“¿Es negocio poner una estación de servicio hoy?”

Locales 02 de agosto de 2020 Por Redacción
Esta es la pregunta que se hace la familia sunchalense Merli, dueña del terreno ubicado en Avenida Luis Fanti y Suipacha de Rafaela, tras golpear varias puertas y no encontrar quien elabore el proyecto para subsanar aspectos del Código Urbano y definir si se habilita la construcción de la estación de servicio YPF.
FOTO ARCHIVO / J. BARRERA PROYECTO. La estación de servicio de la familia Merli se construiría en la esquina de las avenidas Fanti y Suipacha.  FOTO ARCHIVO / PRENSA CONCEJO EXPOSICION. Hernán Merli, micrófono en mano, el día que se presentó en el Concejo rafaelino.
FOTO ARCHIVO / J. BARRERA PROYECTO. La estación de servicio de la familia Merli se construiría en la esquina de las avenidas Fanti y Suipacha. FOTO ARCHIVO / PRENSA CONCEJO EXPOSICION. Hernán Merli, micrófono en mano, el día que se presentó en el Concejo rafaelino.

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

Cuando las discusiones por la rotonda que formó parte de la refuncionalización de Avenida Luis Fanti y Suipacha quedaron atrás, y la obra ya fue inaugurada y está en marcha, continúan los debates por el proyecto para la instalación de una estación de servicio YPF en ese sector de la ciudad. De algún modo, la ambiciosa propuesta que incluye una importante inversión en infraestructura y la creación de 20 puestos de trabajo quedó atrapada en las polémicas del año pasado en medio de las elecciones y la utilización política por parte de algunos sectores del tema.
Hoy la familia Merli, que opera la estación YPF que funciona en el acceso de Sunchales y que es dueña del terreno y del proyecto de la estación en Rafaela, espera respuestas tanto del Gobierno municipal como del Concejo ya que, según sus propias palabras, nunca nadie los había llamado para preguntarles nada. Por eso decidieron pedir audiencia con el Concejo para poder contarles acerca del proyecto y solicitarle la corrección en la redacción de uno de los artículos del Código Urbano -dice que se puede hacer y que no se puede hacer en cada metro de tierra de la ciudad-, que en su articulado presenta contradicciones; por un lado permite la instalación de la estación de servicio en ese sitio pero al mismo tiempo anula esa posibilidad. Previamente los propietarios del terreno habían pedido también a la Comisión de Urbanismo (órgano municipal de integración mixta -arquitectos, concejales, funcionarios del Ejecutivo entre otros- experto en la materia) que se expidiera respecto a la situación normativa, y su dictamen había recomendado dicha corrección por entender que se adecua al criterio general perseguido por el Código para el desarrollo de bulevares y avenidas.
“Para poder invertir y hacerlo correctamente es necesario un marco legal que sea certero y no deje lugar a dudas e interpretaciones duales”, dijo Hernán, hijo mayor de la familia Merli, en el inicio de la entrevista; e inmediatamente, reflexionó: “¿Es negocio poner una estación de servicio hoy?”. Rápidamente responde: “definitivamente no”.
Pero una inversión como la de una estación de servicio no se define por el corto plazo; son inversiones grandes que requieren un período importante de ejecución y que se piensa en el largo plazo.
“Nosotros somos una familia que está en este rubro hace ya muchos años, casi 60. Varias generaciones te diría y esperamos seguir por mucho tiempo más. Empezó con nuestro abuelo allá por la década del 60 del siglo pasado...mirá si no es mucho tiempo ya”, resaltó Hernán Merli.
“El nuestro es un negocio de permanencia, que hacemos pensando en el largo plazo. Decidir instalar una estación de servicio no es solamente estimar la venta y analizar el recupero de la inversión. Cada estación que abrimos pasa a ser parte de la comunidad en que se desarrolla porque como dije es una inversión pensada para muchos años. Es por ello que cuando se toma la decisión se lo hace pensando en el entorno, sabiendo que va a pasar a formar parte de una comunidad, que va a generar un impacto en ella y que se va a gestar una relación de ida y vuelta permanentemente; que se va a prolongar en el tiempo”, indicó.
El hijo mayor de Omar y Silvia de Merli, continuó contando que “cada estación de servicio es una gran familia, el personal que seleccionamos pasa a gozar de una estabilidad laboral a largo plazo que termina generando vínculos personales con el resto del plantel y con nosotros. Tenemos empleados con más de 30 años de antigüedad y de todas partes del país. Ese es el vínculo que se desarrolla con una comunidad cuando se abre una estación de servicio. Los lazos son permanentes porque luego ese empleado pasa a desarrollarlos con los vecinos y la estación pasa a ser una especie de centro social, ya que además el vecino encuentra una serie de servicios como la tienda y cafetería que lo acercan de manera cotidiana a él y a su familia o grupo de amigos, lo que refuerza aún más el vínculo”. Y agrega: “es un lugar de encuentros y reuniones, algo que por cierto se añora en estos tiempos de pandemia y es algo que lamentablemente se ve cada vez menos, por la dinámica nueva que está adquiriendo el comercio con los avances tecnológicos”.

