PLANTAS TOXICAS

SUPLEMENTO RURAL 23 de julio de 2020 Por Redacción
Muchas plantas que nos rodean, tanto las que alegran nuestros jardines como las que crecen silvestres en calles y plazas, pueden llegar a ser tóxicas e incluso letales.

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

El potus, la cala, la begonia, la oreja de elefante, la lengua de suegra, la difembachia, el filodendro, todos estos vegetales de hojas carnosas que visten nuestros hogares son tóxicos. La sustancia dañina (principios activos) que se encuentran en el interior de estas plantas son los microcristales de oxalato de calcio.
Al ser introducidos en la boca estos microcristales se incrustan en la mucosa, irritándola. Los síntomas son ardor,  una sensación de quemadura. El organismo responde aumentando la secreción de saliva como método defensivo. A veces también pueden ocasionar vómitos y diarreas.
Los expertos agrupan a las plantas que crecen en la calle, los parques y las plazas de acuerdo a su grado de toxicidad. Un primer grupo lo integran los crisantemos, los lirios, las ortigas y los paraísos. Sus principios activos ocasionan problemas gastrointestinales, que se manifiestan en forma de náuseas, vómitos, diarreas y dolores abdominales. La ortiga y paraíso comidos en exceso pueden desencadenar convulsiones generales. Además, si entran en contacto con la piel, dejan unas marcas rojas que arden y empeoran al estar expuestas al sol.
Existe otro grupo de plantas que presentan los mismos síntomas, pero en forma más aguda. Generan también daños hepáticos, renales neurológicos, e incluso pueden producir la muerte. Estas peligrosas integrantes del reino vegetal son el ricino, el crotón y el revienta caballo entre los más conocidos.
Por último, las más peligrosas son las llamadas cianogénicas, laurel cerezo, laurel negro, almendras margas, sorgo, saúco, falso café, trébol blanco. Su principio activo se halla emparentado con el cianuro, por lo que, si la intoxicación no es tratada en forma precoz, las consecuencias son fatales.
Algunas semillas de cítricos, al igual que la hortensia, el lino, pertenecen en parte a este grupo. En ciertas ocasiones poseen los mismos efectos, es decir que son potencialmente cianogénicas.
Lo que sucede, explican los expertos, que la gravedad de la intoxicación depende de muchos factores: la edad del paciente, la susceptibilidad, la cantidad ingerida, el lugar donde creció la planta, porque la cantidad de concentración del principio activo no es la misma en todas las partes.
Ante la duda a la hora de las recomendaciones, los expertos dicen que se debe llamar en forma telefónica de inmediato al centro asistencial y ellos darán las indicaciones del caso.
Bueno, espero les sea de su utilidad el tema de hoy. Y no tener miedo, solo respeto a las plantas…

Aprovecho para saludarlas por el día del amigo entre nosotros los amigos de las plantas.
Los amigos son aquellos que nos corren las piedras que no vimos para allanar nuestro camino.



Un beso. María Paula.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar