Agresor de joven de María Juana se radicaría en San Francisco

Policiales 04 de julio de 2020 Por Redacción
Leer mas ...

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

En LA OPINION online del pasado 29 de junio, bajo el título "La buscaban y estaba con quien la había golpeado en diciembre pasado", dimos a conocer que una joven de 21 años residente en la localidad de María Juana, había motivado un intenso despliegue policial al presentar su madre un pedido de paradero en la Comisaría local, tras ausentarse durante la noche con destino a la casa de una amiga, donde nunca arribó.
Y en una parte de la nota se señaló que en la zona rural fue ubicado un automóvil ocupado por Débora Actis y Ramiro C., en una situación amorosa forzada por quien estaba prácticamente desnudo junto a dos latas de cerveza, una caja de cartón con restos de comida, una botella con un contenido alcohólico, y una botella de gaseosa.
Y al final de lo detallado, se puntualizó que tal lo determinado por la ley fue secuestrado el Fiat Punto, en tanto el sujeto fue alojado en sede policíaca a disposición de la Justicia.

UNA INMINENTE
LIBERACION

En la jornada de ayer, en el portal Me lo dijo Pérez, de la cordobesa ciudad de San Francisco, se informó que la mujer que habría estado a punto de ser quemada viva por su expareja en María Juana, en una red social se había referido a la "inminente liberación de su agresor bajo fianza de 500 mil pesos y la condición de vivir en San Francisco", en referencia a quien en diciembre de 2019 la había agredido físicamente por lo cual estaba en vigencia una prohibición de acercamiento, en el contexto de una causa por violencia de género.

LO CONTADO POR
LA VICTIMA

Siempre de acuerdo a la fuente informativa antes descripta, en Facebook la joven contó que "me metió al auto a punta de cuchillo y trabó todas las puertas, y cuando estaba sacando el celular me lo quitó junto con la mochila y el gas pimienta, ya llevaba tiempo amenazándome".
"Me la sacó y la tiró adelante (...), después él me puso boca abajo adelante, me desabrochó el pantalón y nos roció con alcohol. En ese momento aproveché y lo busqué (gas pimienta) y se lo vacié en la cara".
"El pensaba incendiarnos juntos. No está muy bien de la cabeza. Después de rociarlo con gas pimienta me pedía que lo perdone y que lo bese, que quería que hablemos (...) !Qué de todo eso tiene lógica!".
"La Justicia se está moviendo (...) y ya se le abrió una causa de rapto y no sé qué más".

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar