La plata es lava

Suplemento Economía 26 de julio de 2020 Por Guillermo Briggiler
El sistema de emitir para financiar gasto público funciona y lo hará mientras pueda esterilizarse el exceso de moneda circulante vía Lelic. Pero esta situación no puede ser sostenible en el tiempo.

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

La plata es lava, así como en el juego que disfrutábamos de niños, donde no se puede pisar el piso porque quema, el piso es lava, y pasábamos de la silla a la mesa y de la mesa al sillón, sin pisar el piso, hoy estamos jugando un juego donde los pesos argentinos son lava.
La emisión ha sido altísima, producto de que las necesidades sociales aumentaron, motivadas, en parte, por la manera elegida para defendernos de la pandemia, una cuarentena prolongada que afectó los negocios de millones de argentinos. Esta emisión que, en los primeros seis meses se acerca al billón de pesos, tiene como objetivo cubrir el déficit presupuestario del Estado. La emisión a destajo genera que la gente huya de la moneda y esta pierda su característica reserva de valor. Los agentes económicos se refugian en bienes, el dinero quema, pasa de manos en manos como si fuera lava.
A pesar de lo dicho, no estamos frente a una hiperinflación debido a que hubo un cambio de conducta de las personas en la demanda de dinero motivada por la pandemia. El mismo comportamiento lo vemos en los países que salieron de la cuarentena, observamos que las personas son prudentes a consumir, postergan viajes y guardan parte de sus ingresos por temor al recrudecimiento de contagios y la vuelta de la cuarentena. Pero, cuando salga la vacuna esto cambiará, se potenciará el consumo y se incrementará la circulación monetaria y veremos subir precios fuertemente. Hasta que esto ocurra habrá menor consumo fuera del hogar, menor transporte de personas y bajo gasto en recreación.
Por el momento, el sistema de emitir para financiar gasto público funciona y lo hará mientras pueda esterilizarse el exceso de moneda circulante vía Lelic. Pero esta situación no puede ser sostenible en el tiempo. Seguramente en los próximos meses, luego de arreglar con los acreedores externos, se pacte con el Fondo Monetario y se consiga algún nuevo préstamo para mitigar la emisión. No obstante, a mediano plazo, la economía argentina necesita un plan que se base en dos pilares de generación de crecimiento, las exportaciones y las inversiones.
El crédito disponible, en el mercado local, debe orientarse a los sectores generadores de dólares, los exportadores y la inversión, es decir la generación de negocios, empresas y empleo en el país. Esto da crecimiento y fortaleza a la economía, a la vez que mitiga las necesidades sociales vía empleo genuino. Por otro lado deben generarse incentivos impositivos a la inversión, es decir menos impuestos para quien invierte, menos retenciones para quien agrega valor agregado y logra productividad a los bienes generados, esa baja impositiva se compensa con las tasas que pagan los nuevos bienes y el nuevo consumo. Debe buscarse un equilibrio fiscal y adecuar presupuestos públicos.
Todavía estamos a tiempo de conseguir un rumbo económico que nos lleve al despegue, pero por ahora y en las actuales condiciones, el dinero quema en las manos, la plata es lava.

#buenaSaludFinanciera
@ElcontadorB
@GuilleBriggiler

Te puede interesar

Boletín de noticias