LA OBRA PUEDE CAMBIAR 
LA CARA AL SECTOR
Hernán Merli al referirse a la obra en la esquina de Fanti y Suipacha, dijo que “creemos que la obra va a cambiarle la cara al barrio, YPF apostó implementar una imagen totalmente nueva para esta estación. No hay ninguna en la región con estas características. Esta va a ser la primera y va a ser para Rafaela. Esperamos poder iniciar la obra lo más pronto posible una vez que el Concejo se expida sobre las contradicciones del Código Urbano. Calculamos que vamos a estar 18 meses en obra”.
Además el sunchalense mencionó que “esto será un estímulo al comercio y a la industria local. Vamos a demandar materiales de construcción, hormigón, servicios profesionales de la construcción, electricistas, plomeros, carpinteros, vidrieros, pintores; la lista es interminable. Aproximadamente 50 puestos de trabajo se van a generar durante la obra y una vez finalizada, y cuando la estación funcione a pleno como esperamos, serán 20 puestos permanentes que se sumarán a nuestro plantel”.
Por otra parte explicó que “actualmente nuestras estaciones de servicio, emplean a casi 50 trabajadores de distintas localidades. Son 50 familias: Es un compromiso social muy grande que tenemos”.

“HAY INTERÉS EN QUE
EL TEMA SEA SUPERADO”
Merli afirmó de manera contundente que “creo que las aclaraciones que hacían falta ya fueron expuestas en su debido momento en la reunión con el Concejo. Hemos tenido luego encuentros con varios concejales y notamos que hay un gran interés en que el tema sea superado. Creemos que esta es una gran noticia para la ciudad en momentos en que lamentablemente temas como crisis, desempleo, pobreza e inflación se están apoderando de los titulares cotidianos. Tenemos que entender que solamente apoyando proyectos que impulsan trabajo digno para las personas, es como se superan estas situaciones. Rafaela tiene una larga tradición al respecto, siempre lo mencionamos”.
“No estamos pidiendo privilegios. Queremos hacer las cosas bien, por eso pedimos que se corrija la contradicción del Código antes de embarcarnos en el proyecto, para que estemos en igualdad de condiciones con todas las demás estaciones de servicio de la ciudad, ya que están edificadas sobre el mismo tipo de tejido urbano; solo que la mayoría fueron construidas antes de que fuera sancionado dicho Código. No queremos una excepción”, aclaró.
Respecto al Código Urbano, señaló que en su parte general, de manera acertada sigue con el criterio histórico del desarrollo urbano de Rafaela y manifestó que “nuestro terreno está emplazado en una zona con el mismo tipo de tejido urbano que las demás EESS. La contradicción surge en la parte específica, debido a una mala redacción y eso sólo lo puede enmendar el Concejo Municipal por medio de una Ordenanza”. Al respecto ya existe un dictamen de la comisión de urbanismo recomendando la corrección.
Finalmente Hernán Merli expresó: “repitiendo las palabras de uno de los concejales que me dijo que <hoy la política tiene una deuda enorme con la sociedad y tiene que demostrar que está a la altura de las circunstancias, probando que puede crear progreso y desarrollo mediante consensos y diálogo. No puede ser que se limite a una guerra de unos contras otros y sólo sean palabras vacías que no se materializan ni en obras ni en crecimiento. La política tiene que cambiar y debe demostrarlo con acciones>. No puedo estar más de acuerdo con esas palabras y no puedo pensar en nadie que esté en contra de ello. Solo puedo agradecerlas”, concluyó.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar