Molfino, el rafaelino que vive en la capital libanesa

Locales 05 de agosto de 2020 Por Redacción
Leer mas ...

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

Desde hace un año y medio, el médico rafaelino Lucas Molfino está radicado en Beirut junto a su esposa Eugenia y sus tres hijos. Está a cargo de la Misión de la organización Médicos Sin Fronteras, en la que trabajan 240 personas. Ayer por la tarde se comunicó con sus padres en Rafaela para contarle que se encontraba bien al igual que su familia, que reside en el piso 12 del complejo Edificios Unesco, que se encuentra a una distancia de entre 8 y 10 kilómetros de la zona portuaria donde ayer se registraron las trágicas explosiones. 
De todos modos, los vidrios del hall del edificio en el que vive estallaron y por un momento todo vibró, como si fuera un terremoto, lo que permite advertir la magnitud de la onda expansiva de las explosiones que sacudieron al mundo a través de tantas imágenes grabadas a través de los celulares. Pero en Beirut hubo conmoción, desconcierto y un pueblo aturdido sin saber por horas qué lo había golpeado. 
"Lucas está bien. Nos contó que en el momento de las explosiones se encontraba en las oficinas centrales de la Misión de Médicos Sin Frontera, que depende de Suiza, y se encuentran en el centro de Beirut. En ese lugar no hubo heridos, pero sí se rompieron los vidrios de las ventanas y se cayó parte del cielorraso. Enseguida inició el regreso hacia su casa, observando una gran destrucción en las calles. Afortunadamente toda su familia estaba bien", contó anoche Mario Molfino, el padre que vive en Rafaela y que debió superar junto a su esposa, María Delfina, cierto nerviosismo inicial hasta poder tomar contacto con su hijo. 
"Pudo hablar con nosotros para tranquilizarnos", admitió anoche Mario ya con más serenidad a la vez que recordó que en marzo junto a su esposa Delfina habían visitado a Lucas. "Volvimos justo antes que comience la cuarentena en la Argentina" rememora. Y después compartió sus recuerdos de la capital del Líbano. "Es un país muy bonito. Beirut es una ciudad que está entre la montaña y el Mar Mediterráneo, con un puerto ligeramente desplazado hacia el norte. Hasta el 2012 estuvieron en guerra pero siempre es una zona inestable porque limita al sur con Israel, con tensiones permanentes y al este y norte con Siria, que también está en guerra. De hecho son el principal receptor de los sirios desplazados, alrededor de dos millones de personas que viven en campamentos hacinados en lo que es un verdadero drama humanitario. Y es ahí donde Médicos Sin Fronteras centraliza parte de sus actividades, en brindar atención médica a esas personas", cuenta. 
Tras estudiar en Medicina en la UBA, Lucas Molfino ingresó en el año 2006 a la organización médico humanitaria y su primera misión fue en el norte de Uganda, en la frontera con Sudán del Sur, en Africa. También trabajó en Liberia, Etiopía, Zambia, Camboya y desde 2011 se instaló en Mosambique, donde comenzó como coordinador médico y desde 2014 se convirtió en jefe de misión. Permaneció allí hasta 2018 mientras se especializó en enfermedades infecciosas en un centro médico de Londres, en especial sobre malaria, VIH/sida y tuberculosis. 







Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar