscripción era debido al empleo de otro pigmento, la crocoita, cromato de plomo. La segunda bandera estudiada es la Bandera de Macha, la que actualmente se encuentra en la Casa de la Libertad de Sucre, Bolivia, custodiada por los restos de Doña Juana Azurduy. Esta bandera, también de ceremonias, estuvo confeccionada en seda -tafetán-, no fue tratada con estaño y fue coloreada en su parte azul con el colorante índigo. Según su composición molecular el trabajo determinó que la planta que produjo ese colorante era procedente de Europa y no de Sudamérica como tampoco de India. Ese colorante que dio el color azul a la Bandera de Macha provino de la especie Isatis Tinctoria. Se sabe, por ejemplo, que Amiens, ciudad cercana a Paris debía su prosperidad en aquella época por la producción de este colorante originado desde la especie vegetal mencionada.

Qué es la espectroscopia

La espectroscopia en general tiende a determinar una huella digital de las especies analizadas. A través del resultado del estudio de la interacción entre la radiación electromagnética y la materia se obtienen los resultados que posteriormente se analizan originando la información de interés para diversas ramas de la ciencia, astronomía, física, química, farmacia, biología, bioquímica, ingeniería, etcétera.

Reflexión que me merece el cuidado y análisis permanente desde el valor del patrimonio histórico

Perder de vista nuestro patrimonio sería como cancelar el viaje hacia nuestro destino. El estudio y el conocimiento de la historia es relevante en varias aristas, en este caso con el aporte de datos científicos conforma la disciplina que definimos como espectro-historia. El conocimiento de esos hechos nos permite valorar y escribir en el presente los hechos del pasado escritos para las páginas del futuro.

En general suponemos desde afuera que los científicos hacen su trabajo desprovistos de sentimientos sin involucrarse en lo afectivo del hecho que los convoca. ¿Fue así frente a las banderas históricas? 

En este caso, los estudios se constituyeron como un viaje al pasado. Así como cuando se observa el cielo nocturno, las luces reflejan una galería de hechos ocurridos hace tiempo, todo el tiempo que esa luz demoró en llegar hasta nuestra vista, el estudio nos llevó a recorrer en sentido inverso páginas colosales de nuestra historia, alcanzar la Iglesia de Titiri en Macha, a 4350 msnm donde Cornelio Zelaya, coronel del Ejército Auxiliar del Alto Perú al mando del General Belgrano depositó las enseñas patrias para que no cayeran en manos de los realistas y que no sean expuestas en ninguno de los templos de la dominación europea. Esa era la verdadera angustia de nuestros próceres. No son nuestras interpretaciones, son la que los testigos presenciales del momento nos legaron para todos los tiempos. Haber podido respirar ese mismo aire, sentir el mismo sol y percibir el mismo entorno constituyen un pulso de sentimientos inabarcables. 

La historia como tema de motivación personal

 El tema histórico es continuo, sus hilos nos vincularon a otros acontecimientos notables de la época. El éxodo de Montevideo de Artigas, figura también impar en la época de la independencia. La lucha naval durante la Independencia, de Guillermo Brown, Hipólito Bouchard y Louis Aury, por ejemplo. Bouchard al mando de la fragata La Argentina enarboló nuestra Bandera azul y blanca durante una semana en California. Gracias a su hazaña en Centroamérica, los países vinculados a la entonces Confederación Centroamericana adoptaron el color azul en sus banderas. Louis Aury, otro corsario olvidado por la historia, heroico defensor de las nuevas ideas de libertad y justicia del Nuevo Mundo, llevó también nuestro pabellón a las Islas de islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, frente a la costa de Nicaragua.

*El texto pertenece a la entrevista realizada por Raúl Vigini a Carlos Omar Della Védova

Te puede interesar