Cuando la Liga decidió terminar su temporada de Primera A en julio

Deportes 19 de julio de 2020 Por Redacción
Se cumplen 25 años de una resolución inédita, rara y triste tomada por la Liga Rafaelina. Cuando los presidentes de los clubes de Primera A decidieron terminar la temporada en julio por motivos económicos.
FOTO ARCHIVO HACE 25 AÑOS./ Las páginas de LA OPINION informando la transferencia de Fernando Clementz a Talleres de Córdoba y la suspensión del torneo principal de la Liga Rafaelina.
FOTO ARCHIVO HACE 25 AÑOS./ Las páginas de LA OPINION informando la transferencia de Fernando Clementz a Talleres de Córdoba y la suspensión del torneo principal de la Liga Rafaelina.

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

(Darío Gutiérrez, Redacción LA OPINION).- Mientras la temporada de Liga Rafaelina de Fútbol corre serios riesgos de no tener más actividad en lo que resta del año, como en gran parte del país, debido a la pandemia del coronavirus, nos retrotraemos a lo que sucedió hace 25 años. En esa oportunidad, se fueron encadenando distintos sucesos, hubo varios debates y terminó con una determinación abrupta: los clubes decidieron terminar la temporada 1995 tras el torneo Apertura y no disputar el Clausura, recordando que no había descensos.
Es decir que en julio ya no hubo más partidos de primera división A, jugando sí en inferiores, y en Primera B.
Los motivos fueron fundamentalmente económicos, aunque luego rozaron conveniencias deportivas. A comienzos de julio, Atlético de Rafaela había llegado por primera vez a las semifinales del torneo Reducido del entonces Nacional B, tras haber sido segundo de Estudiantes de La Plata en la fase regular y haber superado a Atlanta, en la primera instancia de cuartos de final. El equipo de Gustavo Alfaro se convertía así en candidato a pelear por el segundo ascenso, para lo cual debía superar a San Martín de Tucumán para llegar a la final.
Ese gran interés en todo el público futbolero de la ciudad y la zona dejaba muy en un segundo plano el torneo liguista, donde las recaudaciones eran cada vez más bajas. Los costos de apertura de estadios, con sobre todo los costos altos de algunos operativos policiales, hicieron que muchos dirigentes pongan el grito en el cielo, que de esa manera iba a ser imposible continuar jugando.
De hecho, restaba jugarse la última fecha y en dos ocasiones consecutivas se resolvió postergarla por los partidos decisivos de Atlético.
"La Liga Rafaelina de Fútbol comprende el momento en que vive. Este es uno de esos puntos culminantes donde se comprende la situación de los clubes, que en lo económico es mala. Pero hay que dejar en claro que no comienza este año. El problema de la escasez de público en las canchas viene de antes, tal vez no se le daba la trascendencia esperando que se revirtiera", expresaba en LA OPINION el entonces recordado presidente de la Mesa Directiva, Omar Nicola.
En otra entrevista por esos días, los presidentes de Ferrocarril del Estado, Alcides Hidalgo, y de Sportivo Norte, Oscar Barberis, manifestaban que "en estas condiciones es imposible continuar". Los mencionados, junto a Raúl Stradella (9 de Julio), Juan Carlos Schanz (Peñarol) y Agustín Giuliani (Argentino Quilmes), firmaron la nota que empezaría a bajar el martillo para los torneos de ese año.
Eran tres los puntos que pedían que se traten: 1) Culminar a la brevedad el torneo en marcha (primera rueda). 2) Suspender el siguiente. 3) Conformar una Comisión Especial -luego de una reunión de presidentes- para tratar los campeonatos correspondientes a 1996. Así, en la sede de Rivadavia 328, el 18 de julio (Atlético de Rafaela no había podido pasar con San Martín 2 días antes en el recordado partido donde los tucumanos terminaron con 8 hombres) se desarrolló la reunión de presidentes donde se profundizó el análisis de la situación.
Con los números sobre la mesa (se expuso que los costos rondaban los 5.000 pesos por mes y a duras penas algunos clubes podían juntar 1.000), quienes tenían a priori la intención de continuar jugando, se sumaron a la propuesta de los que querían suspender, y de manera unánime se resolvió que el principal campeonato de la Liga Rafaelina quede abruptamente culminado en pleno invierno. Por ende, le terminó cerrando a todos.
En lo deportivo, esa primera rueda (Apertura) terminó con el primer puesto empatado entre Ben Hur y Atlético. Jugaron dos partidos en un desempate, con el primero igualado sin goles y el segundo con victoria benhurense por 1 a 0 con gol de Claudio "Chueco" Clemenz, que lo consagró campeón. Con la suspensión de temporada ya estaba clasificado de antemano para el torneo Regional 1996/97, donde finalmente lograría el ascenso al Argentino A.
Cabe recordar que luego los futbolistas más importantes de nuestro medio trataron de torcer de algún modo la decisión tomada por los dirigentes, siendo recibidos inclusive en la Liga Rafaelina junto a algunos árbitros, pero no fue posible. Esa reunión cara a cara motivó algunos cruces y reproches, sobre todo porque eran épocas en que cada club tenía sus "caudillos", que como peleaban cada pelota en la cancha sin guardar nada, lo mismo hacían tratando de salvaguardar esos pesos que se ganaban los domingos. Y lo mismo del lado de la dirigencia, con muchos que son recordados por tratar de salvaguardar los intereses de las instituciones con énfasis.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar