El paro de trabajadores lecheros fue a medias

Locales 14 de julio de 2020 Por Redacción
La medida de fuerza convocada por ATILRA para este lunes tenía un alto grado de adhesión, pero terminó cuando el gremio acató la conciliación obligatoria por 15 días dispuesta por el Ministerio de Trabajo de la Nación.
12-Saputo

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

Los trabajadores lácteos de todo el país comenzaron el lunes con un "acatamiento total" al paro de 24 horas convocado por ATILRA ante la falta de acuerdo de aumentos salariales para el sector, pero terminaron el día cumpliendo sus tareas en las fábricas debido a que el gremio que lidera el sunchalense Héctor Ponce acató la conciliación obligatoria que dispuso el Ministerio de Trabajo de la Nación. 
En el medio, acusaciones cruzadas entre el Centro de Industria Lechera (CIL), que agrupa a las empresas más importantes del sector, la Asociación de Trabajadores de la Industria Láctea de la República Argentina (ATILRA) e incluso Apymel, otra entidad que agrupa a industras medias y pequeñas. También se sumaron los tamberos, que cuestionaron la medida de fuerza por los problemas operativos que repercuten en sus actividades cotidianas pero también manifestaron su disgusto por quedar en el medio de la discusión sobre el precio del litro de leche que perciben. 
En la región, la protesta sindical se desarrolló con normalidad, aunque se "tomaron" algunas de los numerosos establecimientos fabriles que funcionan en Rafaela y toda la región. A diferencia de otras oportunidades, esta vez no hubo concentraciones de trabajadores frente a las usinas lácteas, en el marco de una emergencia sanitaria que impide aglomeración de personas por la pandemia del coronavirus. 
El CIL había señalado la semana pasada que "a la creciente presión sobre la estructura de costos de las empresas lácteas, que este año acumula un aumento superior al 20% y con valores de insumos críticos a precios dolarizados, se suma la imposibilidad de trasladar estos incrementos a los precios de venta desde hace más de 6 meses, lo que está colocando a muchas empresas al borde del colapso". 
Del otro lado del mostrador, ATILRA remarcó que el consumo interno de lácteos aumentó debido a la cuarentena y que el precio internacional de la leche en polvo también registró mejoras significativas. 
Por ahora, mientras el conflicto sigue, el Ministerio de Trabajo resolvió dictar la conciliación por un plazo de 15 días a la vez que instó a las partes "a mostrar la mejor predisposición y apertura para negociar los temas sobre los cuales mantienen diferencias y contribuir, de esa manera, a la paz social y a la mejora de sus relaciones laborales".

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar